LAGO DE BAÑOLAS: lagos y lagunas naturales

12 agosto, 2015 at 20:45
lago-bañolas-atardecer-2

Foto de Marco

El lago de Bañolas (en catalán, L’Estany de Banyoles) es el lago más grande de Cataluña, en la provincia de Gerona.

Es el principal símbolo de la ciudad de Bañolas, y el lago y su cuenca lacustre son considerados el conjunto cárstico más extenso de España, constituyendo un sistema medioambiental de notable valor.

Se trata de un espacio natural único, de gran valor geológico, ecológico, paisajístico y cultural. Su importancia medioambiental le ha valido la protección del Plan de Espacios de Interés Natural (PEIN) de la Generalitat de Catalunya, la inclusión en la Lista Ramsar de Zonas Húmedas de Importancia Internacional y la propuesta de formar parte de la Red Natura 2000, en el ámbito de la región mediterránea.

lago-banyolas-vista-aerea

La formación del lago de Bañolas se remonta al cuaternario (unos 250.000 años atrás) y se explica a partir de los movimientos tectónicos que dieron lugar a los Pirineos. Una serie de fenómenos cársticos posteriores provocaron los hundimientos que permitieron la formación de la zona lacustre. El lago se alimenta del agua procedente de acuíferos subterráneos.

Los visitantes que se acercan a Bañolas para visitar el lago, llegan por el denominado Front d’Estany. Se trata de la ribera de levante, donde un agradable paseo de plataneros permite disfrutar tranquilamente del paisaje. Además, a ras de paseo pero sobre el agua, se pueden ver las tradicionales pesqueres, unas pequeñas y emblemáticas construcciones de uso recreativo levantadas durante la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX.

lago-bañolas-pesqueres

Otro paraje de especial interés es el de los Desmayos, situado al lado del Estanyol del Vilar, hacia el extremo meridional del lago. Se trata de un espacio ajardinado y romántico, con bucólicos árboles de largas ramas que rozan la superficie del agua en su lánguida caída.

El lago es un gran espacio abierto a todo el que quiera relajarse, correr, ir en bicicleta, pasear en barca o practicar los deportes acuáticos, como el piragüismo, el remo o el esquí acuático. El lago fue subsede olímpica de los Juegos de Barcelona en 1992 para las pruebas de remo.

Se puede alquilar una barca de remos de paseo o bien hacer un recorrido en una embarcación mayor, desde la Oficina de Turismo situada en el lago. También es posible bañarse en las zonas delimitadas, como la Caseta de Fusta (gratuitamente, al norte), el Club Natació Banyoles o los Banys Vells.

lago-bañolas

Si tienes un espíritu curioso, también puedes vivir una experiencia prehistórica en el Parque Neolítico de La Draga, un yacimiento de un valor arqueológico excepcional. Visita las cabañas ambientadas y viajarás más de siete mil años atrás, para descubrir cómo era la vida en este poblado situado junto al lago.

lago-bañolas-Parque-de-La-Draga

Excursión por el Lago de Bañolas

Es una ruta lineal que tiene una longitud de unos 6,8 kilómetros. Es bastante sencilla y se puede realizar tanto a pie como en bicicleta. Se tarda en recorrerlo una hora y media aproximadamente pero todo dependerá del ritmo que llevemos y de las paradas que vayamos realizando, lo interesante de esta ruta no es recorrerla en el menor tiempo posible sino disfrutar del paisaje y de los rincones tan bellos que nos vamos a encontrar.

lago-bañolas-Estanyol-del-Vilar

Lo mejor es aparcar nuestro coche en el Club de Natación de Banyoles, que está situado junto al parque de la Draga y allí podremos aparcar el vehículo sin problemas.

Caminaremos hacia el norte entre el lago y el gran parque de la Draga. El camino es muy bonito y siempre estaremos a pocos metros del agua entre vegetación muy variada como los plataneros de la Draga, el bosque de la ribera, los cañizos de los humedales o los robles y encinas del can Morgat.

