SAN JUAN DE GAZTELUGATXE: ermitas que merece la pena visitar

13 abril, 2015 at 22:34

san-juan-gaztelugatxe

San Juan de Gaztelugatxe, cuyo nombre significa “castillo de roca” en euskera (“gaztelu” = castillo + “aitz” = roca)  es un islote situado a medio camino entre las localidades de Bakio y Bermeo (Vizcaya).

Gaztelugatxe ha sido escenario de piratas, aquelarres y leyendas. No es casualidad que acumule títulos de “maravilla más votada” o enclave “más valorado” por viajeros de todo el mundo.

La isla tiene forma de cono y en su punto más alto se eleva una pequeña ermita dedicada a Juan Bautista. Aunque no está comprobado, se dice que él llegó a poner pie en esta isla.

san-juan-gaztelugatxe-puente

San Juan de Gaztelugatxe está conectada a tierra firme por un puente de piedra hecho por el hombre. El puente se convierte en un estrecho camino de 241 peldaños que zigzaguea de un lado a otro hasta alcanzar la cima. Una vez allí, verás la ermita con una campana en su pared frontal. Según la leyenda, si tocas la campana tres veces y pides un deseo, se cumplirá.

san-juan-gaztelugatxe-vista-desde-cima

En lo alto, además de la ermita, te esperan unas espectaculares vistas al bravo mar Cantábrico que ha tallado en la isla, acantilados, túneles y arcos imposibles.

san-juan-gaztelugatxe-4

La iglesia que vemos hoy en día desgraciadamente no es la original. A lo largo de los siglos, ha habido incendios y batallas, y la iglesia ha tenido que ser reconstruida en múltiples ocasiones. Se cree que la primera ermita fue erigida en el siglo IX. En el siglo XII, se convirtió en un convento. Sin embargo, dos siglos más tarde los frailes abandonaron el lugar llevándose todos los objetos de valor consigo.

san-juan-gaztelugatxe-ermita

Más adelante, San Juan de Gaztelugatxe tuvo también un objetivo defensivo, protegiendo el poder del señorío de Bizkaia. Fue utilizado como baluarte contra el rey de Castilla, Alfonso XI. Los siete caballeros de Bizkaia lucharon contra él en San Juan de Gaztelugatxe. Alfonso XI fue humillado y obligado a retirarse.

En 1596, San Juan de Gaztelugatxe fue atacado de nuevo, esta vez por Sir Francis Drake y sus corsarios. Saquearon todo lo que encontraron y mataron al ermitaño que cuidaba del lugar tirándolo desde la parte más alta de la isla.

san-juan-gaztelugatxe-origen

San Juan de Gaztelugatxe también desempeñó un papel, aunque no fuera principal, durante la Inquisición española. Las brujas y sus reuniones nocturnas conocidas como “akelarres” en euskera, siempre han formado parte de la mitología vasca. Por esta razón, la iglesia católica dedicó mucho de su tiempo durante la Inquisición a la caza de brujas en esta zona. Rumores afirman que muchos de los acusados de brujería eran encerrados en las cuevas de San Juan de Gaztelugatxe.

La iglesia continuó deteriorándose con los años hasta ser finalmente demolida en 1886 y reconstruida completamente. Desgraciadamente, durante el proceso de demolición, todos los objetos y artefactos encontrados en el suelo, tal y como monedas y bolas de cañón, fueron lanzados al agua.

Acceso y visitas

En algunas ocasiones, no está permitido aparcar junto al puente debido a la inestabilidad del suelo. En ese caso, es necesario aparcar cerca de la carretera principal y bajar andando aproximadamente 1 km. Pero no dejes que eso te intimide, porque realmente merece la pena.

gaztelugatxe-from-eneperi

Te recomendamos tomártelo con calma y llevar contigo agua y un aperitivo. Siempre es posible parar en uno de los múltiples bancos que hay al lado del camino, aprovechando así a descansar y disfrutar de las vistas. Además, en la parte más alta de la isla, junto a la ermita, hay una pequeña zona protegida del viento con mesas y sillas donde se puede parar a descansar.

También hay un bar/restaurante llamado Eneperi en tierra firme enfrente de la isla donde es posible disfrutar de una buena comida contemplando al mismo tiempo las magníficas vistas.

Los mejores momentos del año para visitar San Juan de Gaztelugatxe son primavera y otoño, ya que es un lugar bastante concurrido en los meses de verano.

El camino para subir hasta la cima de la isla está abierto siempre. Sin embargo, los horarios de apertura de la iglesia son los siguientes:

Martes a Sábado: 11 h a 18 h

Domingos: 11 h a 15 h

.


