BENADALID: ruta de cementerios españoles con encanto

24 noviembre, 2014 at 21:05

cementerio-de-benadalid

Visitar cementerios puede que no sea el plan turístico más solicitado pero hay algunos realmente fascinantes y que merece la pena visitar.

Benadalid es un municipio español de la provincia de Málaga (Andalucía), situado al este de la provincia en el Valle del Genal, siendo una de la poblaciones que conforman la comarca de la Serranía de Ronda.

Sierra-de-Ronda

No todos los municipios españoles tienen el privilegio de custodiar los restos de sus antepasados en una auténtica fortaleza.

Fuera del casco urbano, hacia el norte, se encuentra la vieja fortaleza o Castillo de Benadalid, de origen romano, según algunos historiadores, o netamente árabe, en opinión de otros, que sitúan su construcción entre los siglos XIII y XIV.

La fortaleza tiene planta trapezoidal y de ella se conservan algunas torres cilíndricas y un aljibe subterráneo. En el interior del recinto se ubica, desde 1821, el cementerio del pueblo, algo que es común –utilizar como camposanto unas antiguas ruinas- en algunas localidades andaluzas.

cementerio-de-benadalid-vista-aerea

En la fachada del castillo se puede ver una placa de Felipe IV con fecha MDCXXXV (1635). También existe una cruz que se construyó en el año 1776.

Al tratarse de un edificio histórico, se ha ido deteriorando con el paso de los siglos, por lo que el Ayuntamiento tiene que realizar todos los años mejoras en la infraestructura.

En el pueblo existen pocos monumentos que visitar: la iglesia, el lavadero y el castillo, que curiosamente en verano, durante las fiestas patronales de San Isidoro (durante la última semana de Agosto), a pesar de albergar en su interior 300 nichos, se convierte en el escenario principal de las batallas de moros y cristianos que recrean sus vecinos.

moros-y-cristianos-benadalid

Es por ello que en el mismo recinto se pasa del luto del otoño a la diversión veraniega.

Historia del Castillo de Benadalid

En el siglo VIII existía ya esta población con el nombre de Beni Al Jali, que procede de la tribu berberisca afincada en la zona tras la invasión musulmana, y que durante mucho tiempo fue capital de la comarca conocida con el nombre de Ta Kurunna. Los Beni Al Jali respetaron la mayoría de las costumbres de sus moradores, incluso el propio nombre de la comarca con una ligera modificación, lo que prueba la existencia en esos lugares de la influencia de la civilización romana.

cementerio-de-benadalid-torre

Del mismo modo, la construcción del castillo situado más abajo del pueblo tiene un claro origen romano, sin que los bereberes cambiaran la forma del recinto.

Durante algún tiempo, pueblo y fortaleza estuvieron en posesión del rebelde al Califato Omar Ben Hafsum, lo que da idea de la gran extensión de terreno que llegó a gobernar desde Bobastro. Posteriormente formó parte del reino de Málaga y del de Sevilla, estuvo en poder de los merinitas y, por un tratado convenido en el año 1286, pasó a manos del rey de Granada, con los castillos de Ronda, Setenil y Estepona.

Vázquez Otero nos señala que el castillo de Benadalid debió ser frontera del reino granadino con el sevillano, formando parte de una línea de torres y castillejos que empezaba probablemente, en la ribera atlántica, cerca de Vejer de la Frontera, para terminar en la mediterránea a poca distancia de Estepona”.

La fortaleza y por consiguiente la villa, fueron conquistadas por el marqués de Cádiz que se posesionó de ellas en nombre de los Reyes Católicos en el año 1485.


CEMENTERIO DE YUSTE: ruta de cementerios españoles con encanto

29 julio, 2014 at 19:55

CEMENTERIO DE YUSTE

Visitar cementerios puede que no sea el plan turístico más solicitado pero hay algunos realmente fascinantes y que merece la pena visitar.

