EL CHOCOLATE CON CHURROS: platos típicos con tradición

30 septiembre, 2014 at 10:18

chocolate con churros

El chocolate con churros es un plato típico de la gastronomía de España que se consume como desayuno ó como merienda, y se suele tomar con mayor frecuencia durante los meses fríos de invierno.

Su consumo se ha difundido en países como México, Argentina, Chile, Uruguay y Venezuela desde hace más de un siglo.

El chocolate cruzó el charco y llegó a España de la mano de Hernán Cortés, en el siglo XVI. Poco a poco, el chocolate líquido, condimentado con azúcar y canela, se convirtió en la bebida favorita, primero, en secreto, de las damas de la realeza española; luego, públicamente, de la alta sociedad europea, a partir del siglo XVII; y, finalmente, democráticamente, de todos nosotros, a finales del siglo XVIII, con la invención de las primeras tabletas.

el cacao en españa

Cafés de tertulia y chocolaterías, principalmente en la capital del Reino, se convertirían en los “lugares de culto” donde se disfrutaba del chocolate en las tazas de porcelana blanca y en las tradicionales mesas de mármol. Una costumbre española que florecería a mediados del siglo XIX y que facilitó el consumo del chocolate a la taza.

CHOCOLATERIA EN ESPAÑA SXVIII

El churro es una masa a base de harina de trigo cocinada en aceite. De origen español, los churros son una comida de las denominadas “frutas de sartén”.

La técnica culinaria empleada para elaborar los churros así como todas las denominadas “frutas de sartén”, se impuso en la repostería española, a partir del siglo XIV, como herencia directa de la cocina sefardí. Por supuesto, las dos cocinas llevaban conviviendo y observándose de lejos, desde hacía tiempo, es decir, desde la consolidación de al-Ándalus, en la península ibérica, a lo largo del siglo VIII. Y, progresivamente, cada una fue integrando productos y costumbres de la otra hasta apropiárselos por completo y olvidarse de su proveniencia.

el churro

El nombre de churro, en cambio, no tiene nada que ver con los judíos (conversos o no). Se dice que los pastores españoles se aficionaron rápidamente a las “frutas de sartén” por su fácil elaboración, en lo alto de las montañas, mientras vigilaban sus rebaños de ovejas churras… se llaman así por las ovejas churras, debido a que el churro se asemejaba a los cuernos de dichas ovejas.

LA OVEJA CHURRA

Usando harina de trigo, los pastores enrollaban un tramo de masa y lo freían en una sartén sobre un fuego abierto. No era el postre en forma de estrella que ves hoy, era más parecido a un palillo de pan en forma y tamaño. Después de cocinarlo, los pastores lo comían tal cual, o lo pasaban por azúcar y canela.

A medida que su popularidad creció fuera del ámbito de los pastores, la forma del churro comenzó a evolucionar. Usando una churrera o duya, una extrusora con punta de estrella, los cocineros de este postre elaboran ahora un tramo largo en forma de estrella, en lugar de la forma de palillo de pan tradicional. Adicional a esto, los churros ahora se sirven con todo tipo de rellenos: desde chocolate a jalea y natilla.

ELABORACION CHURRO

Poco a poco, los churros llegaron hasta las ciudades, primero, en las afueras, con las ferias ambulantes y, rápidamente, hasta el centro, donde las churrerías empezaron a florecer (¿de ahí la expresión “como churros”?).

En cuanto a la diferencia entre churro y porra, la clave está en la masa. La de los churros se hace con agua muy caliente para que la levadura se queme. Por el contrario, la porra precisa agua templada y, de esta forma, la levadura actúa dándole esa textura esponjosa que la caracteriza.

el churro y la porra

Receta de Churros Caseros

3 / 5 (2 votos)