ZAHARA DE LA SIERRA: ruta de los pueblos blancos de Andalucía

23 mayo, 2017 at 19:10

Zahara-de-la-sierra-4

Pensar en Andalucía es llenarse de los colores de las buganvillas y gitanillas, del blanco de sus paredes encaladas, del azul profundo de sus mares bajo el sol. Así, la conocida como Ruta de los Pueblos Blancos nos lleva a recoger un sinfín de imágenes populares salidas del corazón mismo de Andalucía.

Esta ruta es una de las más conocidas y cada año, miles de viajeros se dispersan por los caminos andaluces haciendo su recorrido. Es una red de caminos que nos llevan a unos 20 municipios de las provincias de Cádiz y Málaga. Pueblos y ciudades que comparten esas casas con fachadas de blanca cal tan características en gran parte de la comunidad andaluza.

Nuestro siguiente pueblo es Zahara de la Sierra, en el centro del Parque natural Sierra de Grazalema (Cádiz), concretamente en la falda de la Sierra del Jaral, entre los ríos Guadalete y Bocaleones.

Aunque son muchos los pueblos de la serranía gaditana que compiten en belleza, la estampa de Zahara de la Sierra impresiona de modo especial. No es de extrañar que en 1983 fuera declarada como Conjunto Histórico-Artístico.

Una de las características de Zahara de la Sierra, es que posee multitud de miradores, tanto desde lo alto del pueblo, para disfrutar del paisaje, como desde en frente del mismo para gozar de este tesoro de la época medieval. Justo antes de la entrada al pueblo, se ubica un mirador desde donde podréis tomar las fotografías de las mejores panorámicas del pueblo.

Zahara-de-la-sierra-mirador-2

Es un destino ideal para los practicantes de deportes de senderismo, escalada, espeleología, kayak, bicicleta, rutas a caballo…etc. Posee un impresionante embalse y sus senderos conducen a la Garganta Verde, un espectacular cañón de 40 metros de altura, y a la bellísima playa artificial que utiliza agua del propio río.

La conocida como “la playita” es una playa artificial situada en el Área Recreativa Arroyomolinos y es una zona de baño creada a partir del cauce del Rio Guadalete.

Zahara-de-la-sierra-playa

Origen e Historia

Hallazgos arqueológicos y otras antigüedades hablan de la presencia por estos pagos de pobladores prehistóricos y de viejos asentamientos romanos, que algunos relacionan con la mal conocida ciudad de Lastigi.

Zahara-de-la-sierra-historia

La consolidación de la villa en su actual enclave se produce en época musulmana, puede que en sus primeros tiempos, aunque no será hasta el siglo XIII cuando se documente ampliamente al citarse entre las fortalezas más codiciadas y combatidas de la frontera occidental del reino de Granada, dada su estratégica posición para controlar el paso por el valle del Guadalete y los accesos a las sierras de Grazalema y Ronda.

Un pueblo medieval

Además del típico entramado urbano andalusí, se conserva el castillo (s. XIII), la recuperada Torre del Homenaje y los restos de la villa medieval con tramos de murallas.

Zahara-de-la-sierra-calle-2

En concreto destacan los restos del Castillo y la torre del Homenaje que aún perviven desde la época medieval y que constituye sin duda alguna uno de los puntos panorámicos más espectaculares de toda la provincia de Cádiz. Comprobadlo vosotros mismos.

Zahara-de-la-sierra-castillo

En su coqueto casco urbano resaltan la Iglesia de Santa María de la Mesa, la Capilla de San Juan de Letrán, la Torre del Reloj y el Puente de los Palominos.

Durante la fiesta del Corpus Christi, declarada de Interés Turístico Nacional, no sólo se puede disfrutar de su cuidada ornamentación sino que también permite degustar su gastronomía autóctona, con platos como los quemones de cebolla, las sopas hervías y los borrachos azucarados. Recomendamos el popular restaurante Los Tadeos, un pequeño restaurante familiar y hotel.

Zahara-de-la-sierra-quemones

.


