EL GAZPACHO ANDALUZ: platos típicos con tradición

10 agosto, 2015 at 20:46

gazpacho-andaluz

Se conoce como gazpacho a un tipo de preparación culinaria consistente en la elaboración de una sopa fría con ingredientes como el aceite de oliva, vinagre y hortalizas crudas: generalmente tomates, pepinos, pimientos, cebollas y ajo.

El gazpacho es uno de los platos más internacionales de la cocina española, y una de las preparaciones más antiguas de nuestro recetario.

gazpacho-andaluz-ingredientes-2

Como decíamos, es una sopa que a diferencia de las sopas comunes, se sirve fría, comúnmente en los meses calurosos de verano y en una cazuela de barro, que ayuda a mantenerla fresca y a darle un sabor característico.

Su color varía desde el anaranjado pálido al rojo, según se empleen tomates más o menos maduros.

Origen e Historia

gazpacho-andaluz-origen

El origen del actual gazpacho es incierto, ya que se trataba de una preparación cuyo origen estuvo en las clases sociales desfavorecidas, aunque tradicionalmente se le ha considerado un plato del interior de Andalucía y de campesinos, donde el aceite de oliva y los productos de la huerta son abundantes, y los veranos muy secos y calurosos. Por esta razón se le conoce comúnmente como gazpacho andaluz.

A pesar de ello, el origen del gazpacho como plato “desmigado” es anterior al uso de hortalizas en su elaboración y data de la época del al-Ándalus (ajoblanco).

Ajoblanco

La referencia más antigua que se hace del gazpacho aparece en 1611 en el libro Tesoro de la Lengua Castellana o Española, de Sebastián de Covarrubias. Aquí lo definió y defendió su origen. Reconocía que era comida de gentes groseras.

Según el DRAE, la etimología de esta palabra viene del hispano árabe “*gazpáčo, y este del gr. γαζοφυλάκιον, cepillo de la iglesia, por alus. a la diversidad de su contenido, ya que en él se depositaban como limosna monedas, mendrugos y otros objetos”.

A través de los años y al expandirse por las distintas regiones de España fueron variando sus ingredientes de acuerdo a lo que más abundaba en cada región, o a los gustos de cada región, de los cocineros… de esta manera, por ejemplo, podemos distinguir el gazpacho manchego, gazpacho calientes que consisten en un plato a base de carne (guiso caldoso) que se sirve caliente, a base de conejo, perdiz o liebre.

gazpacho-manchego

El gazpacho, dentro de Andalucía, también dio origen a otras preparaciones como el zoque malagueño, el aguaillo de Lora, el gazpacho cortijero del campo cordobés, el gazpacho con papas de Jaén, el ajo caliente de Cádiz o la gazpachuelo de Málaga, sin olvidar esa espacie de gazpacho sin caldo como la porra antequerana y el salmorejo cordobés.

gazpachuelo

RECETA CASERA DEL GAZPACHO ANDALUZ

Ingredientes para 6 personas:

–  7-8 tomates maduros (1,2 kg aproximadamente); preferiblemente del tipo “pera”.

– 1 pimiento verde italiano

– 1 diente de ajo

– 1 pepino mediano

– Aceite de oliva virgen extra

– Vinagre de Jerez

– 100 g de pan duro

– Agua fría

– Sal

– Opcionalmente, añadir un pellizco de comino y 1/4 de cebolla (nunca, pimiento rojo)

En esto de los gazpachos la cosa va en gustos. Aunque según nuestro criterio, jamás se perdona añadir cebolla o pimiento rojo a un gazpacho andaluz, la cebolla a veces se puede consentir muy picadita como guarnición, pero no dentro de los ingredientes triturados.

1. Troceamos todos los ingredientes indicados en la proporción que os he puesto y añadimos 250 ml de aceite de oliva virgen extra, 250 ml de agua de la nevera y 50 ml de vinagre de Jerez, triturando todo en la batidora de vaso o Turmix. No es necesario pelar los tomates o los pimientos porque luego lo vamos a pasar por el colador fino.