El cementerio de Yuste, también llamado cementerio militar alemán, se encuentra en las proximidades del Monasterio de Yuste, en el municipio de Cuacos de Yuste, provincia de Cáceres, España.

Su singularidad llama la atención y merece la pena escaparse a conocerlo si se está de visita por la Comarca de la Vera o el Valle del Jerte.

valle del jerte

En él están enterrados muchos de los soldados, aviadores y marinos alemanes de la Primera Guerra Mundial y Segunda Guerra Mundial que llegaron a las costas y tierras españolas debido a naufragios o al derribo de sus aviones.

El gobierno alemán, a través del Volksbund Deutsche Kriegsgräberfürsorge (organismo encargado de velar por los cementerios de guerra alemanes), decide reunir en un único lugar los cuerpos de los soldados alemanes repartidos por España.

entrada cementerio de yuste

Las obras se inician en 1980 y ese mismo año comienza el traslado de los cuerpos, finalizando la labor en 1983, cuando es inaugurado de forma oficial el 1 de junio, con la asistencia de representantes de la Embajada Alemana, autoridades españolas y familiares llegados desde Alemania.

Todas las sepulturas son iguales y únicamente tienen una cruz en granito oscuro. Como inscripción figura el nombre del soldado, su categoría militar, así como su fecha de nacimiento y muerte.

Destacan los 38 marinos fallecidos en el hundimiento del U-77 frente a las costas de Calpe, los cinco submarinistas pertenecientes al U-966, un tripulante del U-760, otro del U-454, uno del U-447, cinco del U-755, uno del U-955 y uno del U-39 de la I Guerra Mundial, así como numerosos pilotos y tripulantes de la fuerza aérea (Luftwaffe). Igualmente existen 8 lápidas con la inscripción “Ein Unbekannter Deutscher Soldat”, dedicadas a los restos de 8 hombres cuya identidad no se conoce.

submarino_1 guerra mundial

En el cementerio hay una placa que dice, traducido del alemán: “En este cementerio de soldados descansan 28 soldados de la Primera Guerra Mundial y 154 de la Segunda Guerra Mundial. Pertenecieron a tripulaciones de aviones que cayeron sobre España, submarinos y otros navíos de la armada hundidos. Algunos de ellos murieron en hospitales españoles a causa de sus heridas. Sus tumbas estaban repartidas por toda España, allí donde el mar los arrojó a tierra, donde cayeron sus aviones o donde murieron. El Volksbund en los años 1980–1983 los reunió en esta última morada inaugurada en presencia del embajador de la República Federal de Alemania en un acto conmemorativo hispano-alemán el 1 de junio de 1983. Recordad a los muertos con profundo respeto y humildad”.

Instalarlo en Cuacos de Yuste no fue aleatorio. A pocos metros de allí, el monasterio de Yuste fue el lugar elegido en el siglo XVI por Carlos V, rey de España y cabeza del Sacro Imperio Romano Germánico (que incluía la actual Alemania), para descansar tras abdicar de su trono, en un retiro físico y, sobre todo, espiritual, sintiendo que Europa cambiaba una vez fallecidos los grandes nombres con los que compartió historia: Enrique VIII de Inglaterra, Francisco I de Francia, Martín Lutero o Erasmo de Rotterdam. Carlos V murió aquí en 1558 y esa fue la razón que llevó a elegir este lugar para albergar el futuro Cementerio Militar Alemán, aunque los restos del monarca reposen, como tantos otros, en El Escorial.