SAN ESTEBAN DE VIGUERA: ermitas que merece la pena visitar

7 enero, 2015 at 9:15

ermita-san-esteban-de-viguera

Frente a la localidad de Viguera (La Rioja), en una de las oquedades que se abren en las peñas, se encuentra una ermita, pequeña joya medieval, poco conocida, que en los años cincuenta se encontraba semiderruida. Afortunadamente fue recuperada, aunque actualmente se gestiona su restauración definitiva y el acondicionamiento de su acceso.

Además de por su indiscutible valor histórico, artístico y arqueológico; la ermita de San Esteban de Viguera de una de las construcciones de mayor encanto y misterio del altomedievo riojano tanto por la sorpresa que suponen sus personalísimas pinturas murales ocultas en tan humilde edificación, como, sobre todo, por lo espectacular de su emplazamiento.

ermita-san-esteban-de-viguera-entorno

La Ermita es de planta rectangular con continuidad del presbiterio con el ábside semicircular y construida en mampostería. Posee unas dimensiones de 4,50 x 8 metros.

El origen de esta iglesia se sitúa en el siglo X. Se trata, por tanto, de una construcción prerrománica, realizada por los cristianos tras la reconquista de estas tierras. Se considera a la ermita como oratorio de un centro eremítico cuyo origen se puede remontar a antes de la invasión musulmana. Hay, por el contrario, quien la considera como una iglesia castrense dependiente de la fortificación situada en las cercanías, ya que por su pequeño tamaño no podría satisfacer las necesidades de una comunidad monástica.

Su aspecto exterior es de gran humildad, dada la utilización de mampostería como material, pero, al mismo tiempo, nos provocará cierta sorpresa, ya que no posee la habitual cubierta de tejas y podemos ver el trasdós de las bóvedas.

ermita-san-esteban-de-viguera-exterior

Todo indica que su estructura original fue modificada en el siglo XII, cuando se cubrió con bóvedas de cañón y se dotó al ábside del perfil semicircular y cubierta de cuarto de esfera. Apoya esta hipótesis la presencia de dos nichos laterales que tuvieron uso litúrgico antes de que se abrazase el rito romano.

ermita-san-esteban-de-viguera-interior-2

Su interior posee unos frescos románicos arcaizantes del siglo XII, por desgracia el tiempo y el vandalismo no han permitido su conservación óptima y son apenas perceptibles. El tema de la mayoría de las pinturas que decoran sus paredes se basa en el relato bíblico del Apocalipsis: «El trono escoltado por los vivientes», «El Cordero Místico y un ángel con incensario», «Los 24 ancianos con cítaras y copas». Además, otras imágenes aisladas: «Caballero con indumentaria guerrera», «Orante», «Obispo con su cortejo», «Maiestas Domini» dentro de una mandorla y rodeada de ángeles, «Figuras de un rey y una reina», que algunos identifican con Ramiro Garcés y su esposa, que, con el título de monarcas de Viguera, reinaron en los valles del Iregua y Leza en la segunda mitad del siglo X.

Las pinturas se han relacionado con representaciones de las miniaturas mozárabes de los siglos X y XI de los escritorios de San Millán de la Cogolla y San Martín de Albelda.

ermita-san-esteban-de-viguera-pinturas

La ermita de San Esteban de Viguera es un ejemplar único del arte y la historia de La Rioja.

El puente de Viguera

Junto a la carretera, atravesando el río Iregua, existe un monumental puente de origen medieval reconstruido en el siglo XVI.

ermita-san-esteban-de-viguera-puente

Con una longitud de 75 metros y una altura sobre las aguas de 10 metros es uno de los más importantes puentes de la comunidad riojana.

Está compuesto de tres grandes ojos o arcos de medio punto sobre grandes pilares con tajamares. Las zonas bajas, las que han de tener más resistencia, son de sillería, mientras que las partes superiores combinan mampostería y sillarejo.

.


VIRGEN DE LAS FUENTES: ermitas que merece la pena visitar

23 septiembre, 2014 at 20:07

ERMITA VIRGEN DE LAS FUENTES

Una ermita es una capilla, santuario o iglesia situada en un lugar alejado de las poblaciones y dedicado al culto religioso. Suelen estar ubicadas en lugares de gran belleza paisajística.

¿Pero, sabemos en qué se diferencia de otros edificios religiosos? Las tres principales diferencias entre una ermita y una capilla, un santuario o una iglesia son: su ubicación en lugares apartados de las poblaciones, no tener culto permanente y estar cuidadas por un ermitaño.

