LOS MARINES: ruta del jamón ibérico de Jabugo

15 abril, 2018 at 20:50

los-marines-3

La gastronomía de Huelva es simplemente única y el Jamón Ibérico de su Sierra, el Jamón de Jabugo, es un verdadero manjar.

La ruta del jamón ibérico de Jabugo comprende los 31 municipios integrados en la zona de elaboración y maduración de la DOP Jamón de Huelva en las comarcas de Sierra de Aracena y Picos de Aroche y de Cuencas Mineras. Gran parte del territorio es Parque Natural y Reserva Mundial de la Biosfera. En él se crían los cerdos ibéricos con los que se elaboran los reconocidos jamones de Jabugo.

Hoy te invitamos a conocer Los Marines, un pequeño pueblo en pleno centro de la comarca de la Sierra de Huelva. Se ubica en la carretera que une Aracena con Portugal, en el centro del Parque Natural de la Sierra de Aracena y los Picos de Aroche, uno de los espacios protegidos más importantes de la Comunidad y que ocupa todo el norte de la provincia con sus dehesas.

los-marines-panoramica-2

Su casco urbano, al igual que la Iglesia de Ntra. Sra. de Gracia están catalogados como Bienes de Interés Cultural.

El agua es protagonista del pueblo, de ahí que existan varias fuentes públicas distribuidas por la localidad; a las que se suma un antiguo lavadero que aún trae recuerdos a sus habitantes más longevos.

los-marines-lavadero

El monumento más destacado de la villa es la Iglesia de Nuestra Señora de Gracia, del siglo XVI que alberga en su interior una pila bautismal de gran valor artístico.

Tras el recorrido cultural es momento de conocer su entorno natural, perfecto para practicar senderismo por rutas señaladas entre huertas y castañares.

los-marines-senderismo

Destacamos la parte artesanal del pueblo, la cual mantiene una tradición centenaria elaborando con varas de olivos cestas y canastos.

Historia del pueblo de Los Marines

Los Marines tuvo la fortuna de nacer como tierra prometida para austeras gentes venidas de Galicia. Efectivamente, el poblamiento, acaecido en el siglo XIV, fue realizado por hombres del valle del Sil (Santiago y Santana, 1985), guiados por los hermanos Marín, probablemente de la ciudad del mismo nombre, en la que hoy es provincia de Pontevedra.

los-marines-4

De esta forma, la toponimia contiene numerosos nombres de origen gallego, tales como Balambas, Los Garridos, El Palero, Valdelama, Las Torneras etc. (Recio Moya, R., 1994).

Poco a poco, los caseríos dispersos dieron lugar al poblado de Los Marines, que en el siglo XVI tiene ya iglesia bajo la protección de la Virgen de Gracia.

Hasta mediados del siglo XVII fue tierra de realengo del Consejo de Aracena en el reino de Sevilla. Hacia 1640 pasa a jurisdicción señorial, tras la donación hecha por Felipe IV al Conde Duque de Olivares, don Gaspar de Guzmán, para pagar los servicios prestados en la batalla de Fuenterrabía.

Al fin, el 7 de Febrero de 1768, el Rey concede el título y Privilegio de Villa a Los Marines, eximiéndola de la jurisdicción de Aracena.


PEINE DEL VIENTO: acantilados de España

20 marzo, 2018 at 22:14

peine-del-viento-1

El Peine del Viento es una de las obras más conocidas del genial escultor Eduardo Chillida, que se encuentra situada en un extremo de la bahía de La Concha, al final de la playa de Ondarreta, en el municipio de San Sebastián (Guipúzcoa).

El Peine del Viento es un conjunto de esculturas que fue instalada en 1977, en colaboración con el arquitecto Luis Peña Ganchegui, que fue el encargado de diseñar el entorno. Un nutrido grupo de profesionales participó en la construcción, que requería de un especial cuidado.