En la parte de poniente del lago saldremos del bosque de Can Morgat y tomaremos unos cuantos metros la carretera de circunvalación, aquí debemos tener mucho cuidado con los peques. Antes de llegar a la riera Castellana a la derecha veremos la laguna Nou, justo en este punto de la carretera veremos un mirador, en realidad es una plataforma de madera, que hay sobre el lago.

lago-bañolas-CanMorgat

Después de una recta bastante larga dejaremos la carretera y entraremos por la izquierda hasta la fuente del Rector, en el parque de Coromina, seguimos caminando y pasaremos por la iglesia de Santa María de Porqueres, catalogada como Monumento Nacional, a la que podremos acceder si queremos por un camino que sale a mano derecha.

lago-bañolas-iglesia-de-Porqueres-2

El camino sigue por entre una zona boscosa donde podremos encontrar otra plataforma que nos lleva hasta el Lago. El sendero nos lleva entre el lago y la laguna de Vilar y el paraje de los Desmayos y nos deja en la zona de Front l’Estany que es el punto de acceso de turistas al lago, donde encontraremos bares, restaurantes y barcas y donde está situada la Oficina de Turismo. Caminando un poco más llegaremos al punto de partida.

lago-bañolas-paraje-desmayos

.


LA ANTIGUA : ermitas que merece la pena visitar

27 julio, 2015 at 19:20

ermita-de-la-antigua-4

La ermita de Santa María (La Antigua) está considerada como la catedral de las ermitas vascas, y constituye, sin duda alguna, uno de los edificios más antiguos de la zona.

Situada en la ladera del monte Beloki, próximo a Zumárraga (Guipúzcoa), desde el que se divisa esta localidad, fue la primera parroquia de Zumárraga hasta 1576, que ante la petición de los vecinos y tras años de pleitos con el señor de Lazcano, su patrono, se trasladó al pueblo en la parte baja del valle y se construyó la iglesia de La Asunción.

ermita-de-la-antigua-6

Los primeros documentos que mencionan la Ermita de la Antigua son del año 1366, cuando el rey Enrique III concedió al señor de Lazkao la posesión de la ermita.

Silenciosa y guardiana del valle desde tiempos lejanos, aún hoy en día sigue trasmitiendo a sus visitantes el asombro por su inigualable belleza interior. La ermita, además, guarda dos obras de especial interés: una talla gótica de «Andra Mari» (la virgen María) y uno de los grupos de la Piedad más antiguos de Guipúzcoa.

ermita-de-la-antigua-la-virgen-maria-2

Este monumento forma parte de la Ruta de los Tres Templos de Tierra Ignaciana, junto a los santuarios de Loiola y Arantzazu.

Arquitectura

Constituye un ejemplo claro del románico vasco, del que tan pocos monumentos perduran hoy en día (ello no obstante, encontramos elementos arquitectónicos del periodo de transición románico-gótico).

ermita-de-la-antigua

Esta joya artística y monumental fue ampliado con un ábside trapeciodal en 1480.

En la parte exterior del ábside pueden contemplarse dos elementos arquitectónicos de gran interés: un crucero gótico tallado en piedra arenisca en el tímpano de una pequeña portada, y una ventana gótica actualmente recuperada después de las obras, con una reja de hierro forjado centrada en el tímpano, de una composición muy parecida a la que rodea el crucero.

ermita-de-la-antigua-abside

Entre ambas composiciones arquitectónicas hay una orla de piedra con la siguiente inscripción, ejecutada en letras góticas: MCCCCLXXX.

De su exterior, de carácter defensivo, también destacan la portada del románico del siglo XIV y el calvario realizado en las obras de ampliación del siglo XV.

ermita-de-la-antigua-puerta-principal-2

Su primitiva construcción románica no posee contrafuertes exteriores por estar formada por una construcción que se techó y cubrió originalmente con madera.

