SANFERMINES; fiestas y tradiciones

6 julio, 2014 at 20:25

FIESTAS DE SAN FERMIN

Las fiestas de San Fermín o sanfermines (en euskera Sanferminak) son una fiesta en honor a San Fermín que se celebra anualmente en Pamplona, capital de la Comunidad Foral de Navarra, al norte de España.

Los festejos comienzan con el lanzamiento del chupinazo (cohete) desde el balcón del Ayuntamiento de Pamplona a las 12 del mediodía del 6 de julio y terminan a las 24h del 14 de julio con el “Pobre de mí”, una canción de despedida.

CHUPINAZO SAN FERMINES

Los orígenes de las fiestas de San Fermín se remontan a la Edad Media y están relacionados con tres celebraciones: los actos religiosos en honor a San Fermín, intensificados a partir del siglo XII, las ferias comerciales y las corridas de toros, documentadas desde el siglo XIV.

PROCESION SANTO SAN FERMIN

Los antecedentes se remontan sin embargo al siglo XII, cuando la Pamplona medieval celebraba unas ferias comerciales al inicio del verano, en San Juan. Había además ferias de ganado y, al terminar la estación estival, el 10 de octubre, se celebraba la fiesta religiosa en honor a San Fermín, primer obispo de Pamplona, decapitado en Amiens, y que desde el siglo XIV contaba con corridas de toros.

En 1591 los pamploneses, cansados del mal tiempo, decidieron trasladar la fecha original a julio y hacerla coincidir con la feria. De este modo nacieron los Sanfermines. En su primera edición duraron dos días y contaron con pregón, músicos, torneo, teatro y corridas de toros. Posteriormente se fueron añadiendo otros actos como fuegos artificiales y danzas, y se prolongaron hasta el día 10.

Es precisamente en el siglo XIV, bajo el reinado de Carlos II, cuando llega a Pamplona la reliquia de San Fermín que se depositó en la iglesia de San Lorenzo, donde se sigue custodiando actualmente.

En el siglo XIX fue cuando los gigantes incorporan a su comparsa a kilikis, zaldicos y cabezudos, y cuando se instauró la costumbre de correr delante de los toros de lidia que los pastores conducían por las calles dando lugar así a los encierros. Pero no fue hasta que Ernest Hemingway escribió la novela “The sun also rises” (“Fiesta” – 1926) cuando los Sanfermines se dieron a conocer internacionalmente y así comenzó la llegada masiva de visitantes extranjeros.

cabezudo_san_fermin

Se trata en total de más de cuatro siglos de fiestas que se han visto interrumpidas en contadas ocasiones: en 1937 y 1938 por la guerra y en 1978 por los graves incidentes ocurridos tras la entrada de la Policía en la plaza de toros al terminar la corrida y en los que murió de un disparo el joven pamplonés Germán Rodríguez.

El encierro

ENCIERRO DE SAN FERMIN

El Encierro es el acto central de los Sanfermines y convierte a estas fiestas en un espectáculo inimaginable en cualquier otro lugar del mundo. Nació por una necesidad: trasladar a los toros desde los extramuros de la ciudad al coso taurino.

El encierro es una carrera con seis toros salvajes y seis cabestros. Se celebra a las 8 de la mañana del día 7 al 14 de julio. El día 6 no hay encierro. Participar es gratis, pero hay que cumplir ciertas normas, como no correr bebido…

Participar es gratis, pero sólo se puede acceder al recorrido por una puerta situada en la plaza consistorial, junto al Ayuntamiento. Si permaneces esperando en el recorrido sin acceder por la puerta, te desalojarán.

Hay una serie de normas que debes conocer: no se puede correr borracho y tampoco puedes hacerlo con mochilas, cámaras o elementos que pongan en riesgo a otros corredores.

875 metros separan el corral de Santo Domingo del de la plaza y a los toros les cuesta entre dos y tres minutos completarlos. No es posible realizar una carrera entera por las circunstancias de las calles y la afluencia de corredores, independientemente de la forma física. Según quienes participan, lo más recomendable es elegir un tramo, incorporarse al flujo de la carrera mientras aguardas en movimiento a que los toros te alcancen, aguantar frente a los toros sin poner en peligro a otros corredores y abandonar hacia un lado la carrera cuando la exigencia física o la seguridad lo indiquen.

La autoridad en el recorrido la ostentan, además de los toros, los pastores y sus palos.

CÁNTICOS AL SANTO

El encierro tiene un preámbulo especialmente emotivo. Se trata del momento en que los mozos, a escasos metros de los corrales donde están encerrados los toros, levantan sus periódicos enrollados y cantan frente a la imagen del Santo, colocada en una hornacina en la Cuesta de Santo Domingo.

En el más profundo de los silencios, se escucha la siguiente letra: “A San Fermín pedimos, por ser nuestro patrón, nos guíe en el encierro dándonos su bendición. Entzun arren San Fermin zu zaitugu patroi zuzendu gure oinak entzierro hontan otoi”.

Al terminar se corean los gritos ¡Viva San Fermín! ¡Gora San Fermín! Esta estrofa se canta en tres ocasiones consecutivas: cuando faltan cinco minutos para las 8 de la mañana, a tres minutos de esta hora y a un minuto de abrirse la puerta del corral.

.