PUENTE NUEVO: miradores con las vistas más espectaculares de España

8 octubre, 2015 at 21:22

puente-nuevo-de-ronda

Situada en plena serranía, al noroeste de la provincia de Málaga, Ronda es visitada por multitud de turistas al año. Es sin duda uno de los rincones más bonitos de Andalucía y lugar de paso imprescindible si decides visitar Málaga.

El Puente Nuevo de Ronda, símbolo y alma de la ciudad, protagoniza una de las estampas más famosas de España: un arco de piedra que parece sujetar las dos mitades en las que el río Guadalevín parte Ronda, tiene una caída de casi cien metros.

Ronda, Andalucía, toros, caballos, bandoleros y esa caída imposible de casi cien metros en pleno casco urbano. Son demasiados elementos como para que no sea ya una imagen de España y lo español para el turismo extranjero.

La primera construcción del Puente Nuevo de Ronda se terminó en 1735 (s. XVIII). Se derrumbó seis años más tarde y murieron más de 50 personas. Uno años más tarde, en 1751 se iniciaron las obras del nuevo puente, que no se terminaron hasta 1793.

Gracias a él se conectó el barrio moderno con el barrio antiguo y se hizo posible que la ciudad siguiera ampliándose y expandiéndose.

puente-nuevo-de-ronda-6

El arquitecto José Martín de Aldehuela se encargó del proyecto. La base de la construcción son sillares realizados con la piedra extraída del mismo fondo de la garganta del Tajo de Ronda, de ahí que su color se mimetice con el barranco.

El puente está compuesto de tres cuerpos: posee un arco central de medio punto de grandes dimensiones que se apoya en otro más pequeño y por el cual pasa el río Guadalevín. Sobre este primer arco central y a ambos lados, se abren otros dos arcos de medio punto que sostienen la calle.

puente-nuevo-de-ronda-centro-interpretacion-3

Para verlo en toda su grandeza el Puente Nuevo de Ronda, lo mejor es asomarse desde los miradores de la Plaza de España o de la calle de Ernest Hemingway, en la parte nueva de la ciudad, justo a la entrada del puente. Que tengan cuidado aquellos que sufran de vértigo: la caída de casi cien metros hasta el lecho del río será demasiado para ellos.

Han pasado más de dos siglos y el puente sigue dando imagen de solidez y agilidad, gracias al espacio abierto de los arcos. Pasado el asombro, podemos cruzar y visitar el centro de interpretación en el que se explica la historia y las vicisitudes del mismo.

puente-nuevo-de-ronda-centro-interpretacion-2

Si te apetece hacer una pequeña ruta, le proponemos bajar el Tajo por el Camino  de los Molinos. Las vistas son espectaculares, y durante la primavera el valle es una alfombra de flores.

Por cierto que el Puente Nuevo de Ronda no es el único puente de Ronda. Aún está en servicio el antiguo puente árabe, no tan impresionante, pero útil y en pie pese al paso del tiempo.

ronda-puente-arabe

Foto de esturismo.eu

Ya en Ronda, habrá que ver la otra gran atracción de la ciudad, su plaza de toros, la Real Maestranza de Caballería de Ronda. Otro lugar de interés es el Museo del Bandolero. Y a la hora de comer, excelentes productos, como embutidos ibéricos, quesos, aceite o espárragos trigueros.

ronda-museo-bandolero-3

Ciudad de Ronda

Ronda es una ciudad monumental (declarada Conjunto Histórico – Artístico) que bien merece una visita para disfrutar de su encanto especial.

ronda

Rodeado de exuberantes valles y con vistas de vértigo, cualquiera que haya tenido la suerte de visitar Ronda entenderá su atractivo. Es uno de los pueblos más bellos y visitados de España (tercer destino más visitado de Andalucía).