Tiene una inigualable belleza interior siendo la mezcla de piedra y madera lo más destacable. Destaca su extraordinaria cubierta en artesonado de madera de roble, un complejo entramado de vigas, tirantes, antepechos y tornapuntas.

ermita-de-la-antigua-2

Son muy curiosos los relieves que se pueden ver parte de su maderamen interior, ya que aparte de diversos motivos geométricos, aparecen talladas cabezas y bustos de mujer y la representación de la leyenda de San Miguel y el dragón.

ermita-de-la-antigua-madera

Impresiona saber que muchas de estas vigas, de madera de roble, tienen más de 1000 años.

Uno de los secretos de los carpinteros que participaron en la construcción del edificio era observar las fases lunares porque de ellas depende la cantidad de savia que circula por el tronco. La tala debía producirse con luna menguante y luego había que dejar sudar la madera durante años. Así la madera podría vivir eternamente.

La ermita de La Antigua está compuesta por una sola nave, la cual está dividida en tres partes por seis gruesos pilares cilíndricos. Además, tiene dos cerchas extremas sobre los muros frontales de la fábrica, el correspondiente al presbiterio y al hastial cabecero.

La Ermita de la Antigua estuvo a punto de desaparecer en los años 80 por una infección de xilófagos que afectó a la madera. Pero los habitantes de Zumárraga se volcaron en la “Operación Teja” realizando aportaciones de 10.000 pesetas que les hacía propietarios de una teja de la ermita.

Ermita con leyenda

Cuentan antiguas historias, de las que se transmitieron boca a boca a través de generaciones y generaciones, que las paredes de la Ermita de la Antigua de Zumárraga fueron construidas con las piedras que arrojaron los gentiles (jentiles, término vasco que designa a los paganos de las leyendas tradicionales) desde la sierra de Aizkorri. Pretendían así destruir un templo que ponía fin a una época de creencias paganas que serían sustituidas por el cristianismo. Dicen que en las escaleras de la entrada aún se pueden ver las marcas de los dedos que dejaron los gentiles en las piedras.

ermita-de-la-antigua-jentiles

Foto de Gonzalo (Blog: Se hace camino al andar)

Leyendas al margen, todo parece indicar que en el origen, hubo aquí, en la ladera del monte Beloki un fuerte defensivo, y no es de extrañar porque se trata de un lugar estratégico desde que el que poder controlar todo lo que se moviera en kilómetros a la redonda. Es la zona hoy conocida como Valle del Urola.

Fiestas de Santa Isabel

Son muy interesantes las fiestas de Santa Isabel (2 de julio) cuando los vecinos de la localidad y comarca suben, desde primeras horas de la mañana, en romería hasta la Ermita de La Antigua donde celebran misa, y los dantzaris de la localidad, tras una breve procesión alrededor del templo, ejecutan ante el altar una antigua Danza de Espadas, la Ezpata Dantza de Zumarraga.

ermita-de-la-antigua-Fiestas-de-Santa-Isabel-2

Tras la misa repiten la misma danza en el exterior y bailan también el Aurresku. Después se celebran comidas con las cuadrillas y familias amenizadas con txistularis, trikitrilaris, etc…, hasta la tarde que vuelven a bajar a la localidad en alegre romería.

.


MONASTERIO DE SANTO DOMINGO DE LIÉBANA: monasterios y conventos con encanto

16 julio, 2015 at 18:44

Monasterio-de-Santo-Toribio-2

El Monasterio de Santo Toribio de Liébana es un monasterio franciscano localizado en el municipio de Camaleño y próximo a Potes, en la comarca de la Liébana (Cantabria). Se encuentra medio escondido entre los pliegues orográficos del monte de la Viorna, en las estribaciones de los Picos de Europa.

Monasterio-de-Santo-Toribio-entorno

Fue declarado Monumento Nacional el 11 de agosto de 1953.

Los orígenes del monasterio son muy oscuros, probablemente un monje natural de Turieno llamado Toribio y que fue obispo de Palencia (530-540), fundó el primer monasterio siguiendo trazas visigóticas. Por aquel entonces el monasterio sería conocido como Monasterio de San Martín de Turieno.

