Cuevas con encanto: CUEVAS SUBTERRÁNEAS DE LAGUARDIA

29 abril, 2017 at 19:31

cuevas-laguardia-el-fabulista

Laguardia es una villa amurallada situada en el sur de la provincia de Álava (País Vasco), en la comarca de la Rioja Alavesa.

Este pueblo amurallado está completamente rodeado por viñedos y es el lugar perfecto para descubrir la tradición vinícola de la región. Algunas de las bodegas situadas bajo las casas del pueblo están abiertas a los turistas y son de visita obligada.

cuevas-laguardia-pueblo

Foto de www.newartgaze.com

Uno de los mayores atractivos de Laguardia es poder acceder a los calados. Pero, ¿qué son los calados? Se trata de cuevas que socavan el suelo de Laguarddia y de otros pueblos medievales de esta comarca del sur del País Vasco, que linda con La Rioja, y que tradicionalmente han sido utilizadas para albergar bodegas de vinos.

En realidad los calados no se abrieron para tal fin, sino que su origen se encuentra en  la época medieval, cuando los habitantes de estos pueblos fortificados situados en tierras fronterizas buscaban protección ante los numerosos ataques.

cuevas-laguardia-eguren-ugarte-2

Bodegas de Eguren Ugarte

El resultado fue que pueblos como, por ejemplo, Laguardia están tan horadados por cuevas, que su centro histórico amurallado desde siempre ha estado cerrado al tráfico de vehículos por el peligro de hundimientos en la calzada.

Laguardia podría ser recorrida casi en su totalidad por los pasillos subterráneos que conforman estas bodegas. Cada casa posee en su subsuelo la bodega correspondiente, cuyas medidas no se relacionan proporcionalmente con las de la casa a la que pertenecen; así existen casas enormes con bodegas pequeñas y viceversa.

cuevas-laguardia-10

En concreto, en Laguardia se considera que hay más de 300 cuevas o túneles que las unen, las cuales durante mucho tiempo fueron utilizadas como bodegas donde se elaboraba vino.

cuevas-laguardia-mapa

Las cuevas se encuentran a ocho metros de profundidad, y en la actualidad se utilizan para guardar barricas donde envejece el vino.

Te recomendamos visitar las Bodegas Casa Primicia, considerada como la bodega más antigua de Rioja Alavesa, la cual ocupa el también edificio civil más antiguo de este pueblo medieval. Entre los siglos XI y XV era un palacete, pero posteriormente se convirtió en un lugar donde la iglesia recaudaba diezmos y primicias. Muchos siglos después, en 1973, el edificio, muy deteriorado, fue adquirido por Julián Madrid, un viticultor de Laguardia que rehabilitó por completo sus calados.

cuevas-laguardia-casa-primicia-2

Muy cerca de esta bodega también puedes visitar Bodega El Fabulista, cuyos calados se extienden bajo el Palacio de los Samaniego, sede actual de la oficina de turismo de Laguardia.

cuevas-laguardia-el-fabulista-2

Bodega El Fabulista

Pueblo de Laguardia

cuevas-laguardia-calle-2

La historia de este lugar comienza hace miles de años, ya que se encontraron vestigios de un asentamiento prerromano celtibérico del siglo XII a.C. Un poco más adelante en el tiempo, en el año 1164, el rey Navarro Sancho VI “el Sabio” le otorga fueros y ordena levantar una muralla de la que aún se conserva una parte, al igual que 5 de sus puertas: Santa Engracia, San Juan, Páganos, Carnicerías y Mercadal.

cuevas-laguardia-puerta-muralla-4

Se encuentra situado en la cima de la colina, vigilando los viñedos que lo rodean, con la cordillera cantábrica al fondo. Es, sin lugar a duda, uno de los pueblos más famosos y atractivos de la zona.

En la Edad Media la comarca recibió diversas denominaciones (Leguarda, Lagarde, Lagardia y Guardia, entre otros) hasta que se decidió ponerle “La Guardia de la Sonsierra Navarra”. Por supuesto, era demasiado extenso y si bien es el oficial, todo el mundo la conoce como Laguardia.