A lo largo de la historia, Ronda ha sido una de las ciudades más inexpugnables de Andalucía. Principalmente debido a su posición geográfica, pero también se debe a una serie de conjuntos amurallados y accesos construidos por los árabes durante toda la era islámica. Conforme la ciudad crecía, más murallas y puertas se construían. Hoy en día, las murallas árabes ofrecen una visión única en el pasado de Ronda.

ronda-murallas-arabes

Ronda también es conocida como la cuna de la tauromaquia. La plaza de toros de la Real Maestranza es uno de las más antiguas y pintorescas en España. Fue construida en 1785 por el arquitecto José Martín de Aldehuela, el mismo arquitecto que construyó el Puente Nuevo. Tiene capacidad para acoger a 5000 espectadores.

ronda-plaza-toros-real-maestranza

Los baños árabes de Ronda son los mejor conservados de España. Se construyeron a finales del siglo XIII durante el reinado del rey Abomelik. La caldera utilizada para calentar el agua es aún visible y se mantiene en buenas condiciones. Las rejillas de ventilación en el techo en forma de estrella se modelaron a raíz de los baños de la Alhambra de Granada.

ronda-baños-arabes

En el Palacio de Mondragón se encuentra el museo municipal y algunos jardines verdaderamente excepcionales. Construido en 1314 por el rey Abomelik, fue utilizado más adelante como residencia principal de los reyes Isabel y Fernando.

ronda-palacio-mondragon

La Plaza Duquesa de Parcent es la plaza más pintoresca de Ronda, llena de monumentos. La iglesia de Santa María la Mayor es la más destacada. Una iglesia que tardó más de 200 años en construirse y es una mezcla de estilos gótico y renacentista.

ronda-Plaza-Duquesa-de-Parcent

Por último, destacar que a veinte kilómetros a las afueras de Ronda quedan las ruinas del antiguo asentamiento romano de Acinipo. Se distinguen un gran teatro que data del siglo I d.C.

ronda-ruinas-acinipo

.


UBRIQUE: ruta de los pueblos blancos de Andalucía

13 mayo, 2015 at 19:43

ubrique

Pensar en Andalucía es llenarse de los colores de las buganvillas y gitanillas, del blanco de sus paredes encaladas, del azul profundo de sus mares bajo el sol. Así, la conocida como Ruta de los Pueblos Blancos nos lleva a recoger un sinfín de imágenes populares salidas del corazón mismo de Andalucía.

Esta ruta es una de las más conocidas y cada año, miles de viajeros se dispersan por los caminos andaluces haciendo su recorrido. Es una red de caminos que nos llevan a unos 20 municipios de las provincias de Cádiz y Málaga. Pueblos y ciudades que comparten esas casas con fachadas de blanca cal tan características en gran parte de la comunidad andaluza.

En la entrada del Parque Natural de Grazalema y del Parque Natural Los Alcornocales entramos en el siguiente pueblo que forma parte de la ruta: UBRIQUE (Cádiz), un destino ansiado por el viajero que quiere fundirse con la naturaleza, disfrutando de las rutas de senderismo, a pie o a caballo, que surcan sus bosques y cañadas.

Parque-Natural-de-los-Alcornocales

La disposición de Ubrique, sus construcciones y la relación de los habitantes con su entorno a través de la cultura que le es propia, le ha valido al lugar para que fuese declarado como Bien de Interés Cultural y su casco antiguo como Conjunto Histórico.

En su entorno destacan las Sierras de Libar , Ubrique, Alta y la Silla, separadas por cursos y puertos fluviales que van a confluir al río de Ubrique, el cual termina desembocando en el importante Pantano de los Hurones, el mismo que abastece de agua a la mitad de la provincia.

El pasado de Ubrique podría remontarse a la etapa ibera y fenicia, ya que se han encontrado varios restos cerca de la ciudad romana de Ocuri (conocida como Ocurris), que era un importante enclave militar de la época. Los resto de la ciudad romana de Ocurris datan de los Siglos I-II d.C., y es uno de los mejores conservados de la comunidad Andaluza.

ciudad-romana-ocuri-ubrique

Los musulmanes construyeron junto a esta ciudad romana (Ocuris) una fortaleza llamada Cardala, que se conoce hoy como el Castillo de Fátima.

castillo-fatima-ubrique

Desde la ciudad romana de Ocuri se asoma una calzada romana (siglo I), camino de piedra por el que viajaron hombres e ideas, ejércitos, mercancías e ingenios y que unía la sierra con las costas gaditanas y malagueñas. Durante la época nazarí, la antigua calzada unía los núcleos de población de Ubrique Alto, la desaparecida Archite y Benaocaz. Esta es una de las rutas más realizadas por los turistas.