Si tenéis un robot tipo Thermomix podéis poner todos los ingredientes en el vaso y triturarlos a máxima velocidad durante 4 minutos para obtener una textura perfecta.

2. Una vez triturado, pasamos el gazpacho resultante por el colador fino, apretando con un cucharón para que quede una crema sin pieles ni semillas y lo metemos en la nevera un par de horas para que enfríe bien.

Para disfrutar de la receta de gazpacho andaluz tradicional, es conveniente que dejéis enfriar bien el gazpacho, dejándolo un par de horas en la nevera, incluso podéis hacerlo de un día para otro, teniendo la precaución de cubrirlo con un film de cocina para que no se oxide ni pierda sus vitaminas.

No añadir hielo, como hacen en algunos chiringuitos, o quedará excesivamente aguado, así que calculad para hacer el gazpacho con tiempo para que cuando lo llevéis a la mesa esté bien frío y en su punto.

Preparad unos picatostes de pan frito, y cortad los ingredientes del gazpacho en taquitos muy pequeños para que los que quieran puedan servirse un poco de tomate, pepino o pimiento por encima de su plato.


REAL ALCÁZAR DE SEVILLA: maravillas de España

29 julio, 2015 at 20:15

real-alcazar-de-sevilla-exterior-2

El Real Alcázar de Sevilla es un conjunto arquitectónico donde se superponen aportaciones de todas las épocas, si bien domina la imagen mudéjar y renacentista.

Rodeado por murallas, se encuentra en plena ciudad de Sevilla.

real-alcazar-de-sevilla-vista-aerea-2

Sus muros han sido testigos mudos de grandes acontecimientos históricos; un aura de misterio rodea su historia, con numerosas leyendas y anécdotas acaecidas, durante siglos atrás, en su interior.

real-alcazar-de-sevilla-historia

Su construcción se inició en la Alta Edad Media. En su realización se han empleado a lo largo de la historia diferentes estilos, desde el islámico de sus primeros moradores, al mudéjar y gótico del periodo posterior a la conquista de la ciudad por las tropas castellanas. En sucesivas reformas se han añadido elementos renacentistas y barrocos.

El Alcázar de Sevilla es el palacio con uso continuado como residencia real más antiguo del mundo y está considerado como el primer edificio civil de Sevilla.

real-alcazar-de-sevilla-casa-real-2

Historia

El conjunto del Real Alcázar de Sevilla tiene su origen en la evolución que la antigua Hispalis romana, la Spali de tiempo de los godos, experimentó durante la Alta Edad Media, cuando la ciudad pasó a denominarse Ixbilia.

Pero la configuración definitiva de su recinto se produce a comienzos del siglo X, momento en que el Califa de Córdoba Abderrahmán III an-Násir ordenó, en el año 913, el levantamiento de un nuevo recinto de gobierno, la Dar al-Imara, en el flanco meridional de la ciudad, según los testimonios más fidedignos.

real-alcazar-de-sevilla-origen

Durante los siguiente siglos (lo que duró el dominio almohade), los califas que le preceden añaden diferentes palacios y jardines a la construcción inicial: el Alcázar Nuevo de los abadíes, la Casa de la Contratación

real-alcazar-de-sevilla-casa-de-la-contratacion-2

Tras de reconquista de Sevilla por el rey Fernando III, apodado el Santo, en el año 1248, se añadieron a lo ya construido diversos palacios de los que, ya sólo quedan en pie las murallas y algunos restos.