El trazado medieval de las estrechas calles de Laguardia, las puertas de acceso a la villa y los restos de murallas que aún quedan te trasladarán en el tiempo, lo mismo que los restos del neolítico o de la edad del bronce que se encuentran en las cercanías y que son los más antiguos de comunidades agrícolas descubiertos en Euskadi.

cuevas-laguardia-dolmen-2

Dentro de su centro histórico encontraremos callejuelas empedradas y casas palaciegas muy bien conservadas que aún atesoran blasones y escudos labrados. No podéis dejar de visitar sus iglesia de Santa María de los Reyes. A su lado le acompaña la Torre Abacial de origen militar.

cuevas-laguardia-iglesia-santa-maria-de-los-reyes

Foto de Santi Mendiola


ALBUFERA: atardeceres de ensueño

19 abril, 2017 at 6:21

albufera-puesta-sol

La Albufera de Valencia, con 21.000 hectáreas de superficie, constituye uno de los humedales costeros más representativo y valioso de la Comunidad Valenciana, hasta el punto de que en 1986 fue declarada Parque Natural.

Localizada a unos 15 kilómetros del extremo sur de la ciudad de Valencia, constituye el mayor lago de la Península Ibérica. En torno al lago de la Albufera, antiguo golfo marino cerrado por una restinga o cordón litoral y alimentado por las aguas dulces de barrancos, acequias y surgencias denominadas ullals.

Es un lugar ideal para ver una puesta de sol insólita pues en el resto de la Comunidad Valenciana, el sol se pierde tras las montañas, pero en la Albufera, se funde prácticamente con el agua.

albufera-puesta-sol-9

Su valor para el medio ambiente es sumamente importante, pues en ella habitan especies en peligro de extinción, como el fartet y el samaruc. Puedes descubrir la Albufera en un paseo a pie recorriendo el Parque Natural.

albufera-fauna-2

La Albufera comprende seis islotes, llamados matas, que albergan densa vegetación. Estos islotes se denominan Mata del Fang, Mateta de Baix, Mata de la Barra, Mata de l’Antina, Mata de San Roc y Mata del Rey.

albufera-mapa

Se organizan visitas guiadas en bici por los ecosistemas del Parque Natural de la Albufera y paseos en barca por el lago. Puedes contratar las entradas desde aquí.

Historia de la Albufera

albufera-historia-barraca

La formación de la Albufera tuvo lugar hace 1,8 millones de años como resultado del cierre del golfo o bahía de la costa valenciana por un cordón litoral. La separación definitiva entre la Albufera y el mar se produjo durante la época romana.

Albufera significa, según su origen árabe al-buhayra, el marecito o el pequeño mar. En algunos poemas árabes se le denomina Espejo del Sol, término que ya da una idea aproximada de la belleza y el romanticismo que caracteriza a este paraje. Fue también conocido por los romanos como Nacarum Stagnum.

La reducción de la Albufera ha sido constante. El lago, hasta la segunda mitad del siglo XIX, llegaba prácticamente hasta la ciudad, pero poco a poco se fue secando artificialmente para reconvertirlo en arrozales. En la actualidad hay un complejo sistema de acequias y compuertas que provocan la inundación de los arrozales.

albufera-arrozal

En el año 1865, el lago pasó a ser propiedad del Estado, dando por finalizados más de seis siglos de propiedad real, en los que la Albufera había pasado de mano en mano. Más tarde, ya empezado el siglo XX, la laguna pasó a ser propiedad de Valencia.

La barraca valenciana

La barraca es la construcción típica valenciana, utilizada en su día, tanto por labradores como por pescadores.

albufera-historia-barraca-2

Antiguamente, era la vivienda típica en todas las poblaciones alrededor de Valencia, en toda su huerta, así como en los poblados marítimos. Se utilizaba tanto para vivienda como para almacén. En la actualidad aún se conservan algunas, sobre todo en la zona de la Albufera, donde podremos encontrarnos tanto con barracas, podemos decir, “modernas” (construidas con materiales distintos a los tradicionales) como antiguas.

albufera-barraca


PULPO A LA GALLEGA

5 abril, 2017 at 19:35

pulpo-a-la-gallega-2

El pulpo a feira -o pulpo a la gallega- es un plato tradicional de Galicia y básico en su gastronomía, aunque su consumo se ha generalizado por toda España.

Se trata de un plato elaborado con pulpo cocido que principalmente está presente en las ferias de Galicia, de donde procede su nombre. Es una de las elaboraciones más universales de la gastronomía gallega, pero también de la cocina española.

El plato originario y tradicional, el auténtico pulpo a feira, consta solo de pulpo cocido, sal gorda, pimentón y aceite de oliva. Luego hay otra variante más moderna, denominada más comúnmente como “pulpo a la gallega”, que introduce la patata cocida como acompañamiento.

pulpo-a-la-gallega-patata

Origen e Historia

Los griegos consideraban el pulpo como un manjar, siendo junto a los salmones y las lampreas el plato elegido para las ocasiones especiales, como dejaron plasmado en numerosos mosaicos de la época que han llegado hasta nuestros días.

