SIERRA DE GUADARRAMA: parques y reservas naturales

13 mayo, 2020 at 12:54

La sierra de Guadarrama se ubica en la parte oriental del Sistema Central, entre las sierras de Gredos y de Ayllón, y se extiende por las cumbres de la Sierra de Guadarrama.

La Sierra de Guadarrama cuenta con una larga tradición científica, conservacionista y deportiva que se inicia a finales del s.XIX. Fue declarada Parque Nacional el 25 de junio de 2013.

El Parque Nacional ocupa 33.960 hectáreas, de las cuales casi el 64% corresponde a la Comunidad Autónoma de Madrid y algo más del 36% restante pertenece a Segovia, en la Comunidad Autónoma de Castilla y León.

El pico Peñalara, con sus 2.428 m.s.n.m., es la cima de mayor altitud, y junto con otras cuatro cumbres aledañas, de más de 2.271 m, conforma la cresta del llamativo Macizo de Peñalara. También destacan el Puerto de Navafría, las sierras de la Morcuera y de los Siete Picos.

Todas estas zonas montañosas son áreas frecuentadas por los aficionados al senderismo o al alpinismo. Además, las condiciones de la Sierra, más fresca y húmeda, y su menor transformación por la actividad humana, han convertido a estas montañas en un privilegiado refugio de biodiversidad. En su medio físico, destacan sus circos y lagunas glaciares y sus roquedos graníticos; entre sus paisajes vegetales, los ecosistemas de alta montaña y los extensos pinares de pino albar.

Los Humedales del Macizo de Peñalara, incluidos en la lista del convenio RAMSAR, cuentan con más de 240 humedales de alta montaña, entre lagunas, charcas, arroyos y turberas de gran interés y valor ecológico.

Una buena forma de conocer este espacio protegido es el programa de visitas guiadas “Punto de encuentro” en el que podrás conocer los valores del parque en cuatro recorridos distintos: los bosques de Cercedilla y la Fuenfría, el paisaje geológico de la Pedriza, el glaciar de Peñalara y las vistas del Valle del Lozoya.

La fauna vertebrada se encuentra representada por 255 taxones de los cuales 148 son aves, algunas de las cuales se encuentran entre las más amenazadas de la península como el buitre negro, el águila imperial o la cigüeña negra. Son más de 58 especies de mamíferos presentes en el Parque entre las que se encuentran la cabra montés, el corzo, el gato montés, la nutria, el tejón o el desmán de los pirineos. Entre los invertebrados encontramos algunas especies de mariposas tan extraordinarios como Graellsia o la Apolo.

El producto estrella de la gastronomía de la Sierra de Guadarrama es la Carne con Denominación de Origen. Disfruta de éste y muchos otros productos en los numerosos asadores que encontrarás mientras recorres sus rincones.

Esquí y restos romanos en el Puerto de Navacerrada

Dirigiéndonos hacia Navacerrada, nos encontramos con la Calzada Romana entre Cercedilla y el puerto de la Fuenfría. Son los restos de la calzada que unía Titulcia (localidad cercana a Aranjuez) con Segovia y continuaba hacia Astorga.

Cerdedilla, en el corazón del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, es un hermoso pueblo serrano rodeado de una variada vegetación y de piscinas naturales que, en los meses estivales, hacen las delicias de los bañistas. Puentes romanos, su calzada, su iglesia románica o su antigua estación ferroviaria, son legados históricos que no podemos obviar si queremos adentrarnos en su historia.

Rutas de la Sierra de Guadarrama

En sus 80 kilómetros de longitud, esta sierra ha sido testigo de batallas, asentamientos y leyendas y hogar de grandes artistas y personalidades reconocidas por su talento en diferentes ámbitos. Desde el deporte con la familia Fernández Ochoa hasta la literatura con Vicente Aleixandre pasando por arquitectos, barones o pintores.

Aprovechando esta amplia variedad cultural y patrimonio natural, la Central de Reservas de la Sierra de Guadarrama ha decidido poner al alcance de sus visitantes, de una forma más sencilla y práctica, la oportunidad de conocer los mejores servicios, rutas y lugares a través de lo que ellos mismos han denominado como «Los 13 imprescindibles de la Sierra de Guadarrama».