Durante el reinado de Alfonso X, el Sabio, se construyó el Palacio Gótico.

real-alcazar-de-sevilla-palacio-gotico

En el Alcázar se encuentra el Palacio Mudéjar, que es la edificación más representativa de la época cristiana, construido por el rey Pedro I de Castilla, conocidos por algunos como “el Cruel” y para otros “el Justiciero”.

real-alcazar-de-sevilla-4

En el siglo XVI se prestó especial atención en cambiar para mejor sus bellos jardines. Se hicieron fuentes, se plantaron palmeras, plantas nuevas…

real-alcazar-de-sevilla-jardines-3

Principales lugares de interés

De sus patios, palacios y jardines podemos destacar los siguientes:

– El Patio de las Muñecas, que se caracteriza por los pequeños rostros reproducidos en uno de los arcos en los que además destaca una bellísima ornamentación de azulejos y arabescos de estuco.

real-alcazar-de-sevilla-patio-muñecas-2

– El llamado Patio de las Doncellas, obra maestra del mudéjar andaluz.

real-alcazar-de-sevilla-patio-doncellas

– El Cuarto del Almirante, que Isabel la Católica destinó a la Casa de la Contratación, después del descubrimiento del Nuevo Mundo.

eal-alcazar-de-sevilla-cuarto-almirante

– El Salón de Embajadores, imponente sala cuadrada cubierta por una cúpula preciosa.

real-alcazar-de-sevilla-Salón_de_Embajadores

– El Salón de Carlos V, que cuenta con una magnífica decoración de azulejos y de grandes tapices de Bruselas.

– El Salón del Emperador, con azulejos del siglo XV y tapices flamencos.

real-alcazar-de-sevilla-sala-emperador

El Cuarto Alto, cuyo uso está atribuido a Patrimonio Nacional, comprende: el vestíbulo realizado en tiempos de los Reyes Católicos; el oratorio de los Reyes Católicos; el comedor de gala construido durante el reinado de Felipe II; el mirador de los Reyes Católicos, con influencia granadina y realizado en los años posteriores a 1492, que ofrece una de las mejores vistas de todo el Alcázar; el dormitorio del rey Don Pedro, que es una de las estancias del palacio mudéjar del siglo XIV; y la cámara oficial o de audiencias.

real-alcazar-de-sevilla-cuarto-alto


ALMADÉN: las plazas de toros con más encanto

22 julio, 2015 at 19:50

plaza-de-toros-almadén

La plaza de toros de Almadén (Ciudad Real) fue declarada Monumento Histórico Artístico en 1979 y, recientemente, junto con el resto del patrimonio minero de la localidad, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, lo que avala la singularidad de este monumento que alberga, además de festejos taurinos, sala de exposiciones, oficina de turismo, restaurante, y hotel de cuatro estrellas.

Situada en su día en el camino principal de entrada a la ciudad hoy ocupa un lugar de preferencia en el entorno urbano.

plaza-de-toros-almadén-vista-aerea

La Plaza de Toros de Almadén fue construida en 1752 y supone la aparición de uno de los primeros edificios construidos expresamente para celebrar fiestas de toros en España y en el mundo, que combinaba, y aún hoy combina, esta función con la residencial.

Su forma hexagonal es única en el mundo y está considerada, junto a la plaza de Ronda, una de las plazas de toros más antiguas de España.

El origen de su construcción está ligada a la del Real Hospital de Mineros de San Rafael ya que las epidemias y la falta de alojamientos obligaron a construir 24 viviendas en esta plaza para evitar el hacinamiento de vecinos en las casas de la localidad y aportar dinero con el alquiler de las mismas, para la construcción del Hospital de Mineros. La plaza en sí se destinaría a la celebración de festejos taurinos y serviría de centro cívico de la población.

plaza-de-toros-almadén-antigua

La Plaza de Toros de Almadén ha recuperado de nuevo su vitalidad y su destino tras permanecer cerrada durante muchos años de desamparo, dejación y casi ruina.