El espacio donde se sitúan las esculturas había sido concebido para la creación de un aparcamiento, pero a pesar de las presiones recibidas por algunos sectores de la ciudad, el alcalde Lasa apostó por el proyecto de Chillida a cambio de ceder a otras propuestas como la colocación de nuevas fuentes en la ciudad. «Gracias a que el anterior alcalde rechazó el proyecto, me ha dado tiempo a descubrir que era imprescindible hacer tres esculturas y no sólo una».

peine-del-viento-construccion-2

El conjunto escultórico está formado por terrazas de granito de color rosa y tres piezas de acero aferradas a las rocas que resisten a los continuos embates del mar. Es uno de los lugares más frecuentados por los visitantes y lugareños, un espacio mágico desde el cual se puede contemplar el mar en todo su esplendor, y, en especial, durante los días de temporal, cuando las olas embisten con toda su furia contra las rocas del acantilado.

Según dijo Chillida, su intención era que el viento se peinara antes de entrar en la ciudad; de ahí su nombre.

Características y sentido de la obra

peine-del-viento-material

Chillida encargó a la fundición Patricio Etcheberría, en Guipúzcoa, la fabricación en acero Cor-ten de tres piezas similares, pero no idénticas. Cada pieza, de 10 toneladas y más de 2 metros de altura y anchura, está formada por cuatro barras gruesas de sección cuadrada que emergen de un tronco común enraizado a la roca. Una de las barras marca la curva en el aire y traza una paralela con el tronco común, antes de volver a incrustarse en la roca. Los otros tres brazos se retuercen y curvan a modo de garfios atrapando el espacio en su interior y modelando el espacio que los envuelve. El factor común de la obra escultórica de Chillida es que lo primordial es el aire.

El Peine del Viento es un peine porque es un artificio del hombre, del hombre que trata de domar, de comprender, de transformar en su lenguaje, de peinar el viento que llega del mar. Ese viento es el horizonte, y el horizonte, donde tierra-mar-cielo convergen, enfrenta al hombre consigo mismo y con la naturaleza a la que pertenece, a veces con consciencia de ello, a veces no.

peine-del-viento-temporal-2

El peine es de acero porque simboliza la herramienta del hombre, el material proletario con el que construimos herramientas resistentes, como un peine que pretende domar el viento del mar. Y es de acero Cor-ten porque es una herramienta recubierta de bagaje, en comunión con la tierra, con el lugar. Muestra la honestidad del paso del tiempo, la derrota asumida frente a la tempestad del mar, frente a la naturaleza transformadora. Es de acero Cor-ten porque representa esa redención.

Sistema de Tubos

Además, a través de un sistema de tubos, el aire impulsado por las olas sale a la superficie por unos orificios emitiendo un sonido muy peculiar. Los días de gran oleaje, el espectáculo es aún más impresionante, pues ese sonido va acompañado de agua pulverizada.

Serie de esculturas Peine del Viento

Si nos fijamos en la ficha técnica del Peine del Viento veremos que es el Peine del Viento XV, el decimoquinto de la serie, es decir, que ha hay catorce piezas anteriores a ésta.

Chillida comenzó en 1952 su serie de esculturas Peine del Viento, y no fue hasta 1977 cuando por fin se construyó el Peine del Viento de Ondarreta.

peine-del-viento-serie-3

La primera escultura de la serie, Estudio Peine del Viento I, es la más esquemática, de líneas rígidas y racionales. Un despliegue de planos y ángulos geométricos extendidos a lo largo de dos puntos de apoyo que marcan la rigidez de su estructura y la dureza de sus formas de chapa de hierro. Durante esta época también realizó collages y dibujos que mantienen el estatismo de este primer periodo.

En los collages, Chillida dispone formas geométricas sobre el plano, a través de una superposición de papeles artesanales recortados a los que aplica alquitrán para dar distintas tonalidades y una apariencia similar a la oxidación de las esculturas de hierro.

peine-del-viento-collage-2

La evolución de la serie Peine del Viento no concluye con la colocación de las tres piezas en Ondarreta. Eduardo Chillida continúa indagando en el tema y, la realización de cinco esculturas desde Estudio Peine del Viento XVI (1974) a Peine del Viento XX (1999), pone de manifiesto que sus inquietudes e interrogantes siguen vigentes, que el artista continúa materializando nuevas variaciones sobre el mismo tema.


FRÍAS: pueblos medievales de España

19 febrero, 2018 at 18:08

 

frías

A unos 80 km al nordeste de Burgos (Castilla y León) y a orillas del río Ebro, se encuentra Frías, la ciudad más pequeña de España.