Calzada_romana-ubrique

En 1485, Rodrigo Ponce de León, Duque de Arcos conquista la ciudad en nombre de los Reyes Católicos, pasando en 1490 a pertenecer a la casa de Arcos junto con el resto de las villas de la Serranía de Villaluenga.

En el siglo XVIII se instalan las primeras fábricas de piel que mantienen la tradición de la artesanía marroquinera de origen musulmán. Padece una fuerte epidemia de cólera en el siglo XIX, que junto a las invasiones por parte de los franceses produce la destrucción de la ciudad. Posteriormente aparece el bandolerismo y las sociedades secretas. La ciudad se recupera en el siglo XX, creándose numerosas fábricas dedicadas al trabajo de la piel que hoy representan uno de los principales centros de trabajo de la piel de Europa.

No puedes perderte la visita al Museo de la Piel de Ubrique Convento de Capuchinos, del siglo XVII, que guarda entre sus muros parte de la historia de este pueblo marroquinero, leyendas y sentimientos de personajes ilustres ligados a él, como  Fray Diego José de Cádiz o Fray Buenaventura.

En el mismo casco antiguo de Ubrique, se encuentra  la Ermita de San Antonio, el templo más antiguo de Ubrique, que se remonta a la época nazarí. Forma parte de la ruta de los miradores y también entra en los monumentos religiosos de la localidad, siendo una ermita pequeña y con gran carácter en su interior. Llaman la atención su color rojo intenso y su fachada señorial.

ermita-san-antonio-ubrique

En Ubrique y sus alrededores, además de la Piel, se trabaja muy bien el Queso (Queso de cabras payoyas en pastoreo) y las Chacinas caseras como el Chorizo, el Salchichón, o la Morcilla.

Ubrique también destaca por su gastronomía que, además de los quesos, los embutidos y el jamón ibérico, ofrece diversos dulces propios como es el “Gañote”, del que se realiza de una masa casera.

gañote

Foto de Manuel Cabello y Esperanza Izquierdo – http://manuelcabelloyesperanzaizquierdo.blogspot.com.es/

La Ruta de los Miradores de Ubrique

La Ruta de los Miradores de Ubrique tiene paso por los principales lugares y monumentos, además de reservar a los viajeros las excelentes panorámicas del entorno y de las casas blancas típicas de Andalucía.

  • Mirador de las Cumbres, se accede a través de “la calzada” que comienza en la Fuente de los Nueve Caños, junto al Convento de Capuchinos.
  • Mirador de la Ermita de San Antonio.
  • Mirador de Ubrique Alto.
  • Mirador de la Ermita del Calvario.
  • Mirador “Antigua Viña del Perro”, desde el que se divisa la parte de Ubrique por donde pasa el Sendero de Largo Recorrido Europeo GR7 Peloponeso – Tarifa.
  • Mirador de Los Olivares, junto a la Plaza de Toros.
  • Mirador del Mojón de la Víbora, en la carretera hacia Cortes de la Frontera. Espectacular paisaje de Ubrique visto desde la zona sur.

https://www.youtube.com/watch?v=8-gOYFtAo-4.


JAMÓN IBÉRICO: productos auténticos de la tierra

19 diciembre, 2014 at 15:45

JAMON IBERICO

En el proceso de curación de un jamón ibérico se unen tres factores fundamentales: el legado histórico de una tradición artesanal, la climatología idónea proporcionada por las serranías españolas y las innovaciones técnicas. Con ello se consigue que el jamón ibérico desarrolle su especial e inconfundible aroma.