El lugar es discreto, rodeado de árboles y un pequeño muro en una comarca casi siempre verde. El viajero que lo visite seguramente lo hará en soledad, pues no es lugar de afluencia turística. Las cruces recogen el nombre de quien está allí enterrado, el cargo y las fechas de nacimiento y muerte. La gran mayoría, jóvenes que apenas superaban los veinte años, alguno incluso de 19. ¿Sabrían ya por qué y por quién morían? ¿Sabrían ya, a esa edad, que estaban en el lado equivocado de la historia?

inscripciones piedras cementerio de yuste

Además de la visita a este curioso cementerio militar, podemos aprovechar para acercarnos al propio monasterio de Yuste  y sumergirnos en su atmósfera sombría y su ambiente de recogimiento. Y terminar la jornada paseando por el pueblo de Garganta la Olla, donde podemos hacer noche. Atrás habremos dejado un cementerio militar, que, al margen del bando en el que murieron los aquí enterrados, es probablemente el único recordatorio en España de las dos grandes guerras mundiales, dos grandes dramas que dejaron tras de sí setenta millones de muertos, la mayor parte, como siempre, civiles.

monasterio de yuste


EL CEMENTERIO INGLÉS: ruta de cementerios españoles con encanto

9 mayo, 2014 at 7:40

cementerio ingles

Visitar cementerios puede que no sea el plan turístico más solicitado pero hay algunos realmente fascinantes y que merece la pena visitar.

Es conocido como el cementerio inglés porque fue creado en 1831 sobre un terreno cedido por el Gobernador de Málaga al entonces Cónsul Británico William Mark (hoy reposa también en él) que, por cierto fue el primer cementerio para protestantes en España. Posteriormente traspasado por Real Decreto al gobierno británico. El cementerio ha sido hogar desde 1891 de la Iglesia Anglicana de San Jorge bajo la autoridad de la Diócesis Europea de Europa.

El cementerio, situado en el corazón de la ciudad de Málaga, es el lugar de descanso eterno de muchas personalidades de las comunidades inglesa, española, y de otras nacionalidades, establecidas o de paso por Andalucía y, particularmente, la Costa del Sol. Los enterramientos que se han ido efectuando a lo largo de los años nos proporcionan un archivo histórico único de las comunidades británicas y otras comunidades cristianas protestantes que han residido en la Costa del Sol desde 1831.

Era también un jardín botánico, por lo que se trajeron para adornarlo geranios de Gibraltar y se plantaron árboles exóticos (hay 50 especies diferentes).

fauna cementerio ingles

A partir de 1832 se empezaron a enterrar también extranjeros de otras nacionalidades y las sepulturas se fueron colocando entre los jardines. Fue asimismo el primer vivero de Málaga donde se vendía todo tipo de plantas.

Paseando por sus calles se contemplan mausoleos y monumentos sepulcrales con rasgos clásicos, neogóticos, modernistas y hasta célticos. En él está enterrado, entre otras personalidades célebres, el poeta Jorge Guillén.

Historia

interior cementerio ingles

Antes de la fundación del cementerio en 1831, la muerte de un cristiano que no profesara la fe Católica-Romana presentaba un grave problema: en Málaga la ley local prohibía los enterramientos de los no-católicos a la luz del día, y especificaba que debían ser trasladados a la orilla del mar a la luz de las antorchas y enterrados de pie en la arena, siendo dejados a merced del mar y de los perros.

Cuando William Mark, que había sido testigo de éstas prácticas, fue nombrado Cónsul Británico en 1824 se propuso obtener un pedazo de tierra que pudiera servir a la comunidad inglesa como cementerio. Finalmente, en 1829 las autoridades malagueñas cedieron una parcela para este fin, cesión que fue posteriormente corroborada por Real Decreto y transferida al Gobierno Británico. Fue el primer cementerio para uso de los cristianos no católicos de la España peninsular.

Durante los años siguientes el cementerio fue mejorado por William Penrose Mark, hijo del fundador, que había heredado de su padre el puesto de Cónsul Británico. Aumentó la superficie del cementerio a sus límites actuales y en 1839 construyó un templo / Casa de Guarda que serviría de alojamiento para el guarda del cementerio y su familia. Existía una pequeña habitación dentro del edificio reservado para uso de cualquier clérigo que viniera a oficiar los funerales. Algunos años más tarde, en 1856, W. P. Mark construyó otro pequeño edificio junto a la entrada del cementerio, conocido como el “Gatehouse”, que hoy en día funciona como Centro de Información para los visitantes.