El puerto de la Fuenfría es un cruce de caminos muy conocido para los amantes del senderismo. Uno de ellos es el Camino Schmidt que conduce hasta Navacerrada en un paseo muy agradable. La Fuenfría, está rodeado de centenarios pinos en pleno valle, por el que podemos pasear por caminos históricos tan emblemáticos como la Calzada Romana, la carretera de la República, el camino Schmid o el camino viejo de Segovia.

Tren de la Naturaleza

Esta actividad que se programa en la segunda quincena de septiembre y octubre para escolares y los meses de julio y agosto para el público en general, acerca a sus participantes a la Sierra de Guadarrama con el objetivo de despertar en ellos el interés y el respeto por sus recursos y valores naturales.

La actividad se inicia en un antiguo vagón del tren eléctrico, que habilitado especialmente como sala de proyecciones, se encuentra situado en una vía muerta en la estación de Cercanías de Cercedilla. En él, los participantes podrán disfrutar de un audiovisual sobre el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama.

Posteriormente, durante un trayecto de cuarenta minutos, se efectúa el recorrido en el tren de vía estrecha que cubre el trayecto Cercedilla-Navacerrada-Los Cotos disfrutando tanto del paisaje como de las explicaciones del equipo de los Centros de Visitantes.

Se trata de un Programa de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid, en colaboración con RENFE- Cercanías Madrid. Si quieres más información visita su página web.


MIRADOR DE ABRANTE: miradores con las vistas más espectaculares de España

20 marzo, 2020 at 16:34

El mirador de Abrante se encuentra en lo alto del risco del norte de La Gomera (Islas Canarias) y además de sus vistas excepcionales, se caracteriza por flotar sobre un precipicio. Se encuentra ubicado sobre el acantilado de Abrante, a 620 metros del nivel del mar.

Abrante es el nombre de una joven doncella de la isla de La Gomera. De ella toma el nombre el mirador y roque. La leyenda de Zula y Abrante es una de las numerosas historias de amor y desamor de la isla colombina.

El mirador de Abrante tiene una pasarela de vidrio de siete metros sobre el vacío donde te olvidas del vértigo luego del segundo paso. El suelo y las paredes de cristal nos dejan tener vistas hacia todos lados. La verdad que es una muy buena idea quizás inspirada en el mirador de cristal de la Willis Tower en Chicago aunque unos 200 metros más alto.

Si miramos desde el mirador cuatrocientos metros más abajo, y en ausencia de nubes, se ve el pequeño valle de Agulo, con sus racimos de casas y terrazas agrícolas, encajonado entre riscos casi verticales y abiertos al océano Atlántico.

Este enclave ofrece una de las mejores vistas de toda Canarias: el Teide (3.718 metros) y parte de la isla de Tenerife. Cabe señalar que, debido a que está situado en una especie de anfiteatro natural, su localización permite divisar constantemente la estampa del Teide, como si fuese un espejismo o un mágico cuadro al óleo. Los días nublados también tienen su encanto, con las nubes creando formas complejas y acariciando el paisaje.

El edificio donde se encuentra el mirador es un proyecto diseñado por el arquitecto canario José Luis Bermejo y que se inauguró en enero de 2013. Construcción de acero y cristal que ha sido calificada en cientos de menciones alrededor del mundo como un «auténtico espectáculo para los sentidos», y es uno de los puntos de interés turísticos indispensables de toda Canarias.

Para acceder al interior del mirador es necesario entrar en el restaurante. El horario del restaurante es de lunes a viernes de 11:00 a 18:00, y los sábados y domingos de 11:00 a 19:00 horas.

Cabe recordar que para visitar el mirador se necesita vehículo, ya que está lejos de las rutas principales. Si vas con coche propio, las recomendaciones para conducir por el camino hasta el mirador son simples, baja velocidad, conservar la derecha, no detenerse si no es necesario y dejar pasar a los vehículos más grandes. Tengamos en cuenta que los últimos kilómetros del acceso la calzada es reducida y apenas caben dos coches.


MIRADOR DE COLOMER: miradores con las vistas más espectaculares de España

5 diciembre, 2018 at 8:32

mirador-de-colomer-3

A medio camino entre el puerto y el cabo, situado en la punta de la Nao de Formentor, se encuentra el mirador del Colomer o de la Creueta, un activo turístico más de la bella localidad mallorquina de Pollença.