Suelen ser edificaciones generalmente pequeñas que, en algunos casos, pueden coexistir junto a otras ermitas. A estos conjuntos de ermitas se le denomina eremitorios.

Hoy vamos a invitarte a conocer el Santuario de Nuestra Señora de las Fuentes o Ermita de la Virgen de las Fuentes, localizada en el macizo de las Fuentes de la Sierra de Ávila, a unos 650 m de la cima del Puerto de las Fuentes por su vertiente N, en el término municipal de San Juan del Olmo.

SIERRA DE AVILA

Toda la zona que colinda con el lugar que hoy ocupa la ermita, ha venido siendo un lugar Sagrado desde tiempos inmemoriales. Los orígenes son bastante confusos, podrían incluso remontarse a la época romana, en que se situaría un santuario dedicado a deidades del agua aprovechando el manantial del que nace el  Río Almar.

La ermita se encuentra junto a las fuentes donde nace el río Almar. Según la tradición cristiana, la Virgen de las Fuentes apareció en una laguna cercana, nacimiento también de otra de las fuentes del río Almar.

FUENTE DE LA ERMITA VIRGEN DE LAS FUENTES

Al cristianizarse el poblado de La Coba (donde se encuentra la Necrópolis de San Juan de la Coba), lo haría también el santuario, construyéndose una primitiva ermita. Pero todo nos hace presuponer que si los Romanos instauraron un Santuario en aquel sitio, es posible que hubiera otro anterior de origen Celta o Vetton.

Necropolis_de_La_Coba

Pese a todo no olvidemos que en muchos casos (y posiblemente en este también), la sacralización de los manantiales se realizaba como parte de un proceso de apropiación simbólica o material de los lugares en los que el control del agua resultaba primordial para el mantenimiento de las estructuras sociales y económicas de un grupo humano, generalmente pequeñas aldeas o poblados asociados a estos manantiales o fuentes de agua.

Destacar también que San Juan de Olmo se llamo con anterioridad Graxos o Grajos, vocablo de origen prerromano.

El templo actual data del último tercio del siglo XVIII, con una sola nave de piedra de planta rectangular que está rematada por grandes arcos renacentistas y una bóveda de ladrillo plano. Las paredes están recubiertas por estuco barroco.

En el interior de la ermita se encuentra una imagen de la Virgen fechada en el siglo XII.

imagen de la virgen de las fuentes

Pero lo que destaca de todo el Conjunto son las dos Fuentes Monumentales de granito. Cada una de ellas tiene un pilón rectangular y dos caños por los que fluye el agua que los llena; el agua sobrante da origen al nacimiento del Rio Almar. Delante de las Fuentes unas losas nos permiten andar por encima del nacimiento, que pasa al lado de la Ermita, junto a la cabecera, donde se encuentra el retablo con la imagen de la Virgen. En  Primavera las Fuentes se desbordan por todo el lugar dándole un aspecto aún más espectacular.

FUENTE DE LA ERMITA VIRGEN DE LAS FUENTES_3

La Romería de la Ermita de La Virgen de Las Fuentes

El 16 de septiembre, que suele trasladarse al domingo siguiente, se celebra la «Romería Grande» en  honor a la Virgen de las Fuentes, una de las romerías más concurridas y con más devoción que figuran en el calendario romero de la provincia abulense.

Romería_Virgen_de_las_Fuentes_San_Juan_del_Olmo

Después de la Misa, se hace una larga procesión y se bailan jotas al son de la dulzaina y el tamboril.

Según se puede leer en la obra del historiador Pedro Carpintero “Ermita de Nuestra Señora de las Fuentes”, la romería se remontaría, cuanto menos, al S XVIII. En aquella época, la iglesia prohibía trabajar so pena de multa. También se realizaban representaciones teatrales, bailes e incluso corridas de toros en la plaza cuadrangular aun hoy visible al lado de la Ermita..


LA MURALLA DE MIJAS: miradores con las vistas más espectaculares de España

29 octubre, 2021 at 12:19

En la cima de un pequeño cerro al sur la localidad de Mijas (Mijas Pueblo), dominando todo el pueblo y la costa, se sitúan las ruinas del Castillo de la Muralla. La Muralla de Mijas, es como conocen los vecinos de esta pintoresca y blanca localidad malagueña a su mirador más famoso.

Esta infraestructura renace de la época moruna cuando los pueblos extranjeros que surcaban el Mediterráneo amenazaban la paz de este poblado árabe. La muralla son restos de una antigua fortaleza árabe donde antiguamente se localizaba la villa.