Entrada_cementerio_inglés

Durante el invierno de 1890-91 el antiguo templo/albergue se convirtió en la Capilla de San Jorge, hoy la Iglesia Anglicana de San Jorge.

Si quieres más información acerca del cementerio y su visita puedes consultar aquí.

El cementerio inglés a la luz de la luna

Cementerio Inglés de Málaga a la luz de la luna

El Cementerio Inglés abre sus puertas por la noche en un completo programa durante el verano.

Es una experiencia única para disfrutar del encanto de un cementerio por la noche con la luz de la luna como única iluminación.

Para conocer más acerca de esta actividad y sus visitas puedes consultar aquí.


CEMENTERIOS BARROCOS; ruta de cementerios españoles con encanto

12 marzo, 2014 at 9:58

cementerios barrocos

Visitar cementerios puede que no sea el plan turístico más solicitado pero hay algunos realmente fascinantes y que merece la pena visitar.

En la provincia de Lugo (Galicia), en las cercanías de Villalba, se sitúan algunos de los más bellos parajes de toda Galicia. Son los llamados cementerios barrocos, que se pueden considerar como una autentica artesanía en granito.

Desde lejos se divisan los pináculos y cruces que anuncian los camposantos. Llaman la atención en su interior figuras hechas en piedra de santos o vírgenes de todos los tamaños, que suelen estar situadas bajo los pequeños arcos y que tienen el aspecto de deidades paganas.

Entre los camposantos destacan sobre todo los de los pueblos de San Juan de Alba, Goiriz, Oleiros, o el de Rioaveso. En este último reposan -según rezan las lápidas- los antepasados de Manuel Fraga Iribarne. La mayor parte de ellos fueron hechos por los canteiros del cercano pueblo de Román.

Cementerio de Goiriz

cementerio goiriz

El comienzo de las obras en el cementerio de Goiriz, se sitúa en el siglo XVI y en aquella época, pleno Siglo de Oro, se tenía mayor tendencia al arte abigarrado (Plateresco, Manierismo y primer Barroco europeo) e individualista que al sencillo y comunal.

Contamos, pues, con una fecha de inicio en torno al siglo XVI, una ampliación en el siglo XVIII y otra nueva ampliación a principios del siglo XX. Todas las obras -renacentistas, barrocas o racionalistas- con la particularidad de los pináculos neogóticos, un posible guiño estilístico de los propios canteros de Pedreiras de Rozadas de donde proceden las piedras de la fábrica de estos recintos.

campanario goiriz

Declarado monumento histórico-artístico, tiene un aire romántico especial, y seguro que en un día de tormenta se puede convertir en un sitio mágico. Además, en el pequeño campanario de la iglesia suele haber un nido de cigüeñas con sus crías, en el que te puedes quedar observando como la madre va y vuelve trayéndoles comida.

Pueblo de Villalba

PUEBLO DE VILLALBA LUGO

Villalba (Vilalba en gallego) es un municipio español perteneciente a la provincia de Lugo y capital de la comarca de Terra Chá, en la comunidad autónoma de Galicia.

Villalba ofrece abundantes testimonios que evidencian su poblamiento desde el paleolítico. Según el historiador vilalbés Mato Vizoso, las primeras menciones de este territorio datan del siglo VI, en unos documentos en los que se alude a Santa María de Montenegro, como villa amurallada y con castillo, bajo la protección de la familia del mismo nombre. Lo que no está tan claro es la fecha de construcción de la fortaleza ni el origen de la villa con su denominación actual. Algunos sitúan la fundación del asentamiento en el siglo XI, mientras que otros hablan de una época posterior, hacia el año 1400, bajo el señorío de Fernando Ruíz de Castro.

En la capital municipal, resultan de obligada visita la torre de los Andrade, reconstruida hacia finales del siglo XV, que en la actualidad forma parte del remodelado Parador de Turismo.