Historia

El primer documento escrito en que aparece mencionado el monasterio data del año 828. El monasterio se mantuvo bajo la advocación de San Martín de Turieno, pero ya en el siglo XII (1125) aparece en documentos con su denominación actual de Santo Toribio (Sancto Martino ve/Sancto Toribio episcopo).

Monasterio-de-Santo-Toribio-escrito

Tras la invasión musulmana del año 711 y la rápida conquista de la Península, los cristianos que defendían el estado hispano-visigodo se replegaron hacia las montañas cántabroastúricas e hicieron frente con éxito en la batalla de Covadonga (722), así como en otras escaramuzas que tuvieron lugar en nuestros montes, como en el cercano lugar de Cosgaya, que sirvieron para tomar confianza de sus fuerzas e iniciar la Reconquista. Se constituyó el reino asturiano con don Pelayo, a quien sucedió Alfonso I, hijo de su colaborador el duque Pedro de Cantabria, casado con Ermesinda, hija del caudillo de Covadonga.

Este rey de sangre cántabra pobló y organizó el territorio de Liébana con cristianos de la Meseta, para crear un vacío estratégico como frontera frente a los islamitas en el valle del Duero. Entre ellos vinieron monjes que se instalaron en numerosos lugares de nuestra comarca, fundando monasterios como el de San Martin de Turieno, que andando el tiempo se convertiría en Santo Toribio de Liébana.

Es posible que a mediados del siglo VIII, una vez consolidada la Reconquista en esta zona, se trajesen aquí los restos del obispo Toribio de Astorga y las reliquias del Lignum Crucis -que según la tradición él había traído de Jerusalén- para depositarlas en un lugar seguro como era este monasterio, que ya había adquirido cierto prestigio en el territorio cristiano.

Monasterio-de-Santo-Toribio-historia

El monasterio actual empezó a construirse en 1265 (siglo XIII) pero no sería hasta el siglo XV cuando las obras fueron dadas por terminadas. Durante los siglos sucesivos fueron efectuadas diversas reformas y ampliaciones, entre ellas la construcción del claustro en el siglo XVIII. Después de la guerra civil de 1936 el Organismo Regiones Devastadas efectuó una profunda remodelación (1957-1961) del monasterio, según los expertos bastante desafortunada, y que es la imagen que nos ha llegado hasta hoy en día.

AÑO JUBILAR

Desde su llegada, quizás en el siglo VIII, se veneraba la sagrada reliquia de la Cruz de Cristo en Santo Toribio. Sin embargo es a principios del siglo XVI cuando, teniendo en cuenta la tradición, los papas Julio II y León X ratifican definitivamente el Jubileo, con indulgencia plenaria para los años en que la fiesta de Santo Toribio (el 16 de abril) coincide en domingo, extendiéndose la gracia también a los siete días siguientes a la fiesta.

Monasterio-de-Santo-Toribio-Jubileo

Con el tiempo la cofradía de Santo Toribio se denominó de la Santísima Cruz, sobre todo a partir del siglo XVI con la institución del Jubileo, por la importancia que iba adquiriendo  el culto a la reliquia, celebrándose su fiesta el día 3 de mayo, en conmemoración de la invención o descubrimiento de la Santa Cruz.

La UNESCO ha declarado los Caminos de Santiago del Norte, también llamado de la Costa, Patrimonio de la Humanidad. En esta declaración está incluido el ramal del Camino Lebaniego, uno de los itinerarios de peregrinación más antiguos del mundo.

Arquitectura

Se han encontrado en excavaciones arqueológicas restos de un anterior templo prerrománico (asturiano o mozárabe tal vez) y otro románico aunque hoy día solo pueden verse restos románicos entre el actual monasterio de lo que fue el antiguo cenobio.

Monasterio-de-Santo-Toribio-exterior

La iglesia actual empezó a construirse a mediados del siglo XIII (1236) en estilo gótico monástico de influencia cisterciense. La iglesia se construyó de nueva planta sobre otra anterior románica y esta a su vez sobre otra prerrománica.

Posee una cabecera de tres ábsides poligonales y un cuerpo de tres naves de similar altura. Todas las bóvedas son de crucería y algunas llevan nervios de refuerzo.