Durante la conquista cristiana en 1485 por parte de los Reyes Católicos, el territorio contaba con 3 recintos fortificados, la fortaleza de Osunilla, Castillo de Fuengirola y la fortaleza de Mijas. Esta última, en el pasado, fue un importante bastión militar que tenía como función la vigilancia y protección de la población frente al ataque enemigo.

Hoy en día solo queda en pie una torre y algunos trozos de muralla en un precioso entorno, rodeado de bonitos jardines, fuentes y un mirador con unas vistas espectaculares. Además, fue declarado bien de interés cultural en 1985 por lo que merece una visita.

El paseo por este mirador pone a tus pies la Costa del Sol y las vistas son de incalculable valor. Caminar por este sendero cargado de jardines y barrancos donde descienden las aguas como manantiales es un ejercicio de tranquilidad que no tiene precio.

 

En la superficie que recorre esta muralla, podemos encontrar la Plaza de Toros de Mijas, otro monumento en sí mismo, el auditorio municipal y la iglesia de la Inmaculada Concepción, que se trata realmente de una mezquita mudéjar reconvertida, mezclando este estilo con muchos detalles barrocos.

La Plaza de Toros de Mijas es la única con forma ovalada de España. Esto es consecuencia de la falta de espacio en la localización elegida que llevó a que las gradas en torno al ruedo tuviesen que construirse solo en los extremos.

Un paseo por el pueblo de Mijas

El municipio de Mijas está dividido en tres núcleos: Mijas Pueblo, Mijas Costa y Las Lagunas.

Mijas Pueblo, que es donde se encuentra la muralla y su magnífico mirador, es un conjunto de casas encaladas encaramadas a la montaña con magníficas vistas al Mediterráneo. Es uno de los pueblos más bonitos de Málaga, famoso por sus burro-taxis.

El coqueto pueblo está distribuido en sinuosas cuestas que suben y bajan plagadas de macetas de colores rebosantes de flores que contrastan con el blanco de las fachadas que decoran. Su arquitectura típicamente andaluza y sus magníficas panorámicas al Mediterráneo son sin duda dos de las mejores bazas de Mijas.

No te puedes perder visitar la ermita de la Virgen de la Peña. Dice la leyenda que en el siglo XVI unos niños fueron guiados por una paloma hasta una pequeña estatuilla de una virgen que estaba escondida entre la maleza (seguramente alguien trató de ocultarla durante la invasión musulmana). El hecho fue considerado un milagro (cómo no) y un fraile de Mijas dedicó treinta años de su vida a excavar la roca junto a la que se encontró para exhibir en ella la escultura. Y allí sigue.


GARRUCHA: pueblos marineros con encanto

6 mayo, 2021 at 9:22

Garrucha es un precioso pueblo pesquero de la costa de Almería, situada en el litoral del Campo de Vera, entre Mojácar y Palomares. Muy próxima al Parque Natural del Cabo de Gata, posee uno de los puertos más activos del Mediterráneo.

Garrucha es muy conocida por su famosa gamba roja, uno de los pocos y mejores sitios de todo el litoral donde se pesca este manjar tan apreciado por los sibaritas del marisco. Pero, además de este crustáceo, a la lonja pesquera de Garrucha, llega cada día una variada y excelsa selección de mariscos, pescados y moluscos, como gallopedros, pargos, caballas o rapes. Con algunos de estos pescados, se hace el guiso marinero, que se elabora con ingredientes sencillos, como vino, almendra, ajo y pan frito.

Una buena forma de ver lo que cada día entra en el puerto pesquero es acercarse, previa cita, a la lonja, donde cada tarde tiene lugar la tradicional subasta. De esta forma, el visitante podrá comprobar la calidad y la frescura de estas delicias del mar Mediterráneo.

Si visitas Garrucha en octubre, podrás disfrutar de la fiesta de la gamba Roja, que se celebra en la explanada del puerto deportivo.

El puerto pesquero, que está unido al deportivo, es sólo uno de los enclaves relacionados con la tradición pesquera en Garrucha. A él se accede a través de su célebre malecón, un paseo centenario en el que se respira el ambiente marinero de esta apacible villa del levante almeriense.

Además, Garrucha cuenta con un monumento a los pescadores y un centro de interpretación dedicado a esta actividad y al medio marino, en general. Conocido como Nautarum, está situado en el antiguo Castillo de Jesús Nazareno, en la zona conocida como Las Escobetas.

La playa de las Escobetas es la única playa que existe en Garrucha. De hecho, en Garrucha no existía apenas playa, pues la porción de arena que separaba las casas del mar era tan pequeña que solo cabían un puñado de personas. En la actualidad, cuenta con más de un kilómetro de playa artificial de arena finísima en la que poderse tirar a pierna suelta y disfrutar de un día de sol y calor.