Declarada Bien de Interés Cultural en 2005, forma parte de la asociación Los Pueblos más Bonitos de España. Frías es uno de esos conjuntos con encanto en que parece que el tiempo se detuvo hace muchos siglos y perderse por sus calles es una auténtica delicia.

Situada sobre un peñasco, el cerro de La Muela, se encuentra muy cerca al río Ebro, enclave estratégico de paso desde la época romana y sobre todo en época medieval, que unía la costa cantábrica y la meseta, dando lugar a la notable prosperidad de Frías y de su conjunto monumental. En este cerro, destacan el castillo de los Velasco y la iglesia de San Vicente.

frías-vista-panoramica

 

Es una ciudad que mantiene su estructura medieval claramente defensiva, una muralla rodeo el cerro por su parte norte, mientras que en el sur se apiña el caserío que se adapta a la forma del peñasco sobre el que se asienta.

Sus calles se dibujan paralelas al borde de las laderas, rodeando el cerro, y en alguna ocasión las casas se dibujan colgadas ante la pendiente.

Su Conjunto Histórico lo forman declarados Monumentos: Su Castillo, Iglesias, el Convento de Santa María del Vadillo, Rollo de Justicia, Puente Medieval a orillas del río Ebro…un lugar con cultura e historia de altura.

Además de bello, Frías es un pueblo muy bueno por su gastronomía donde destacan sus típicas morcillas y guisos.

Morcilla-de-burgos

Otro de los grandes alicientes de realizar una visita a Frías es que su privilegiada situación geográfica es clave para poder hacer excursiones por dos maravillosas comarcar burgalesas como so La Bureba y Las Merindades. A sólo dos kilómetros al suroeste de Frías tenemos el precioso pueblecito de Tobera (en realidad es una pedanía de Frías) , conocido por las bellas cascadas del río Molinar que surcan sus calles.

frías-tobera-2

Origen e Historia

Frías aparece citada por primera vez en la segunda mitad del siglo IX. Sería uno de tantos pueblos surgidos en los primeros momentos de la ocupación del Alto Ebro. De aquellos años nos quedan los sepulcros rupestres de los alrededores de la parroquia de San Vicente, entonces cementerio.

El nombre del pueblo procede de “Aguas Fridas”, después reducido a la segunda parte de esta denominación.

Pasado el siglo IX, aparece por estas tierras el rey navarro Sancho III el Mayor, cuya base de actuación será Oña. Como consecuencia de la división del reino, esta parcela burgalesa quedará dentro de Navarra. Las luchas con Castilla obligarán a levantar castillos enriscados en los más importantes pasos: Santa Gadea del Cid (Término), se pone a punto Pancorbo y se levantan ex profeso los de Tedeja (en la Horadada, cerca de Trespaderne) y Petralata (en lo alto del Portillo de Busto). Frías pudo servir de defensa complementaria. Con la derrota de Atapuerca (año 1054) el pueblo pasa pertenecer al condado de Castilla que, desde entonces, tendrá la consideración de reino.

frías-derrota-atapuerca

Frías adquirió importancia partir de la concesión de su fuero por Alfonso VIII de Castilla en 1202. Como curiosidad Frías tiene el título de ciudad desde 1435, por disposición del rey Juan II.

El Castillo de Frías

El castillo de Frías, llamado de los Velascos o de los Duques de Frías, se alza en lo alto del cerro (Peñasco de la Muela) que domina la población, y el cercano río Ebro cruzado por su magnífico puente medieval fortificado.

frías-murallas

Ocupa el lugar donde existiría una pequeña fortificación defensiva de los siglos IX y X con papel de vigilancia frente a las tropas musulmanas del Emirato de Córdoba, aunque pronto el adversario será el Reino de Navarra.

Sin embargo, el conjunto actual es una construcción que es el resultado de la agregación de obras que van de los siglos XII al XVI.

La vista de la fortaleza desde las calles adyacentes de Frías, que aparentemente amenaza despeñarse sobre el pueblo, es de las más pintorescas y espectaculares que se pueden contemplar en España.

frías-castillo-vistas-2

De la primera construcción de tiempos de Alfonso VIII se conserva en el patio de armas el muro sur de la zona noble residencial, que se comunicaba con el exterior mediante tres ventanales ajimezados románicos. Cada uno de ellos consta de dos arcos de ligero perfil apuntado unidos por una columna mainel.