Monasterio-de-Santo-Toribio-interior

La escasa decoración se concentra en los capiteles. Los del ábside mayor llevan decoración figurada de cabezas humanas y de animales, el toro y el oso, que según la leyenda ayudaron a Santo Toribio a construir la iglesia. En el ábside central se venera la imagen de la Virgen de los Angeles, del siglo XVI.

En el ábside del evangelio se conserva la estatua yacente de Santo Toribio. Tallada en madera de olmo de Burgos consta que existía en el monasterio al menos desde el año 1316. Conserva la policromía original.

Al exterior destaca la fachada meridional en donde se encuentran las dos portadas. La más amplia es la principal, en arco apuntado rodeado de arquivoltas, que apoyan en capiteles cuyas representaciones simbólicas hacen referencia a los sacramentos. A su derecha y embutida junto a un contrafuerte se construyó la Puerta del Perdón, que se abre solemnemente para el Jubileo. A los pies de la edificación se eleva una maciza torre de campanas, en cuyo interior se encuentra el coro.

Monasterio-de-Santo-Toribio-PUERTA-DEL-PERDON

Durante la Edad Moderna se inicia la decadencia del monasterio, al transformarse en parroquias un gran número de las iglesias lebaniegas que de él dependían, acabando su vida monástica con la desamortización de Mendizábal, en 1837.

En 1960, tras la restauración del ruinoso edificio, se hace cargo de él una comunidad de PP. Franciscanos, que actualmente lo regenta, recordando la tradición que señala a San Francisco como visitante de Santo Toribio en su peregrinar a Compostela.

Lignum Crucis

La tradición la relaciona con el origen del monasterio, pero lo más verosímil es que fuese traída al mismo tiempo que los restos de Santo Toribio de Astorga, alrededor del siglo VIII. Según el P. Sandoval, cronista de la orden benedictina, esta reliquia corresponde  al «brazo izquierdo de la Santa Cruz, que la Reina Elena (madre del emperador Constantino, en el siglo IV) dejó en Jerusalén cuando descubrió las cruces de Cristo y los ladrones. Está serrado y puesto en modo de Cruz, quedando entero el agujero sagrado donde clavaron la mano de Cristo».

Monasterio-de-Santo-Toribio-Lignum-Crucis

Un análisis científico del sagrado leño, determino que «la especie botánica de la madera del Lignum Crucis es Cupressus Sempervivens L., tratándose de una madera extraordinariamente vieja y que nada se opone a que alcance la edad pretendida».

Ermita de Cueva Santa

El primitivo monasterio estuvo rodeado de todo un conjunto de capillas y minúsculas ermitas, algunas de ellas semi-rupestres, que salpican las cercanas cumbres y laderas, donde se retiraban los monjes en sus penitencias. Algunas de ellas hoy en día se pueden visitar; la más destacable es la conocida como la Cueva Santa, que la tradición supone retiro cenobítico de Santo Toribio.

Monasterio-de-Santo-Toribio-ERMITA-CUEVA-SANTA

La Cueva Santa es una construcción prerrománica, de influencia asturiana, construida en torno al año 900 (s. VIII), que se encuentra en la ladera norte del monte de la Viorna. Consta de dos plantas, la inferior, excavada en la roca sería la celda y la superior construida de mampostería una capilla.

La Cueva Santa se edificó aprovechando la roca existente y se accede a ella por medio de un sencillo arco de medio punto formado por grandes dovelas que apoya en cimacios prismáticos y éstos, a su vez, sobre jambas monolíticas. El techo es de lanchas de piedra y hay una pequeña ventana. Al piso superior se accede por una escalera. En una de las dovelas del arco de entrada aparece una cruz pomeleada. Otra cruz aparece pintada en el interior de la celda.

Monasterio-de-Santo-Toribio-ERMITA-CUEVA-SANTA-interior

.