El Castillo de Jesús de Nazareno, construido en 1769 por orden de Carlos III, es una batería semicircular de artillería que mira al mar y que tiene dos torreones circulares. Todo ello, servía para defender las costas de los ataques de la piratería hace que Garrucha forme parte de la ruta de Castillos por Tierras Andaluzas.

En el ámbito religioso, Garrucha cuenta con la Ermita del Carmen, dedicada a la Virgen del Carmen patrona de los pescadores y de la localidad la Iglesia de San Joaquín. Construida en el emplazamiento de una antigua Capilla que había en lo alto del pueblo, tiene una fachada muy peculiar, siendo muy poco habitual para este tipo de edificios, lo que la convierte en una iglesia única. Frente a ella, en la plaza, está situada la imagen de la Inmaculada mirando al mar, sobre un pilar de mármol.

Otro sitio de interés es el Ayuntamiento, construido sobre un antiguo depósito de sal. Preside una plaza de corte moderno cuyos bancos evocan pequeñas barcas pesqueras.

Tampoco te puedes perder la visita a la Torre de fundición de San Jacinto, una antigua chimenea conocida popularmente como el Calvario. Fue construida en lo más alto de Garrucha a finales del siglo XIX. Tiene forma piramidal y 72 pies de altura. A través de la misma, se evacuaban los humos de las antiguas fundiciones de mineral del municipio.  Hoy en día se ha habilitado una zona peatonal y un mirador, pues las vistas que ofrece desde lo alto del pueblo son muy singulares, de ahí que sea el punto perfecto para despedirse de la visita de este encantador pueblo.

Origen e Historia de Garrucha

La historia de este pueblo pesquero, situado a unos 90 km de la capital, empieza como casi todos, en la prehistoria, pero es a partir del siglo XVIII, con el descubrimiento y explotación de las minas, donde empieza realmente la historia de Garrucha.

Antes de eso, ya era uno de los puertos pesqueros más importantes del Mediterráneo, presentando ya una actividad frenética en la Edad Media. Ahora, cuenta con un puerto deportivo, uno comercial, donde antaño dedicado al transporte de mineral y hoy día al yeso de Sorbas. También tenemos el puerto pesquero que nos abastece, entre otras delicias, con las gambas rojas de Garrucha.

El gran auge minero y económico del pueblo en el siglo XIX, llevó a que muchas familias ricas e influyentes se construyeran grandes mansiones. Las utilizaban como viviendas de verano, llegando a ser residencia de vicecónsules de diez países y conocerse el municipio como “la pequeña San Sebastián”.

Reflejo de esta riqueza también es el paseo marítimo, conocido como el paseo del Malecón. Durante este paseo podemos ver la deslumbrante y magnífica baranda de mármol blanco de Macael y un suelo de losas rojas y blancas.

La gamba roja de Garrucha

La gamba roja que se captura en Garrucha es uno de los mariscos más exquisitos de cuantos atesora el Mar Mediterráneo. Su zona de cría y reproducción está circunscrita al Levante Almeriense, más concretamente a la franja costera que queda frente a Garrucha.

La diferencia de esta gamba tiene mucho que ver con el caladero donde se pesca. Como gran parte del levante almeriense, el litoral garruchero se caracteriza por tener fondos profundos muy cerca de la costa. A menos de un kilómetro del puerto hay unos 200 metros de profundidad, que es el límite al que llega la luz bajo el agua. A 10 kilómetros de la costa la profundidad es de 1.000 metros y al final del trayecto del cañón, de más de 50 kilómetros, la profundidad alcanza los 2.400 metros.

Como explican los pescadores de la zona, este caladero acantilado supone un hábitat perfecto para la gamba roja debido a su relieve lleno de honduras. En Garrucha puedes capturar gamba roja a tres millas de la costa, mientras que en otros lugares del Mediterráneo español tienes que navegar hasta 14 millas.

Y si el relieve submarino es determinante, también lo son los fondos fangosos que permiten que la gamba roja se críe en Garrucha de manera espectacular. La temperatura del agua en Garrucha permite encontrarlas a unos 800 metros de profundidad en los meses cálidos y a unos 500 en los más fríos.

El resultado de todo este ecosistema es una gamba roja de calibre grande y con una carne dura y llena de sabor. Sus cabezas, para quienes disfrutamos de ese travieso chupeteo, son de una exquisitez e intensidad que condensa todo el mar en unos pocos centímetros.