Los tres capiteles que coronan dichos parteluces nos merecen especial atención sus hermosos capiteles de tradición silense que muestran animales fantásticos finamente esculpidos, como parejas de grifos. Se trata de una obra de comienzos del siglo XIII y el taller que los esculpió parece el mismo de otras iglesias próximas de La Bureba como Soto de Bureba o Hermosilla.

frías-castillo-capitel

Las Casas Colgadas de Frías

Las casas, de toba y madera, han aprovechado el reducido espacio que le brinda “La Muela”, gran roca sobre la que se asienta la parte alta de la Ciudad, de tal manera que están construidas en los mismos extremos de la roca, pareciendo que forman parte del precipicio.

frías-casas-colgadas-4

 

Es el ejemplo de un urbanismo y una arquitectura que se adapta al escaso terreno con el que cuenta la parte alta de Frías, lo que obliga a desarrollar la casa tanto hacia arriba como hacia abajo, excavando en la roca de toba, superando el número habitual de dos plantas.

Si se accede por el lado sur a la ciudad tendremos unas magnificas vistas de estas casas colgadas.

frías-6-foto-de-alvaro

El Puente Medieval de Frías

Siendo los puentes medievales verdaderas maravillas ingenieriles y artísticas, suelen pasar bastante desapercibidos por el gran público, éste de Frías es in embargo uno de los más famosos y admirados.

frías-puente-4

Forma, junto al de Puente la Reina, Cangas de Onís, Balmaseda, Besalú y algunos pocos más, parte de ese grupo de puentes privilegiados que sí aparecen en las guías turísticas convencionales.

La base del puente y los tajamares son de época romana y por él cruzaba la calzada romana. Ya en tiempos medievales fueron necesarios importantes reconstrucciones.

frías-puente


LOS CAÑOS DE MECA: atardeceres de ensueño

29 enero, 2018 at 20:28

caños-de-meca-atardecer-3

Las puestas de sol en Los Caños de Meca son todo un clásico. La excelente orientación de estas costas permite disfrutar de un espectáculo natural, diario y gratuito, en el que el sol desaparece en el horizonte bajo la inmensidad del océano Atlántico.

Los Caños de Meca es un pequeño núcleo de población perteneciente al municipio de Barbate (Cádiz), muy cerca del Estrecho de Gibraltar y a 37 Km de las costas de Marruecos. Es uno de los destinos más evocadores de la costa sur española.

caños-de-meca-panoramica

Su franja costera que se extiende desde el Cabo de Trafalgar hasta los acantilados del parque Natural de la Breña y Marismas de Barbate. Conservado, prácticamente libre de la presión urbanística es una zona de interés para la defensa nacional. Posee un medio natural bien conservado y de gran belleza paisajística que ofrece la imagen de un territorio vacío ocupado por pinares, playas, dunas y acantilados, prácticamente vírgenes.

Gozando de una situación inmejorable, se encuentra en el centro del triángulo formado por los municipios de Conil, Barbate y Vejer, junto a la pedanía de Zahora y a tan solo 7 kilómetros de El Palmar. El Palmar es una de las playas más famosas de la zona, donde podrás ver uno de los atardeceres más impresionantes del sur de Andalucía.

caños-de-meca-el-palmar-atardecer

Desde los años 60 los Caños fue punto de encuentro entre seguidores del movimiento hippy. Hoy se adapta al empuje del turismo intentando no perder su espíritu libre, su imponente naturaleza salvaje y sus playas y calas limpias, que conforman algunas de las estampas más pintorescas de Andalucía.

