LA CERÁMICA POPULAR ESPAÑOLA; artesanía con historia

29 junio, 2014 at 21:36

LA CERÁMICA EN ESPAÑA

La cerámica popular en España se fabrica siguiendo todavía un procedimiento que en general es muy tradicional y rudimentario; y que si bien es bastante común a la mayoría de los centros aún existentes, cuenta con algunas particularidades propias que se hacen diferentes de unos a otros lugares.

A veces el término “cerámica” suele confundirse con el de “alfarería”, si bien el primero es más amplio y engloba en cierta medida al segundo.

Los tres aspectos básicos para la fabricación artesanal de la cerámica en general son, sin duda, la arcilla, el torno y la cocción.

LA ARCILLA

 LA ARCILLA PARA LA CERAMICA

EL TORNO

 torno ceramica

LA COCCIÓN

 coccion de ceramica

Historia

La cerámica aparece en el periodo Neolítico. Teniendo noticia de las primeras mesas o tornos movidos a mano 2.000 años a. J.C., apareciendo dos siglos antes de la era cristiana el torno de pie que aprovecha la fuerza centrifuga para el trabajo. Este torno es el que subsiste en España en la actualidad. Destaquemos que en algunos centros españoles se sigue utilizando el torno o mesa de mano igual que en la prehistoria.

Según las teorías difusionistas, los primeros pueblos que iniciaron la elaboración de utensilios de cerámica con técnicas más sofisticadas y cociendo las piezas en hornos fueron los chinos. Desde China pasó el conocimiento hacia Corea y Japón por el Oriente, y hacia el Occidente, a Persia y el norte de África hasta llegar a la Península Ibérica.

Desde el norte de África penetró el arte de la cerámica en la Península Ibérica, dando pie a la creación de la loza hispano-morisca, precedente de la cerámica mayólica con esmaltes metálicos, de influencia persa, y elaborada por primera vez en Europa en Mallorca (España), introducida después con gran éxito en Sicilia y en toda Italia, donde perdió la influencia islámica y se europeizó.

la loza hispano-morisca

Durante los ocho siglos de presencia árabe en España, se elaboró, tanto en los territorios árabes como en los cristianos, una Cerámica de gran nivel que influyó en la producción de todos los alfares peninsulares y europeos.

Los procedimientos cerámicos, básicamente importados de Oriente, presentaron adelantos tecnológicos decisivos, como por ejemplo el esmalte blanco de estaño, el dominio absoluto de las técnicas de cocción y el reflejo metálico.

ceramica reflejo metalico

En Manises (Valencia) aún se conserva la cerámica de “reflejo metálico”. Su proceso de fabricación es el mismo que la tradición Árabe-Morisca nos dejó. Son empleadas tres cocciones, siendo la última la más difícil en técnica y dominio

En España la cerámica arquitectónica tendrá un papel muy importante tanto en funciones estructurales como decorativas e higiénicas. Sin ninguna duda, el gran protagonista es el azulejo que es asimilado por los reinos cristianos y aparece en el arte mudéjar. En Aragón, a partir del siglo XIII utilizan una cerámica verde y negra sobre fondo blanco, elaborada mediante moldes o en torno. Con el tiempo, el uso en exteriores fue adquiriendo gran protagonismo. En los interiores, las piezas monocromas se emplearon como revestimiento de suelos y azulejería pintada como decoración. En Cataluña, los alfareros que eran cristianos, utilizaron los mismos colores que los islámicos, aunque por influencia del comercio se introdujo el azul desde el siglo XIII. La cerámica bicolor llegó a exportarse a toda Europa. En el siglo XV se impuso la estética gótico-cristiana y se fabricaron también en Cataluña artesonados cerámicos, zócalos y pavimentos pintados a mano alzada.

ceramica arquitectonica

Los descubrimientos del siglo XVI, tanto en mineralogía como en química, propiciaron grandes avances en la cerámica con la introducción del vidrio opaco brillante de estaño, que será el punto de partida de una nueva familia cerámica. Desde España se exportará la mayólica. Los centros culturales renacentistas fueron Italia y Flandes, también para la cerámica. Los nuevos colores y las técnicas de la pintura hicieron que se extendiera su uso, en especial entre la nueva burguesía. Las exportaciones valencianas llevaron la moda a Italia, que en el Renacimiento adquirió los mismos niveles de desarrollo que la hispana, aunque con características propias.

El carácter itinerante de los ceramistas italianos hizo que su arte traspasara fronteras y Sevilla vivió esta influencia con Niculoso Pisano, que a finales del siglo XV introdujo en España la técnica pictórica “a lo italiano” combinándola con la de arista para los azulejos en serie. Durante el siglo XVI los azulejos de arista se exportaron a cualquier puerto del Mediterráneo, del Atlántico europeo o del americano.