CASTILLO DE COCA: ruta de castillos medievales

9 junio, 2015 at 18:07
castillo-de-coca

Fotografia de Medyr

El castillo de Coca es una fortificación de la localidad de Coca (Segovia); fue construido en el siglo XV y está considerado como una de las mejores muestras del gótico-mudéjar español, así como uno de los castillos castellanos más icónicos.

Su construcción asombra y enamora a quienes lo ven por primera vez, pues expresa en cada una de sus formas realizadas con el ladrillo, un conjunto arquitectónico original e imaginativo como pocos.

Fue mandado levantar en el año 1473 por Don Alonso de Fonseca, Tercer Señor de Coca, una vez que en 1453 el rey Juan II había otorgado su permiso para tal empresa a su tío y Arzobispo de Sevilla también llamado Alonso de Fonseca. Su artífice material fue el alarife Alí Caro, de origen musulmán, residente en Ávila y a quien también se le atribuye la construcción del castillo toledano de Casarrubios del Monte.

castillo-de-coca-antiguo

Tiempo después el castillo de Coca pasaría a manos de la Casa de Alba, la cual, en 1954 lo cedería al Ministerio de Agricultura con el fin de instalar en él una escuela de capacitación forestal aún a día de hoy activa. Fue declarado Monumento Histórico Artístico en 1928.

Arquitectura

castillo-de-coca-entrada

Es una mezcla de arquitectura militar occidental y árabe, algo que se pone de manifiesto en la decoración. Tiene planta cuadrada, foso y dos recintos amurallados, lo que le confiere el carácter de inexpugnabilidad que le ha caracterizado a lo largo de los siglos.

Edificado en su totalidad en ladrillo salvo en saeteras y ventanas para las que se destinó material pétreo, lo primero que llama la atención del castillo caucense es que no se encuentra, como es habitual en la mayoría de fortalezas, en una posición elevada, sino que se asienta en un terreno totalmente llano y abierto a la población.

castillo-de-coca-ladrillo-4

Dicha circunstancia se explica porque el de Coca, sin renunciar a unas potentes defensas en las que a continuación nos detendremos, es un castillo de eminente carácter señorial y residencial.

Consta de un enorme foso abordable a través de un puente levadizo que desemboca en el primero de los dos cinturones fortificados existentes, el cual, es franqueable a través de una potente puerta enmarcada por sendos cubos ligeramente ochavados y almenados.

castillo-de-coca-vista-aerea

El segundo de los recintos se corresponde con el núcleo residencial de la fortificación propiamente dicho, cuyas principales estancias se articulan en torno al Patio de Armas; un espacio que en la actualidad es réplica del suntuoso patio original, desmontado y vendido por la Casa de Alba durante la primera mitad del siglo XIX.

También de planimetría cuadrangular y reforzado en varios de sus lienzos por cubos almenados, el espacio principal del castillo queda definido por cuatro potentes torres en cada uno de sus ángulos, llamadas popularmente Torre del Homenaje, Torre de Pedro Mata, Torre de la Muralla y Torre de los Peces.

castillo-de-coca-torre

La más llamativa de todas es, obviamente, la Torre el Homenaje, situada en la esquina nororiental del conjunto, dominando la población y con visibilidad directa desde su parte más elevada con las no lejanas fortalezas de Cuéllar e Íscar.

El interior es de gran lujo y fastuosidad, y conserva la decoración mudéjar. En sus salas se ven representados hermosos motivos geométricos mudéjares realizados con estucos y pinturas, aportándonos así mismo un legado único e irrepetible. El castillo se encuentra abierto al público y ofrece visitas guiadas.

castillo-de-coca-interior

Así pues, el castillo de Coca, como hemos dicho, puede ser considerado una de las obras cumbres del gótico-mudéjar castellano, una construcción en la que el empleo del ladrillo alcanza su máxima expresión no solo con fines constructivos, sino también decorativos.