Los Caños de Meca es un destino de playa, un lugar donde comer muy bien y un rincón conocido por tener una vida nocturna vibrante aunque pausada y solo concentrada en los meses de verano. Es además un punto de partida de rutas naturales con encanto y meca para aficionados a deportes de mar como el windsurf, el kite-surf o el surf, que encuentran en sus aguas condiciones ideales y en muchos casos extremas, para soltar adrenalina.

caños-de-meca-deportes-2

Historia

Los Caños de Meca se encuentra en un punto estratégico y de tradición histórica: Cabo de Trafalgar, y desde siempre ha visto pasar por sus aguas a las grandes civilizaciones del Mediterráneo, que han dejado sus huellas en estas tierras. En este punto fue donde se libró la batalla de Trafalgar, contienda de la que fueron testigos los preciosos acantilados de esta playa.

caños-de-meca-batalla-de-trafalgar

El nombre de la localidad hace referencia a una fuente (“caños”) cuya agua fue muy popular al menos durante la época de la dominación musulmana, por lo cual habría recibido el nombre de La Meca, ciudad santa del islam. Estos “caños” o fuentes de agua dulce aparecen desde los acantilados, y acaban desviándose hasta el final de la playa nudista llamada “Pequeña Lulú”.

caños-de-meca-fuentes-2

 

Considerado en el siglo XIX un despoblado, estaba relacionado con la ciudad romana de Baesippo, la octava fortificación en la vía romana que iba de Málaga a Cádiz.

Debido al miedo por la piratería efectuada por los Bereberes procedentes del norte de África, la zona costera de Barbate se llevó muchos años prácticamente despoblada. La población se centraba únicamente en el castillo de Santiago de Barbate y en la fortaleza Jadraza de Zahara de los Atunes, que contaban con los medios de protección necesarios para repeler los abusos.

A esa etapa de inseguridad pertenecen las antiguas torres almenaras del Tajo del siglo XVI situada en los acantilados del Parque Natural de la Breña y orientada hacia África, años más tarde se construiría la de la Meca. Estas torres tenían una función de protección, a través de las cuales, los encargados avisaban mediante señales de fuego a la población de la llegada de piratas a la costa.

caños-de-meca-torre-del-tajo-2

El barro milagroso

Es importante mencionar que las playas de Caños de Meca están llenas de barro “milagroso” que los viajeros recogen directamente de las rocas para conseguir una piel tersa y suave embadurnándose por completo.

caños-de-meca-barro-2

Si vas a visitar Caños de Meca, puedes beneficiarte de un tratamiento natural para tu piel. En las paredes que estructuran el litoral, puedes recoger la arcilla natural plagada de minerales y vitaminas esenciales para la piel. Consiste en un tratamiento muy sencillo, solo tienes que coger un poco de arcilla y mojarla en el agua de la playa. Luego lo tratas poco a poco, y lo juntas como si fuese masa de pan hasta obtener una especie de crema. Es cuando podrás echártelo por todo tu cuerpo. Cuando acabes, toma el sol y espera unos 40 minutos hasta que se seque. Por último, toma un baño y cuando lo retires de tu cuerpo, notarás una suavidad extrema en toda tu piel.

Las mejores zonas para ver la puesta de sol

caños-de-meca-atardecer-4

  • La zona más popular es junto al Faro de Trafalgar, en el montículo elevado que sostiene al edificio. Es una atalaya privilegiada y los efectos lumínicos en el cielo y en el mar son preciosos. Al ser una zona de corrientes y aguas movidas, la experiencia es aún mejor. Aquí se concentran en verano decenas de personas, que en silencio disfrutan de este espectáculo natural.
  • Las dunas de la carretera del faro. Los que no lleguen a tiempo a la base de faro, pueden subirse a alguna de las dunas de la carretera y contemplar también muy bien el evento.
  • La Jaima. Se ha convertido en tradición tomarse algo en la Jaima contemplando el atardecer.
  • Las playas de Zahora y la terracita del Sajorami son también puntos de observación reseñables. Nos cuentan que hay veces en que incluso los espectadores terminan el espectáculo con un aplauso.

EL MARMITAKO: platos típicos con tradición

18 enero, 2018 at 18:58

marmitako-3

El Marmitako es un plato típico del País Vasco cuyo nombre en euskera significa “de la cazuela”. Su nombre proviene de la palabra marmita que es el recipiente donde se preparaba el guiso.

Se trata de un guiso de atún con patatas, cebolla, pimiento y tomate, principalmente. En algunos lugares se sirve caliente en una cazuela de barro. El atún con el que se cocina es el denominado Thunnus alalunga (atún blanco o bonito del norte).

marmitako-bonito-de-norte

En realidad, lo que en el País Vasco se llama Marmitako, es una simple olla de pescado que Asturias Y Galicia se llama Cazuela, Marmita o Caldereta/Caldeirada de bonito. En Cantabria a este plato se le llama Sorroputun.