El apreciado cerdo ibérico es una raza milenaria autóctona, exclusiva de la Península Ibérica, a diferencia del cerdo blanco o común, que se cría en diferentes regiones del mundo. En España su zona productiva se sitúa en las provincias de Cáceres y Badajoz (Extremadura), Huelva, Córdoba y Sevilla (Andalucía), Salamanca (Castilla y León) y Ciudad Real y Toledo (Castilla La Mancha). El cerdo ibérico es un animal de piel oscura, pelo escaso y patas finas y largas pero resistentes. Los cerdos se crían en la dehesa que está formada por extensos bosques de encinas y alcornoques que producen bellotas (alimento esencial para la crianza del cerdo ibérico), donde además abundan las hierbas aromáticas como el tomillo y el romero, esta alimentación será la clave del inconfundible sabor y textura de los jamones ibéricos de bellota.

CERDO IBERICO

Elaboración del Jamón Ibérico

SALAZÓN:

En el proceso de salazón, se recubren todas las piezas de jamón con sal para favorecer la deshidratación y conservación de las mismas. Durante este proceso, los jamones permanecen en cámaras, completamente cubiertos de sal, a temperaturas controladas de entre 0º y 5º C y con una humedad relativa en torno al 70%-90%.

Además, en este periodo, la sal contribuye al desarrollo del color y aromas típicos de los productos curados.

El tiempo de salazón variará en función del peso de la pieza y su grado de pureza. De forma orientativa podemos apuntar que un jamón deberá permanecer en estas cámaras, un día por cada kilo que pese. A mitad del periodo de salazón, tiene lugar el volteo de las piezas, para lograr una distribución homogénea de la sal.

SALADO JAMON IBERICO

LAVADO Y ASENTAMIENTO:

Una vez finalizada la salazón, se lavan las piezas en agua templada para eliminar la sal adherida. Al finalizar el lavado se moldean y se perfilan los jamones uno a uno.

Finalmente se cuelgan de una cuerda y se introducen en una cámara para comenzar el equilibrado salino o asentamiento. Las piezas deben ir eliminando la humedad lentamente, hasta conseguir la correcta difusión de la sal entre las distintas masas musculares del jamón.

Este proceso de asentamiento tiene lugar a temperaturas controladas de entre 0º y 6º C y de un 80% a un 90% de humedad relativa. La duración del proceso de equilibrado salino es de unos 35 a 45 días dependiendo del tipo de jamón.

SECADO:

Las piezas pasan a los secaderos naturales provistos de ventanales por donde penetra un haz de luz, nunca intenso, más bien en penumbra, que cuenta con una apertura regulable que permite controlar la ventilación y con ellas las condiciones óptimas de humedad y temperatura. Este periodo de reposo, favorece la salida progresiva de la grasa infiltrada, alcanzando así una distribución uniforme de la misma en el tejido muscular. Su duración oscila entre 6 y 9 meses.

Este proceso se denomina “sudado de las piezas” y en él lo fundamental es que la temperatura de los jamones ascienda de manera progresiva, con lentitud, de forma gradual y controlada, cerrando o abriendo ventanas convenientemente y protegiendo al jamón de cualquier sobresalto térmico.

Con la proximidad de los meses de verano, la exudación de los jamones se vuelve mucho más intensa y el chorreo de grasa es más acusado. Al “sudado” de grasa por el día, le procede una concentración y enfriamiento nocturno de las piezas. Todos los aromas ocultos empiezan a aflorar paulatinamente, los perfumes de sus capas adiposas expanden su delicada fragancia y el jamón ibérico empieza a adquirir su sabor característico y único.

SECADO JAMON IBERICO

MADURACIÓN:

Al salir de los secaderos, las piezas se clasifican por peso, calidad y conformación y pasan a las bodegas naturales para llegar a la última fase de curación: proceso de maduración. En las bodegas, la temperatura oscila entre 15º y 20º C y con humedades relativas en torno al 60-80%.