Los griegos comían el pulpo cocido acompañado de perejil y una salsa de naranja por encima. No sería hasta la época de los maragatos, cuando se crearía la receta tal y como la conocemos hoy en día.

pulpo-a-la-gallega-historia

Los maragatos empezaron a comer el pulpo seco que los gallegos no utilizaban para la realización de sus recetas, hidratándolo con aceite de oliva y el pimentón con el que comercializaban cada día. Tras observar el éxito del nuevo plato, los gallegos lo incorporaron a su variedad gastronómica de las fiestas regionales.

La zona donde hay más pulperías y donde se dice que se prepara mejor el pulpo a feira es una aldea do Carballiño llamada Arcos. Esto se debe a la proximidad del monasterio de Oseira, cuyo dominio se extendía antiguamente hasta Marín. Dado que pescadores de esta villa pagaban los diezmos al monasterio con pulpos, los monjes, a su vez, pagaban  a los campesinos do Carballiño con este cefalópodo.

Monasterio-de-Oseira-arco

EL SECADO

Mucho antes de que el pulpo se conservara en cámaras de frio industrial, la única y más popular forma de conservación era el secado. Así como los marineros vascos secaban el bacalao, los marineros gallegos secaban el pulpo, y era así como se conservaba y transportaba a los pueblos del interior de Galicia y del resto de la península donde era considerado un preciado manjar.

pulpo-a-la-gallega-secado-3

Es precisamente en el secado del pulpo donde se encuentra la explicación al hecho de que el Pulpo a feira fuera un plato preparado tradicionalmente en ferias y romerías del interior de Galicia, y no en pueblos costeros como sería de esperar.

RECETA AUTÉNTICA DEL PULPO A FEIRA

Ingredientes del pulpo “á feira“: Pulpo, agua, aceite, pimentón dulce y sal marina gruesa.

Preparar el pulpo: Si el pulpo es fresco debe mazarse sobre una superficie dura antes de cocinarse. La tradición indica que deben ser 33 golpes. Pero si el producto es congelado ya no es necesario. El proceso de congelación ablanda el pulpo de forma natural sin que pierda ni su sabor ni sus propiedades.

pulpo-a-la-gallega-fresco

Cocer el pulpo: El pulpo se limpia quitando del interior de su cabeza las tripas, la boca con forma de pico y los ojos y frotando bien sus tentáculos. Luego se pone agua a hervir sin sal y cuando alcance la temperatura de cocción se coge el pulpo por la cabeza y se introduce y se saca de ella tres veces seguidas. En este proceso los tentáculos se rizan y encogen parcialmente. Luego lo sumergimos completamente en el agua y cuando vuelve a hervir lo dejamos hacerse durante unos 30 minutos. Su cocción dependerá del tamaño del pulpo, por lo que es recomendable pincharlo cada cierto tiempo para saber si está en su punto (si se hierve demasiado tiempo, volverá a endurecerse).

pulpo-a-la-gallega-cocina-5

Presentar el pulpo “á feira“: Una vez que el pulpo esté correctamente cocido, se deja reposar unos minutos antes de retirarlo del agua. Luego se cortan sus tentáculos con una tijera (es más fácil y rápido que con un cuchillo) en rodajas de menos de un centímetro de espesor y se colocan en un plato (en las ferias y restaurantes tradicionales el plato suele ser de madera). Se riega con abundante aceite de oliva virgen, se espolvorea con sal gruesa y se le añade, según el gusto de cada uno, pimentón dulce o picante. No olvides tener pan a mano porque no dudarás en mojarlo en la salsa que quede una vez te hayas terminado el pulpo.

pulpo-a-la-gallega-cocina


FUNDADOR PEDRO DOMECQ: bodegas de España que merece la pena visitar

6 febrero, 2017 at 21:34

bodegas-pedro-domecq-5

El complejo Fundador Pedro Domecq, situado en Jerez de la Frontera (Cádiz), es un espacio que cuenta con las bodegas más antiguas y singulares de Jerez.

Las Bodegas Pedro Domecq son las más antiguas de Jerez pues su fundación data del año 1730. Su visita te sumerge en el romanticismo del siglo XVIII a través de su marco arquitectónico, la armonía de sus edificaciones, sus jardines, plazas y patios, donde nació el primer brandy español (Fundador).