El inmueble, reconstruido con exquisito detalle, es un reflejo de cómo se realizaban las obras en las minas en la mitad del siglo XVIII, no en vano tanto los ingenieros en su diseño como los operarios en su construcción fueron mineros. Esta cualidad se aprecia en multitud de detalles y soluciones constructivas: la amplitud y vano de los arcos de su graderío, los materiales empleados, la distribución de los muros y las cargas, la carpintería y el rebuscado equilibrio de las vigas. Piedra, madera, ladrillo y forja son elementos imprescindibles, manteniéndose los originales.

plaza-de-toros-almadén-construccion-2

La plaza de toros está construida dentro de la manzana que forman las veinticuatro viviendas encaladas con cubierta de teja acusada, y curiosas e interesantes chimeneas. Dentro se diseñó la plaza de toros propiamente dicha, con dos alturas, una con arcos y la otra adintelada por soportes.

Alberga un coso taurino de notables proporciones, con forma de polígono hexagonal, que queda inscrito en una circunferencia de 43 metros de diámetro.

plaza-de-toros-almadén-coso

La entrada principal tiene un amplio balcón con voladizo que corresponde al palco presidencial, sobre el que hay un esbelto frontón con guarniciones neoclásicas. El graderío inferior es de obra de mampostería.

plaza-de-toros-almadén-palco-presidencial-2-foto-amérida

El marco de la Plaza de Toros de Almadén es un lugar en el que se organizan espectáculos musicales, obras de teatro, conferencias, espectáculos ecuestres, y el propio hotel la brinda cursos de toreo en los que acercarse a una cultura de siglos con la oportunidad de ensayar y practicar una introducción de este arte para los más valientes.


LA TOMATINA: fiestas y tradiciones

20 julio, 2015 at 18:46

la-tomatina-0

La soleada ciudad mediterránea de Valencia es mundialmente conocida por sus sabrosas y suculentas naranjas. A tan sólo 30 kilómetros, se encuentra Buñol, cuyos productos alimenticios gozan de una más que merecida fama. También debe su notoriedad a una curiosa costumbre de sus habitantes, que no sólo degustan sus alimentos, sino que se cubren con ellos…

La Tomatina es una fiesta popular, donde los participantes se arrojan tomates los unos a los otros, que se celebra en las calles del municipio valenciano de Buñol.

la-tomatina-12

Se celebra el último miércoles del mes de agosto, enclavada dentro de la semana de fiestas de Buñol. En esta gran batalla de tomates participa gente de todas las edades, aunque es muy popular entre los jóvenes.

El origen de la Tomatina se sitúa en 1944 cuando, según se dice, al paso de un desfile de gigantes y cabezudos, aquellos que no habían podido participar empezaron una batalla campal con los participantes y ambos bandos acabaron arrojándose verduras unos a otros. La batalla de tomates se repitió al año siguiente y así, año tras año se acabó por convertir en una tradición. La Tomatina, como fiesta oficial, se instauró en 1959.

la-tomatina-origen

La fiesta comenzó a ser popular en el resto de España gracias al reportaje de Javier Basilio, emitido en el programa de Televisión Española Informe semanal en 1983.

Hoy en día, la Tomatina es conocida en toda España y cada vez es una fiesta con más participación internacional. En cuanto a la organización, hace ya algunos años el ayuntamiento paga los tomates que se utilizan durante la batalla, y con tantos participantes como hay… ¡se necesitan alrededor de 100.000 kilos de esta hortaliza!

la-tomatina-3

Durante la semana previa a esta batalla épica, los 9.000 habitantes de Buñol ven como su ciudad se duplica en tamaño. Toda una semana de desfiles, fuegos artificiales, comida y fiestas en la calle hacen de esta ciudad el centro de atención en España.

Las fiestas empiezan la noche anterior con la empalmà, que consiste en alargar la fiesta hasta la mañana siguiente, cuando se reparte un desayuno popular en la plaza mayor. Después de conseguir el jamón que cuelga del “palojabón” se da el comienzo a la batalla más divertida de la historia: la Tomatina.

la-tomatina-gente-calle

El éxito ha llevado a que La Tomatina de Buñol fuera declarada en 2002 Fiesta de Interés Turístico Internacional por la Secretaría General de Turismo.