Durante la maduración, el jamón experimenta una serie de cambios enzimáticos y bioquímicos, que al cabo del tiempo, dan lugar a las excelentes cualidades de aromas, sabor y textura.

Una vez madurada la pieza se realiza una valoración o “cala”, que consiste en la introducción de un punzón, generalmente de hueso de vaca, en el codillo. El experto encargado de esta cala deberá poseer una gran capacidad olfativa pues, en su mano, estará el trabajo de cuatro intensos años.

Ver video Jamón Ibérico

.


BENADALID: ruta de cementerios españoles con encanto

24 noviembre, 2014 at 21:05

cementerio-de-benadalid

Visitar cementerios puede que no sea el plan turístico más solicitado pero hay algunos realmente fascinantes y que merece la pena visitar.

Benadalid es un municipio español de la provincia de Málaga (Andalucía), situado al este de la provincia en el Valle del Genal, siendo una de la poblaciones que conforman la comarca de la Serranía de Ronda.

Sierra-de-Ronda

No todos los municipios españoles tienen el privilegio de custodiar los restos de sus antepasados en una auténtica fortaleza.

Fuera del casco urbano, hacia el norte, se encuentra la vieja fortaleza o Castillo de Benadalid, de origen romano, según algunos historiadores, o netamente árabe, en opinión de otros, que sitúan su construcción entre los siglos XIII y XIV.

La fortaleza tiene planta trapezoidal y de ella se conservan algunas torres cilíndricas y un aljibe subterráneo. En el interior del recinto se ubica, desde 1821, el cementerio del pueblo, algo que es común –utilizar como camposanto unas antiguas ruinas- en algunas localidades andaluzas.

cementerio-de-benadalid-vista-aerea

En la fachada del castillo se puede ver una placa de Felipe IV con fecha MDCXXXV (1635). También existe una cruz que se construyó en el año 1776.

Al tratarse de un edificio histórico, se ha ido deteriorando con el paso de los siglos, por lo que el Ayuntamiento tiene que realizar todos los años mejoras en la infraestructura.

En el pueblo existen pocos monumentos que visitar: la iglesia, el lavadero y el castillo, que curiosamente en verano, durante las fiestas patronales de San Isidoro (durante la última semana de Agosto), a pesar de albergar en su interior 300 nichos, se convierte en el escenario principal de las batallas de moros y cristianos que recrean sus vecinos.

moros-y-cristianos-benadalid

Es por ello que en el mismo recinto se pasa del luto del otoño a la diversión veraniega.

Historia del Castillo de Benadalid

En el siglo VIII existía ya esta población con el nombre de Beni Al Jali, que procede de la tribu berberisca afincada en la zona tras la invasión musulmana, y que durante mucho tiempo fue capital de la comarca conocida con el nombre de Ta Kurunna. Los Beni Al Jali respetaron la mayoría de las costumbres de sus moradores, incluso el propio nombre de la comarca con una ligera modificación, lo que prueba la existencia en esos lugares de la influencia de la civilización romana.

cementerio-de-benadalid-torre

Del mismo modo, la construcción del castillo situado más abajo del pueblo tiene un claro origen romano, sin que los bereberes cambiaran la forma del recinto.

Durante algún tiempo, pueblo y fortaleza estuvieron en posesión del rebelde al Califato Omar Ben Hafsum, lo que da idea de la gran extensión de terreno que llegó a gobernar desde Bobastro. Posteriormente formó parte del reino de Málaga y del de Sevilla, estuvo en poder de los merinitas y, por un tratado convenido en el año 1286, pasó a manos del rey de Granada, con los castillos de Ronda, Setenil y Estepona.

Vázquez Otero nos señala que el castillo de Benadalid debió ser frontera del reino granadino con el sevillano, formando parte de una línea de torres y castillejos que empezaba probablemente, en la ribera atlántica, cerca de Vejer de la Frontera, para terminar en la mediterránea a poca distancia de Estepona”.

La fortaleza y por consiguiente la villa, fueron conquistadas por el marqués de Cádiz que se posesionó de ellas en nombre de los Reyes Católicos en el año 1485.

.