También se puede preparar con otro tipo de pescado, marmitako de salmón, de abadejo…

Origen e Historia

marmitako-arrantzale-historia-3

Su origen se encuentra en los pescadores del norte de España (vascos, asturianos y cántabros). El Marmitako servía para alimentar a la tripulación de los barcos pesqueros vascos. Antaño, los cocineros disponían de pocas materias primas para elaborar la comida, así que con algo de pescado, unas patatas y poco más era suficiente.

Al contrario de lo que se podría pensar, era tradicionalmente una comida de verano simplemente por el hecho de que era durante los meses más cálidos cuando se pescaba el bonito. Si hacía mucho calor, el Marmitako se comía templado.

marmitako-pesca-bonito

Antiguamente, en Asturias y Galicia, este plato se hacía con nabos o con castañas, ya que las patatas no llegaron a España hasta el siglo XIX, y era el rancho habitual de los pescadores cuando faenaban, usando atún recién pescado, con lo que el resultado de aquel humilde rancho era espectacular.

RECETA AUTÉNTICA DEL MARMITAKO

marmitako

Antes de empezar con la receta, nos gustaría dedicarle unas palabras a los pimientos choriceros. El pimiento choricero es un tipo de pimiento rojo seco, muy típico en la cocina vasca, pero desgraciadamente difícil de encontrar fuera del País Vasco. En el peor de los casos, sustitúyelo con pimiento rojo normal. Aunque nunca será lo mismo, es como sustituir pasas con uvas…

marmitako-pimiento-choricero

Esta receta tiene una parte que es clave, y es la de romper las patatas en lugar de cortarlas. “Romper” las patatas significa introducir un poco el filo del cuchillo en la patata para a continuación girar hacia fuera, rompiendo así un trozo de patata en lugar de resultar en un corte limpio. Esto es importante porque ayuda a preservar la estructura natural de la patata, soltando así más almidón cuando se cocina. Como resultado, la salsa queda más espesa y contundente sin necesidad de añadir ningún otro ingrediente.

Ingredientes (para 2 personas)

marmitako-ingredientes-2

  • 200 gr de bonito
  • 1 Cebolla pequeña
  • 1 Pimiento verde
  • 2 Patatas grandes
  • 1 Diente de ajo
  • 1-2 Pimientos choriceros secos
  • 1 Tomate pequeño (opcional)
  • Perejil fresco
  • Aceite de oliva
  • Txakoli (vino blanco)
  • Agua
  • Sal

Elaboración:

marmitako-elaboración

  1. Corta las verduras en trozos pequeños. Las patatas hay que pelarlas y “romperlas” en lugar de cortarlas.
  2. Sofríe la cebolla en una cazuela con algo de aceite hasta que se dore ligeramente.
  3. Añade el pimiento verde y déjalo cocinar unos minutos.
  4. Añade las patatas y el ajo y deja cocinar todo unos minutos.
  5. Añade el vino (a mí me gusta añadir una buena cantidad de vino, aproximadamente un vaso).
  6. Añade el pimiento choricero. Puedes utilizar una o dos cucharadas de la carne de pimiento choricero o pimientos choriceros secos. En el segundo caso, es necesario hidratarlos previamente (tenerlos un rato en agua) para después quitarles la piel y quedarse solo con la carne.
  7. Añade agua, la suficiente como para cubrir las verduras.
  8. Añade sal al gusto.
  9. Cubre la cazuela y deja cocinar a fuego lento, dando vueltas de vez en cuando. Si es necesario, añade más agua.
  10. Si quieres utilizar tomate, añádelo casi al final. Yo utilicé un rallador de queso para rallar el tomate, convirtiéndolo en una especie de salsa antes de añadirlo.
  11. Una vez que las patatas estén hechas, el Marmitako está prácticamente terminado. Corta el bonito en pedazos del tamaño de un bocado y añádelo a la cazuela. Deja la cazuela en el fuego unos 2 o 3 minutos más.
  12. Sirve el Marmitako y espolvoréalo con perejil fresco.