Antes de llegar al observador, el visitante tiene que aceptar un sinuoso trayecto por carretera compuesto por numerosas curvas que ponen a prueba la templanza del conductor. Una vez que se ha superado este desafío, el viajero accede a este balcón natural esculpido sobre una roca que dibuja parte del perfil costero de la isla.

mirador-de-colomer-carretera-3

Lo primero que nos encontramos antes de disfrutar de las espectaculares vistas que nos brinda el Mirador de Colomer, es un reconocimiento al ingeniero de caminos Antoni Parietti Coll, que se encargó de la construcción de la carretera desde el puerto de Pollensa hasta Formentor allá por 1925, entre otras genialidades que hoy son emblema de Mallorca como por ejemplo el Nus de sa Corbata en la carretera de camino a Sa Calobra o el funicular del Puig Major.

Otra cosa curiosa es una gran roca que parece que no pinta nada allí, pero que al fijarte en detalle puede intuirse que tiene tallado un mapa de la zona donde se pueden ver El Colomer, Sa Nau…

El mirador ha sido reformado y restaurado en varias ocasiones para preservar la seguridad y la accesibilidad de los turistas y actualmente cuenta con unas escaleras que nos acercan hasta los acantilados permitiéndonos disfrutar de unas maravillosas vistas.

mirador-de-colomer-escaleras

El mirador de Colomer se encuentra a 200 metros de altura ofreciendo una de las vistas más espectaculares de Mallorca. El lienzo que se dibuja ante nuestros ojos quedará grabado en  nuestra retina a modo de recuerdo imperecedero: un horizonte infinito de contrastes azulados, el suave del cielo y el intenso del mar, mientras el sol, al fondo, ilumina el mar Mediterráneo dotando de mayor calidez a sus ya templada aguas. Los ocres acantilados de la Sierra de Tramuntana, con la vegetación  tiñendo de verde las superficies montañosas, deciden sumarse a la paleta de colores que se despliega ante el turista.

El atardecer es un espectáculo maravilloso desde este balcón al Mediterráneo, suele haber gente que escoge estas horas para acercarse al lugar e incluso arrancar unos aplausos tras la puesta de sol.

mirador-de-colomer-atardecer-3

El islote del Colomer se divisa como una pieza suelta de la península de Formentor, una formación rocosa de pequeñas dimensiones y aspecto compacto.

En otro punto, y como elemento ornamental de esta completa panorámica, se erige la atalaya de Albercutx, vigía silencioso de épocas medievales, siempre presto para alertar de la llegada de corsarios a la isla. La Atalaya está situada sobre una cima de 390 metros por encima del nivel del mar, donde fue construida en el siglo XVI para defenderse de los piratas. Allí se puede disfrutar de unas fabulosas vistas del Cabo de Formentor, con acantilados por un lado, el resto de tierra hasta el faro por otro y la Bahía de Pollença por otro lado.

mirador-de-colomer-Albercutx-2

Una última cosa, cuidado con los días de viento, porque el vértigo en el lugar puede aumentar… y aseguraos de no perder gorras o pañuelos.

.


PUNTA NATI: atardeceres de ensueño

11 octubre, 2018 at 7:28

punta-nati-atardecer-7

Uno de los mejores lugares de Menorca para contemplar la puesta de sol es el faro de Punta Nati, ubicado en la parte superior de los acantilados del extremo noroeste de la isla, a 6 km de Ciudadela. Se encuentra rodeado de un paraje árido, envolvente y casi mágico.

Tales condiciones climáticas, sumadas a las traicioneras corrientes marinas, los escarpados acantilados que perfilan el litoral menorquín y los peligrosos arrecifes ocultos bajo el agua, contribuyeron en gran medida a los más de 700 naufragios registrados desde el s. XIV en la costa norte de Menorca, donde cientos de navegantes perdieron sus vidas sin ni siquiera haber sido alertados por tierra durante las horas oscuras de la noche o en días de tempestad y poca visibilidad.

punta-nati

De hecho, este faro fue construido en 1912 para evitar los constantes naufragios que se producían en la costa norte de Ciudadela.

Historia

Como ya hemos dicho, los constantes naufragios producidos a principios del siglo XX y en especial el del barco de vapor francés “Général Chanzy” motivaron su construcción en 1912.

punta-nati-historia-3

Diseñado por el ingeniero Mauro Serret, las obras del faro de Punta Nati, conocido también como Farola Nova, comenzaron el 5 de Julio de 1912, aunque dadas las circunstancias y la apremiante insistencia del Gobierno Francés, se inauguró el alumbrado del faro el día 1 de septiembre de 1913, tan solo 14 meses después de haberse iniciado el proyecto, a pesar de no llegar a terminarse por completo hasta un año más tarde, en julio de 1914, siendo equipado con las instalaciones y la tecnología más modernas de su época.