El pueblo de Coca

pueblo-de-coca

Coca se encuentra situada al noroeste de la provincia de Segovia. Ubicada en la comarca de Tierra de Pinares, destaca por su cuidado entorno, y por ser población con un extenso pasado histórico, que abarca desde los primeros vestigios del Calcolítico, hacia el 2.500 A.C., pasando a formarse en sus diferentes etapas a lo largo del tiempo la Cauca Vaccea, Romana, Visigoda y ya en la Edad Media, se establece definitivamente como cabeza de Comunidad de Villa y Tierra.

Sobre el casco urbano de Coca destaca la torre de ladrillo románico-mudéjar de su antigua iglesia de San Nicolás (llamado el campanario de San Nocolás) hoy desaparecida.

Campanario-de-San-Nicolás- coca

También podemos apreciar cerca de la torre, la iglesia parroquial de Santa María la Mayor. Esta iglesia parroquial es un impresionante edificio del gótico tardío, cuya planta de cruz latina aparece cubierta con bóvedas de crucería. En su interior merece destacarse los sepulcros renacentistas de la familia de los Fonseca, señores de la villa, realizados en su mayor parte en mármol de Carrara por los escultores Domenico Fancelli y Bartolomé Ordóñez en 1520.

iglesia-de-Santa-María-la-Mayor-coca

A este patrimonio monumental de Coca hemos de unir la ermita de Santa Resalía con sus bellas esculturas prerromanas, y el Puente del Hospital de Ntra. Sra. de la Merced.

.


ALBARRACÍN: pueblos medievales de España

11 mayo, 2015 at 20:16
Albarracín

Fotografía de Antonio Garcia

Albarracín está considerado el pueblo medieval más bonito de España. Puerta de entrada a la sierra de Albarracín, se encuentra en el suroeste de la provincia de Teruel (Aragón) y cuenta con poco más de 1.000 habitantes.

Es una ciudad medieval que se encuentra sobre la colina de los Montes Universales y que está rodeada, por un lado por el río Guadalaviar y, por el otro por su recinto amurallado que termina en el castillo. Una situación estratégicamente inmejorable en cuanto a defensa, lo cual impulsó su importancia en el pasado.

La localidad es Monumento Nacional desde 1961; posee la Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes de 1996, y se encuentra propuesta por la Unesco para ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la belleza e importancia de su patrimonio histórico.

Historia

Albarracín-historia

En la Edad de Hierro estuvo habitada por la tribu celta de los lobetanos. Se han encontrado importantes pinturas rupestres epipaleolíticas y neolíticas de estilo levantino, esquemático y semiesquemático en el pinar del rodeno.

Durante la época romana se llamó, al parecer, Lobetum, y en tiempos de los visigodos, Santa María de Oriente.

Durante el período andalusí, el clan bereber de los Banu Razin alcanzó el poder convirtiéndose en la dinastía soberana de la taifa de Albarracín. De este linaje procede el propio nombre de la población (al-Banu Razin: (la ciudad) de los hijos de Razín). De esta magnífica etapa se conservan dos importantes testimonios: la torre del Andador -situada en lo alto del recinto exterior- y el Castillo de Albarracín, que albergó la antigua alcazaba de los Banu Razin.

El pueblo

Lo que más sorprende es su peculiar arquitectura popular, el trazado de sus calles adaptadas a la difícil topografía del terreno, con escalinatas y pasadizos, y en el conjunto de su caserío de muros irregulares, de color rojizo, con entramado de madera, los bonitos soportales, los balcones…

Albarracín-arquitectura

Si no las paredes, los aleros de los tejados prácticamente se tocan, en esa construcción típico de los pueblos que no tienen demasiado espacio y buscan resguardarse de las inclemencias del tiempo. Porque en Albarracín hace mucho frío en invierno: estamos en una de las zonas más frías de España. Eso sí, ver el pueblo nevado o asistir a una nevada en él es una de las imágenes más bonitas que podemos guardar en la memoria. A resguardarse del frío toca…

No te puedes perder coger la senda por el paseo fluvial que recorre el meandro del río Guadalaviar, y pasar por el puente colgante, y ver a continuación una pequeña noria que subía el agua a una acequia.