Es un conjunto monumental que conserva desde las torres de una muralla medieval hasta el claustro de un convento del siglo XIV.

bodegas-pedro-domecq-2

Más de 100.000 botas de roble americano reposan en las históricas bodegas jerezanas de Domecq. Sus instalaciones de elaboración y crianza ocupan 25 hectáreas.

bodegas-pedro-domecq-viñedos

De la veintena de variedades de vid realmente importantes que se producen en la zona del Jerez Superior, las que en Pedro Domecq interesan son únicamente dos: la palomino, para los vinos secos, y la pedro ximénez, para los dulces. Sólo dos clases de cepas… pero con calidad y en cantidad suficientes como para crear algunos de los vinos más importantes del mundo.

Historia

La tradición familiar de las bodegas Domecq se inicia en 1730 con el precursor de la bodega, el irlandés Patrick Murphy. Pero la bodega adquiere la espectacular dimensión con la que cuenta en la actualidad a mediados del siglo XIX, con la llegada a Andalucía de Pierre Domecq, un joven y emprendedor aristócrata francés. Pierre era socio de la firma inglesa Ruskin, Telford & Ruskin y su misión era, precisamente, la de representar en España a esa prestigiosa casa londinense en el comercio de vinos. Pero las bodegas, los vinos, los caballos y los aires de Jerez hicieron su efecto y convirtieron al poco tiempo a Pierre Domecq en… Pedro Domecq.

bodegas-pedro-domecq-estatua-4

Así fue como Domecq estrenó su propio negocio y su bodega se convirtió, rápidamente, en proveedora de la Casa Real.

Desde el siglo XVIII, la familia Domecq ha reunido, en sus propiedades, los más cotizados viñedos de la zona del Jerez Superior. Esto permitió que la bodega fuera creciendo de forma vertiginosa y, de generación en generación, sus representantes fueron pregonando por todo el mundo el viejo lema familiar: ‘Domecq Oblige’.

bodegas-pedro-domecq-historia-puerta-rota

Más de 250 años de historia europea enriquecen el patrimonio cultural de Domecq. Nombres ilustres de las artes, de la política y de las ciencias figuran en los libros y documentos de su archivo familiar. Es el caso de Nelson, Napoleón, Fox, Jorge IV, Fernando VII y Fleming, entre otros.

El complejo Pedro Domecq

El conjunto de edificaciones que compone el núcleo histórico de la Bodega tiene dos accesos principales.

Uno de ellos, el situado en la parte sur, se localiza en la zona denominada Puerta de Rota, así conocida porque en ese lugar se encontraba una de las puertas de la muralla árabe que rodeaba a la ciudad durante la Edad Media y de la cual quedan aún varios tramos bien conservados.

bodegas-pedro-domecq-puerta-rota

Esta entrada cuenta con un hermoso jardín diseñado en 1823 y que posee casi cien especies distintas de plantas y árboles tanto autóctonos como de otras procedencias (Bien de Interés Cultural por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía).

La fachada norte se encuentra en la calle San Ildefonso, en pleno corazón del Jerez medieval. Desde la puerta de entrada a la bodega pueden contemplarse algunos de los monumentos más representativos de Jerez como son la Catedral, el Convento del espíritu Santo, la Iglesia de San Mateo y la torre barroca de la Iglesia de San Miguel.

bodegas-pedro-domecq-6

Foto de Manolo Vega

Las bodegas están perfectamente integradas en el diseño urbanístico del Jerez del siglo XVIII, constituyéndose en uno de los mejores ejemplos de lo que localmente se conoce como “arquitectura bodeguera”, grandes edificios que manifiestan la importancia que la industria vitivinícola ha tenido siempre en la ciudad y su entorno.

De entre todos los edificios que componen la totalidad de las bodegas algunos de ellos forman el verdadero corazón del conjunto histórico: San Pedro, El Castillo, El Molino, La Tribuna y La Luz.

bodegas-pedro-domecq

Pero el más bello rincón del conjunto de edificios, desde el punto de vista arquitectónico, pertenece a los claustros. Este patio, parcialmente cubierto, fue claustro del Convento del Espíritu Santo, el más antiguo de los existentes en Jerez y que data del siglo XIV. Evitando su total deterioro, Domecq lo compró a las dominicas a finales del siglo XIX y lo fue restaurando hasta conseguir devolverle su peculiar fisonomía, logrando así salvar tres cuartas partes de su estructura primitiva.

La Bodega el Molino

La fundación de Domecq se remonta al año 1730, aprovechando un edificio que albergó un antiguo molino del siglo XVII y que hoy es la bodega más representativa y la que más fielmente reproduce la rica historia de la empresa.

bodegas-pedro-domecq-molino

Su visita permite a los visitantes dar un salto atrás en la historia del vino y del brandy de Jerez. Son muchas las anécdotas y curiosidades que encierran estas paredes centenarias.