Posteriormente se construyó el faro de Faváritx, que completaba, junto con el faro de Caballería, la iluminación de la costa norte de Menorca.

El faro de punta Nati comenzó empleando lámparas de incandescencia por vapor de petróleo, y en 1921 se instaló un sistema de iluminación con gas acetileno no automatizado.

El faro

Consta de dos edificios de mampostería rectangulares e independientes, y de una torre de 19 m de altura de planta hexagonal.

punta-nati-panoramica-3

El faro se encuentra a 42 m sobre el nivel del mar, y tiene una apariencia luminosa de grupos de 3 y 1 destello cada 20 segundos. Su luz se puede ver desde 16 millas náuticas.

El entorno de punta Nati

Nos encontramos en un paisaje conocido como la Menorca seca, con acantilados de gran altura pero con un relieve plano y muy pedregoso.

punta-nati-acantilado-3

La vegetación es escasa y muy baja, y tolera la salinidad, y destaca la importante presencia de la alcaparrera (planta originaria de la región mediterránea conocida por sus capullos comestibles, las alcaparras).

La inexistencia de impactos urbanísticos nos permite ver las interminables hileras de pared seca, tan solo interrumpidas por las barracas o ponts de bens, construcciones de piedra seca donde el ganado se refugia de las inclemencias del tiempo. Desde este punto podemos disfrutar de las fantásticas puestas de sol con la presencia de Mallorca en el horizonte.

punta-nati-barracas-3

Otra de las peculiaridades del entorno es la presencia de los “Bufadors”, cercanos al edificio del faro. Grietas en el terreno que llegan hasta el mar y por el que salen expulsadas impresionantes columnas de agua y viento provocadas por las olas, un espectáculo natural que alcanza su máximo nivel durante los días de tempestades de componente norte, cuando vale la pena acercarse al lugar aunque eso sí, extremando las precauciones ante las fuertes rachas de viento. Tan increíble fenómeno natural, ha sido capaz de dañar en diversas ocasiones la óptica del faro a lo largo de su historia, dadas la altura y la fuerza del agua impulsada a gran altura por el orificio del bufador.

punta-nati-bufadors-2

Antes de que oscurezca  y en época de cría, frente a la costa suelen formarse grandes grupos flotantes de pardela cenicienta, aves marinas que se concentran para acceder a la mayor colonia de este especie en Menorca.

Cómo llegar

Punta Nati se encuentra a 6 km al norte de Ciudadela. Desde el centro de la población, el camino de Son Salomó nos llevará a la rotonda de la ronda norte, donde podremos tomar la carretera del faro de punta Nati.

punta-nati-sendero

Si venimos de Maó, lo más directo es coger la ronda norte hasta encontrar esta rotonda y tomar el camino del faro a mano derecha.

Para llegar hasta el faro deberás dejar el coche en el parking y caminar 15 mint.

.


MALLOS DE RIGLOS: lugares mágicos de España

29 agosto, 2018 at 8:01

Mallos-de-Riglos-4

Los Mallos de Riglos son unas formaciones geológicas de tipo mallo situadas en la localidad de Riglos (Huesca), en las sierras del Prepirineo oscense. Estas formas inimaginables y paisajes han creado uno de los enclaves más impresionantes de la zona.

Estas espectaculares formaciones rocosas, con paredes que alcanzan hasta los 275 metros de altura, nacieron fruto de la creación de la cordillera pirenaica y la posterior erosión de morrenas glaciares.

Los Mallos de Riglos están formados principalmente por conglomerados del Mioceno, sedimentos con cantos rodados cementados por grava y arena. Por tanto, este impresionante enclave natural es una auténtica huella del pasado más arcaico.

Mallos-de-Riglos-1

Esos y muchos otros procesos geológicos, que han perfilado los mallos durante miles de años, han dado lugar a fisuras, chimeneas, estrechamientos y techos que hacen de estas formaciones rocosas un lugar único.

De forma tradicional los Mallos de Riglos se han dividido en tres grupos en función de su tamaño. Así, tenemos los mallos grandes, los pequeños o chicos y los Fils. Cada uno de ellos cuenta con un nombre propio, y han sido “bautizados”, por ejemplo, atendiendo a su forma, color o en homenaje a ciertas personas.