Albarracín-paseo-fluvial

También podemos disfrutar de abundantes monumentos, como la Iglesia de Santa Maria, la Catedral, el Palacio Episcopal y algunas mansiones señoriales, entre las que destaca la de los Monterde.

Además está la popular casa de la Julianeta, que parece salida de un pincel cubista por sus líneas deformadas, la casa de la calle Azagra, la plaza de la Comunidad, la Ermita de San Juan y la pequeña y evocadora Plaza Mayor.

Albarracín-casa-julianeta

Ya llegando al final del pueblo, nos topamos con la Torre blanca, una de las torres defensivas de Albarracín. En su interior alberca un centro de exposiciones, para acceder hay unas escaleras exteriores con vistas al cementerio, así que no son actas para supersticiosos y personas con vértigo.

Albarracín-torre-blanca

Por supuesto, no te puedes perder, sin duda, visitar los bares, tascas y restaurantes en los que disfrutar de la gastronomía típica de la zona: ternasco de Aragón, estofado de ciervo, caldereta de cordero, conejo escabechado, migas con uva, farinetas, gachas, gazpacho de pastor, sopas de ajo, revuelto de setas, huevos con jamón, truchas al vino… ¡Imaginaos alguno de estos manjares para calmar el frío en invierno! Y para deleitarse en verano, claro, con una buena siesta después.

Recomendamos dejar el coche en alguno de los aparcamientos en la parte inferior del pueblo, pues es tarea casi imposible circular por sus callejuelas, y sólo apta para sus habitantes que conocen bien el entramado. Todo el pueblo tiene el suelo empedrado y con muchas cuestas.

Finalizado nuestro recorrido por el pueblo de Albarracín, si nos quedamos con ganas de más, a cuatro kilómetros tenemos el parking-merendero donde parten las pistas de senderismo para ver las diferentes pinturas rupestres en el Parque Cultural de Albarracín.

Albarracín-pintura-rupestre

El Castillo del Andador

Albarracín cuenta con un imponente cinto de murallas que culminan en el castillo del Andador. La parte antigua, la Ciudad, con sus casas colgadas sobre la hoz del río, es la más bonita. El Arrabal, es la otra parte, situada en la vega del Guadalaviar.

Albarracin-Castillo

Desde lo alto del castillo tenemos un estupendo mirador sobre el pueblo. También desde abajo son perfectamente visibles las murallas del siglo XIII que recorren gran parte de la montaña adaptándose a la irregularidad del terreno y envolviendo Albarracín.

El Castillo fue lugar de aposentamientos ya prehistóricos, y restos de cerámica indican que probablemente también los visigodos hubieran podido utilizarlo como residencia después de la invasión sobre los romanos. Fue a partir del siglo XI cuando cobrara relevancia de mano de los musulmanes.

En julio y agosto hay visitas guiadas en el Castillo, que actualmente está en proceso de restauración, que nos descubrirán sus rincones e historia.

Acueducto romano de Albarracín-Cella

El acueducto romano de Albarracín-Cella, datado en el siglo I d. C., probablemente sea la mayor obra de ingeniería romana conservada en la actualidad en Aragón y una de las obras hidráulicas más importantes en la península Ibérica.

Albarracín-acueducto

Es una obra un tanto insólita y misteriosa por cuanto no sabemos exactamente el uso que dicho acueducto tenía, pues poseía un elevado caudal de agua: parece que en un principio no abastecía a ningún gran núcleo habitado, sólo a un ciudad romana de pequeño tamaño que debía encontrarse bajo la actual Cella, si bien no hay restos arqueológicos que evidencien otras ciudades romanas en la zona ni núcleos habitados de importancia, por lo que se ha pensado que su uso, además de urbano, fuera eminentemente industrial o agrícola, aunque tampoco sabemos para qué actividad fue utilizado; se plantea la posibilidad de que sirviera para batanes, fraguas o molinos que estarían en la zona de Cella.

Albarracín-acueducto-2

El acueducto es visitable, en la actualidad, en ocho tramos que van desde Albarracín hasta Cella, pudiéndose hacer el recorrido en una dirección u otra.

.