Aquí descansan las soleras ancestrales de Domecq, los vinos y brandies que fueron el origen de las marcas que hoy todos conocemos. Son verdaderas reliquias, joyas de la enología cuyas edades medias rondan los cien años. Vinos como Amontillado 51-1ª, Capuchino, Sibarita, Venerable… y también la primera bota de Fundador, firmada por Alfonso XIII.

También se hallan en este rincón las botas que se dedicaron a muchos de los ilustres visitantes que pasaron por la bodega, como Alexander Fleming, Manolete, Lola Flores o los reyes Fernando VII, Victoria Eugenia y Umberto I de Italia. Todos ellos tuvieron la ocasión de disfrutar de una copa de los más preciados vinos y brandies de Domecq.

bodegas-pedro-domecq-firmas-4

La Bodega El Molino da paso al Patio del Sagrado Corazón, espacio abierto con arcos y columnas de piedra y flanqueado por limoneros, naranjos, rosales y flores diversas que llenan de colorido y aromas las primaveras de Domecq. En uno de sus extremos, el patio da al gran jardín de Puerta de Rota y, en el otro, se encuentra el acceso al edificio de oficinas frente a cuya entrada hay una pequeña fuente que contiene en el centro un busto dedicado a Pedro Domecq Loustau.

No te olvides de consultar el horario de visitas a este maravilloso complejo monumental con las bodegas más antiguas y singulares de Jerez.


JABUGO: ruta del jamón ibérico de Jabugo

17 octubre, 2016 at 19:02

Jabugo

La gastronomía de Huelva es simplemente única y el Jamón Ibérico de su Sierra, el Jamón de Jabugo, es un verdadero manjar.

La ruta del jamón ibérico de Jabugo comprende los 31 municipios integrados en la zona de elaboración y maduración de la DOP Jamón de Huelva en las comarcas de Sierra de Aracena y Picos de Aroche y de Cuencas Mineras. Gran parte del territorio es Parque Natural y Reserva Mundial de la Biosfera. En él se crían los cerdos ibéricos con los que se elaboran los reconocidos jamones de Jabugo.

jabugo-panoramica

Hoy vamos a dar un paseo por Jabugo, municipio situado al norte de la provincia de Huelva que pertenece al partido judicial de Aracena. En este municipio el jamón es protagonista sólo con nombrarlo y es que desde siempre ha sido uno de sus principales productores.

jabugo-matanza

El nombre de esta localidad es conocido en todo el mundo gracias a la calidad que otorga una raza de cerdo ibérico que hace que el jamón sea más jugoso y sabroso. Por eso cuando oímos hablar del “jamón de jabugo”, aunque no siempre proceda de aquí, es seguro que tiene excelente calidad.

Los restos arqueológicos aparecidos en la villa permiten fechar el origen de su actual población en el Paleolítico, gracias a la Cueva de la Mora, lugar donde se encontraron vestigios del paso del hombre fechados en el año 5.000 a.C; los más antiguos de toda la sierra onubense.

jabugo-cueva-de-la-mora

Tras descubrir un poco de la historia es momento de acercarnos al centro urbano de Jabugo para conocer su patrimonio cultural. Su monumento más destacado es la Iglesia parroquial de San Miguel, declarada Bien de Interés Cultural. De estilo barroco, se construye por orden del arzobispo de Sevilla en el año 1774 (s. XVIII).

jabugo-iglesia-san-miguel-arcangel

Distribuidas por sus calles veremos algunas casas que datan también del siglo XVIII así como el famoso lavadero de Los Romeros.

jabugo-lavadero-romeros-2

Merece la pena adentrarse en su entorno natural para visitar lugares como el Tiro Pichón, unas instalaciones recreativas ubicadas sobre el valle de la rivera de la villa.

Además el visitante puede comprobar que el agua en Jabugo también tiene un papel fundamental, formando fuentes, barrancos y manantiales; una zona perfecta para la práctica de senderismo. De hecho existen varios señalizados.

jabugo-senderismo

Tradicionalmente las labores características de su artesanía se basaban en la elaboración de encajes de bolillo y bordados; labores que aún permanecen.

El producto estrella de su gastronomía es, sin duda, el jamón; y todos los derivados del cerdo.

jamon-jabugo

La festividad más importante de esta localidad se celebra en julio en honor a Nuestra Señora de los Remedios.