Así, entre los mallos grandes distinguimos el Firé (antiguamente llamado Mallo de las Diez), el Pisón, el Puro, el Castilla (o de los castellanos), los Volaos, el Cuchillo, el Melchor Frechín, la Visera y el mallo del Agua. Este último debe su nombre a un pequeño curso de escorrentía que lo recorre tras las lluvias.

Mallos-de-Riglos-8

Por su parte, los mallos pequeños han sido bautizados como Colorado, Chichín, Herrera, Magdalena, Cored, Carilla, Agua Roja, Gómez Laguna y Capaz. Además de estos, algo más al este se encuentran el Paredón de los Buitres y el Macizo d’osFils.

Más allá de su belleza paisajística, que deleita tanto a naturalistas como a amantes de la fotografía, los Mallos de Riglos constituyen un paraíso para montañeros y escaladores. En algunos de estos mallos, como el Melchor Frechín, el Paredón de los Buitres o el mallo del Agua entre otros, se puede realizar el ascenso a pie hasta la cima. Por el contrario, en muchos otros mallos la única vía de acceso es mediante la escalada de sus impresionantes paredes verticales.

Cabe destacar, además, que el pueblo de Riglos, situado a los pies del mallo Pisón, es digno de visitar para disfrutar de su atmósfera acogedora y del entorno natural que lo rodea.

Mallos-de-Riglos-pueblo

El pueblo de Riglos atrae también por su Centro de Interpretación de las Rapaces, un lugar ideal para observar y aprender de la rica variedad de estas aves que habitan en “el Reino de los Mallos”, entre las que destaca una de las más numerosas colonias de buitres leonados de Europa.

Mirador de los Buitres

Desde el Mirador de los Buitres tenemos una de las mejores vistas panorámicas de los Mallos de Riglos y de la Hoya de Huesca, por ello es visita obligada.

Mallos-de-Riglos-mirador-buitres

Os aconsejamos realizar este recorrido al atardecer, cuando los rayos de sol inciden directamente en las formaciones rocosas dándoles unas tonalidades rojizas espectaculares.

El trayecto hasta el mirador puede realizarse íntegramente en coche a través de una pista forestal, o bien realizar el último tramo a pie tomando un sendero panorámico que discurre sobre los acantilados de Os Fils.

Si tenemos suerte y disfrutamos de un día despejado, algunas de las aves que nos podemos encontrar son el Buitre leonado, el Quebrantahuesos, el Alimoche, la Milano real o la Chova piquiroja.

Ruta a través del Caminito del Cielo

ACCESO: la ruta se inicia en la misma localidad de Riglos

RECORRIDO: circular

DIFICULTAD: baja

Bien señalizada con dos lineas azules y carteles

LONGITUD: 5,4 kilómetros

TIEMPO ESTIMADO: 2 h 30´

DESNIVEL: 400 metros (de subida y de bajada)

Mallos-de-Riglos-ruta-mapa

El sendero se inicia desde la localidad de Riglos. Recomendamos hacerla en el mismo sentido que las agujas del reloj. El motivo es sencillo. Si realizamos la ruta en esta dirección, tendremos un corto y fuerte ascenso, y una bajada más larga y moderada. De la otra forma sufriremos más kilómetros de ascenso y una bajada brusca y peligrosa con mucha piedra suelta.

Empezamos a caminar. Comenzamos a ver a decenas de escaladores ya encaramados a la roca o preparando el ascenso, enredados en cuerdas al pie de los mallos. Con un poquito de envidia sana, seguimos el camino y en poco tiempo salvamos un desnivel considerable.

A medida que ascendemos hay que echar la vista atrás porque el panorama que se nos ofrece entre los Mallos de Firé y Pisón es impresionante. Nos encontraremos con miradores naturales en los que hacer una pequeña parada para disfrutar del lugar.

Mallos-de-Riglos-panoramica-2

Justo en el punto en el que alcanzamos la altura máxima tenemos a nuestro alcance el mirador de Ventuso, un lugar ideal donde reponer fuerzas antes de comenzar el descenso.

La bajada es muy suave y se hace rápidamente. Enseguida divisamos la localidad de Riglos. Cuando nos queremos dar cuenta ya estamos entrando por una de sus calles que nos conduce directos a la coqueta iglesia románica. Hemos terminado nuestro camino, el camino del cielo.

.