¿Qué debes tener en cuenta si vas a esta fiesta?

Debes saber que aunque el acceso al pueblo es libre y podrás disfrutar de muchas actividades paralelas, para poder acceder a la zona de lanzamiento de tomates es necesario adquirir una entrada que te permitirá entrar al recinto de la batalla y participar en La Tomatina lanzando más de 120 toneladas de tomates.

la-tomatina-entrada

  • Lleva ropa vieja o que no vuelvas a usar más; lo más probable es que acabe para tirar. Lo ideal: camiseta blanca.
  • Elige zapatillas cerradas que luego puedas desechar pero que se mantengan en tus pies; es preferible a las chanchas, que puedes perder en la batalla del tomate.
  • Las gafas de bucear pueden venirte muy bien. El ácido del tomate pica mucho en los ojos, pero limpia la piel que da gusto. ¡Exfoliación de tomate!
  • Si quieres hacer fotos, utiliza una cámara resistente al agua y a las caídas, o equípala con una funda protectora.
  • Si no eres de Buñol y tienes que hacer noche, no olvides buscar alojamiento con bastante antelación.
  • ¡Llega pronto! A las 7.00 se cierran el acceso en coche al casco urbano y solo se puede entrar andando.
  • Sigue las indicaciones de seguridad y guardar la distancia adecuada con los camiones.
  • No te pierdas el palo-jabón: un poste untado en jabón y del que cuelga un jamón. El que consigue llegar a él, se lo queda.

Y, por supuesto, disfruta al máximo. Es una gozada liberar adrenalina dando tomatazos a diestro y siniestro durante una hora.

la-tomatina-8


EL QUESO MANCHEGO: productos auténticos de la tierra

14 julio, 2015 at 19:45

queso-manchego

El queso manchego es un queso español elaborado con leche de oveja y protegido por una denominación de origen en Castilla -La Mancha. Es el queso español más famoso y comercializado fuera de España.

El área de producción se extiende por toda la región de La Mancha, ubicada en la comunidad autónoma de Castilla –La Mancha, entre las provincias de Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Toledo.

Es un queso de pasta prensada elaborado con leche de oveja de la raza manchega, con una maduración mínima de 30 días, para quesos con peso igual o inferior a 1,5 kg, y de 60 días, para el resto de formatos, y máxima de 2 años.

queso-manchego-ovejas-3

El queso manchego es el producto de un clima duro y extremado, que favorece el crecimiento de una vegetación muy rústica, alimento de una curiosa y ancestral raza de ovejas que son sometidas a un control morfológico y sanitario muy estricto. Estas características ofrecen como resultado un queso único en el mundo. Aunque hay constancia de que se ha intentado elaborar en otros lugares, dentro y fuera de nuestro país, ha sido imposible imitar tantos y tan antiguos factores al mismo tiempo más allá de las fronteras de La Mancha.

IDENTIFICACIÓN

Aunque es un producto de fácil adquisición, el consumidor ha de percatarse de que se trata de auténtico queso manchego.

Del queso manchego se pueden distinguir dos tipos: los tradicionales y los industriales. Los primeros, de elaboración artesana, se dividen, a su vez, en curados y semicurados. Se trata de quesos de altísima calidad y, en ocasiones, los más curados cuentan con más de doce meses. Por su parte, los quesos industriales, también de muy buena calidad, se diferencian en curados y semicurados, teniendo este último un mínimo de maduración de sesenta días.