Bajo el dominio de los Austria, en el siglo XV y principios del siglo XVI se conocieron en Amberes las vajillas doradas de Manises y también los azulejos sevillanos. Con el desarrollo económico que vivía la región y utilizando las novedades italianas, comenzó una producción cerámica que se desarrolló durante más de 250 años. Gracias a los emigrantes italianos aparece en Amberes, en el siglo XVI, la policromía. Esta actividad se extendió por España, Portugal y Norte de Holanda.

azulejos de arista

La ciudad de Talavera de la Reina, situada a orillas del Tajo en la provincia de Toledo, produce a partir del siglo XVI paralelamente a Sevilla y Cataluña- una Cerámica que recoge el espíritu de la nueva moda que afecta a todas las artes: el Renacimiento. Se abandona la abstracción del arte musulmán y se adoptan unos colores brillantes que sirven para subrayar el clasicismo de los motivos decorativos.

ceramica de talavera

Esta Cerámica tuvo una gran aceptación entre la nobleza, la burguesía y las grandes órdenes religiosas, que fueron sus clientes habituales, pero también se exportaba a México, que entonces pertenecía a la corona española, ejerciendo una gran influencia en toda la producción Cerámica española y americana.  La crisis llegó en el siglo XVIII con la aparición de la fábrica de Alcora, de donde tuvieron que importar maestros. La serie policroma es la más importante de Talavera. Las superficies Cerámicas se conciben como soportes pictóricos que se decoraron con escenas figuradas mitológicas, alegóricas o religiosas copiadas de los grabados de la época.

ceramica serie policroma

Situada a escasos kilómetros de Talavera, la villa de Puente del Arzobispo, fue un importante centro de producción de Cerámica desde el siglo XVI. Casi todas las series de Talavera se repiten en Puente del Arzobispo, de manera que las piezas son tan difíciles de clasificar que se mencionan con la atribución común de Talavera – Puente del Arzobispo. Desde finales del siglo XVIII y durante el siglo XIX, la producción se caracteriza por el predominio del color verde y por la abundancia de pájaros y árboles de factura popular.

Cataluña había comenzado su tradición cerámica por la producción semi-industrial de baldosas en el siglo XV en Barcelona. En el XVI las importaciones de baldosas sevillanas de cuerda seca y arista desplazan las creaciones propias. La producción catalana se trasladó después a Reus, donde adoptan la estética renacentistas inspirada en la orfebrería con relieve. Poco después aparece la baldosa policroma con la adopción de los modelos italianos, así la azulejería se convierte en el aspecto más importante de la cerámica. Las creaciones suntuosas y decorativas para las iglesias, casas señoriales, calles y edificios son muy apreciadas, los azulejos revisten todas las paredes.

azulejos de sevilla

Mención aparte merece la aplicación de la cerámica en la construcción con la llegada del modernismo, de la mano de arquitectos como Gaudí y Doménech Montaner, en un movimiento cultural que une arte e industria y asume a la perfección los gustos y temas del momento: la revisión de estilos y la naturaleza. Con las innovaciones técnicas de la revolución industrial, llegadas de Inglaterra a Sevilla, cambiaron los esquemas de la producción cerámica tradicional. En 1841 Pickman se instaló en La Cartuja y con esta fábrica llegaron los moldes de yeso, la conformación en semiseco por presas mecánicas y se recuperaron antiguas técnicas con nuevos medios como la cuerda seca o la arista. Esta industria floreciente no acometería las reformas necesarias hasta 1960.

ceramica gaudi

En la actualidad el interés por la cerámica y la alfarería se mantiene vivo a pesar de que muchos centros alfareros han desaparecido y otros están en a punto de desaparecer. Si quieres conocer más acerca de la cerámica puedes dirigirte a la  Asociación Española de Ciudades de la Cerámica.

El botijo

El botijo es un recipiente tradicional en España, que se utiliza para enfriar agua y conservarla fresca. El botijo está hecho de barro cocido y suele tener dos orificios, uno por el que se bebe y otro por el que se rellena. Existen varias formas y colores, sobre todo dependiendo de la región.

el botijo

Es habitual en Castilla, Aragón y el tercio sur de la península (Extremadura, La Mancha, Levante y Andalucía).

¿Cómo enfrían el agua los botijos? Los botijos, por muy simples que parezcan, son capaces de enfriar el agua fría, incluso cuando la temperatura es elevada y, como todo en esta vida, tiene una explicación científica. El agua que introducimos en el botijo va poco a poco filtrándose por los poros de la arcilla y, al entrar en contacto con el ambiente seco exterior, el agua se evapora produciendo un enfriamiento. Ésta es también la razón por la que es más común encontrar botijos en la zona mediterránea y sur de la península ya que en ambientes húmedos no funcionaría tan bien.

Antes de utilizar el botijo por primera vez es recomendable echarle anis y agitarlo un poco (tapando los orificios antes si no queremos ponerlo todo perdido), si no hacemos esto el agua que le echemos después siempre nos sabrá un poco al barro del botijo.

.

4 / 5 (3 votos)