En cualquier caso, todos ellos deben de cumplir una estricta normativa que define las características del queso manchego. Su forma ha de ser cilíndrica, con las caras superior y posterior planas, permitiéndose una suave curvatura al exterior. Ambas caras van marcadas con un dibujo denominado flor, compuesto por unas líneas simétricas con su correspondiente hendido, cuya dirección coincide alternativamente, y dividen la circunferencia en cuatro partes. Este dibujo corresponde con el que dejaban las tablas de madera usadas antiguamente como base del prensado.

queso-manchego-exterior

El lateral lleva grabado un dibujo de formas de zigzag que, antiguamente, dejaba la pleita de esparto en algunos sitios también llamadas cincho. El peso de los quesos es, aproximadamente, de tres kilos. La corteza es dura, de color amarillo pálido o verdoso negruzco. Su pasta es firme, compacta, de color marfil o amarillo claro. Los ojos han de ser pequeños y desigualmente repartidos. El aroma es fuerte y característico de los quesos elaborados con leche de oveja. El gusto es de intenso sabor, muy sabroso y recuerda las variedades florales de los pastos que ha consumido la oveja. El post-gusto es fuerte y de intenso aroma a leche de oveja manchega.

Todas las etiquetas comerciales que portan los Quesos Manchegos llevan en lugar bien visible la palabra MANCHEGO. Además, encima de la etiqueta comercial, va adherida una contra-etiqueta con número y serie y el logotipo de la Denominación de Origen del Queso Manchego.

Sello-Denominación-Origen-Queso-Manchego-2

Historia del queso manchego

Restos arqueológicos demuestran que ya en la Edad del Bronce se elaboraba, en lo que hoy se conoce como comarca natural de La Mancha, un queso de oveja cuya materia prima procedía de una raza que podría considerarse antecesora de la actual oveja manchega. Esta raza ha sobrevivido al paso de los siglos arraigada a la tierra de la que ha tomado el nombre.

queso-manchego-origen-2

La Mancha fue bautizada por los árabes como Al Mansha o “tierra sin agua”, nombre que describe a la perfección la dureza climática de esta comarca española. El clima, seco Zona Amparada de la D.O. y extremado, ha hecho de ella un lugar único en el mundo, con una vegetación capaz de soportar el tórrido calor de los meses estivales y las devastadoras heladas del periodo invernal.

En este entorno, aparentemente hostil a todo tipo de vida vegetal o animal, se desarrollan numerosas especies vegetales gramíneas y leguminosas principalmente que forman la base de la alimentación de la oveja manchega, adaptada a este ecosistema desde tiempos remotos.

El queso manchego aparece en algunas citas de documentos históricos y literarios, así, en El Quijote de Cervantes se vincula claramente el queso con La Mancha.

Elaboración artesanal del queso manchego

    1. ORDEÑO Y REFRIGERACIÓN
    2. HIGIENIZACIÓN PREVIA
    3. PASTERIZACIÓN
    4. DOSIFICACIÓN
    5. COAGULACIÓN DE LA LECHE
    6. DESUERADO
    7. PRENSADO Y MOLDEO
    8. SALAZÓN
    9. MADURACIÓN (CURADO)

Gastronomía

queso-manchego-2

Si hay un producto en Castilla La Mancha que por sus características le han dado personalidad gastronómica, éste es, sin lugar a dudas, el Queso Manchego. Como todo lo escrito a través del tiempo, el Queso Manchego se ha hecho patrimonio de la cultura del mundo y testigo de las costumbres de un pueblo del que obtiene su apellido.

El queso es un buen aperitivo, pero también constituye un perfecto postre y se puede usar en la elaboración de increíbles platos del más refinado restaurador. De ahí que pueda estar presente en salsas tan antiguas como la almojábanas, en la tarta imperial, en el lomo de ternera gratinado de queso y un sinfín de platos más, entre los que no hay que olvidar el exquisito postre de queso frito.

queso-manchego-gastronomia-3

Además, hay dos alimentos que potencian el sabor del queso manchego. Uno, sin duda, es el pan candeal y, otro, el vino. Para los quesos más frescos, es recomendable un vino blanco, mientras que los quesos más curados deben acompañarse de un tinto, que bien puede ser, incluso, crianza o reserva.

El queso manchego puede incluirse en una tabla de quesos, formar parte de ensaladas, en tapas o acompañado con membrillo o frutos secos.