PLAYA DE LAS CONCHAS: lugares mágicos de España

22 junio, 2016 at 17:44
playa-de-las-conchas

Foto de lanzarote3.com

Al norte de la isla de La Graciosa, a menos de un kilómetro de Lanzarote, se encuentra una de las playas vírgenes que aún quedan en el archipiélago Canario, de arena blanca y apenas 600 metros de extensión.

playa-de-las-conchas-2

La isla de la Graciosa, a pesar de su reducido tamaño y de ser la menos poblada de las ocho islas canarias habitadas (cuenta con unos 660 habitantes), puede presumir de tener algunas playas espectaculares. Se trata de una pequeña isla de apenas 29 km² perteneciente al archipiélago Chinijo. Un conjunto de tres islas mayores y pequeños islotes que conforman el Parque Natural del Archipiélago de Chinijo.

playa-de-las-conchas-chinijo

Foto de Saul Santos

Está separada del extremo norte de Lanzarote por una estrecha franja oceánica de un kilómetro y es precisamente Lanzarote el lugar desde el que se puede acceder a La Graciosa. De esta manera, el único acceso posible a la isla de la Graciosa es en barco desde el puerto lanzaroteño de Órzola. Son dos compañías la que ofrecen el recorrido de apenas media hora: Lineas Marítimas Romero y Biosfera Express. Ambas tienen los mismos precios, 20 euros ida y vuelta, pero navegan en horarios complementarios. Un detalle muy importante es que las dos ofrecen aparcamiento gratuito.

playa-de-las-conchas-mapa-situacion

Además de estos trayectos regulares, que operan todos los días del año (siempre que el estado del mar lo permita), existe la posibilidad de contratar excursiones privadas en catamaranes y barcos que hacen un recorrido por la costa de La Graciosa con paradas en las playas. Hay varias empresas que ofertan estas excursiones.

La playa de las Conchas se sitúa en la costa septentrional de la isla, a donde se accede desde Caleta de Sebo, la capital, a pie (45 min.), en bicicleta (20 min), o en taxi (5 min.). El aislamiento de la playa invita a pasar el día completo en un entorno volcánico cargado de crudeza y que regala unas vistas impresionantes a las vecinas islas de Alegranza y Montaña Clara.

playa-de-las-conchas-caleta-de-sebo

Es un arenal de 600 metros de longitud moteado con pequeñas conchas de colores que se pierden en las frías aguas turquesas del Atlántico.

playa-de-las-conchas-conchas-colores

Aunque el baño en la orilla es completamente seguro, sus revueltas aguas hacen que sea necesario extremar la precaución si se acude con niños, pues no existe socorrista.

Historia

Las islas del archipiélago Chinijo adquirieron gran importancia estratégica tras la conquista de Lanzarote por el normando Jean de Bethencourt, quien, habiendo partido del puerto francés de La Rochela en 1402, se puso al servicio del rey de Castilla.

playa-de-las-conchas-piratas-3

Sus aguas y sus costas, sobre todo en La Graciosa y su fondeadero natural en El Río, se convirtieron en escondrijo de navíos piratas que atacaban y saqueaban el tráfico marítimo de las islas Canarias con el exterior, una vez que éstas se habían incorporado tras una larga y cruenta guerra, a la Corona castellana. Esta presencia de corsarios y aventureros pronto dio pie a la aparición de leyendas sobre tesoros piratas escondidos en los islotes, que algunos incluso creyeron y se dispusieron a buscar en épocas posteriores (hasta el siglo XIX).


DOÑANA: parques y reservas naturales

12 abril, 2016 at 18:07

parque-natural-de-doñana-4

Doñana es un espacio natural protegido español situado al suroeste de la Península Ibérica (Andalucía) entre las desembocaduras de los Ríos Tinto y Guadalquivir. Extensas playas vírgenes bañadas por el Océano Atlántico conforman su límite sur. Catorce municipios de las provincias de Huelva, Sevilla y Cádiz aportan su territorio.

Dentro de la Comarca hay más de 100.000 hectáreas protegidas como Parque Nacional y como Parque Natural. Una población tan peculiar como la aldea de El Rocío, que se asienta justo al lado Parque Nacional y sirve de puerta de entrada al mismo, es otro de los atractivos del lugar.

El Espacio Natural Doñana, declarado Patrimonio de la Humanidad entre otros numerosos reconocimientos, está considerado como una de las zonas naturales protegidas más importantes de Europa. Encrucijada clave para las rutas migratorias de aves entre el continente africano y el europeo, supone además el último refugio para numerosas especies en peligro de extinción.

parque-natural-de-doñana-vista-aerea

Formado por un espectacular paisaje de tierras llanas, destacan dos principales ecosistemas: los bosques de pino y matorral mediterráneo que crecen en un suelo básicamente arenoso, y la inmensa marisma, terrenos inundables formados por arcillas impermeables con un régimen hídrico muy estacional.

Entre los variopintos paisajes que también forman Doñana, destacan el sistema de dunas en movimiento que discurre entre Matalascañas y la desembocadura del Guadalquivir, más de 25 kilómetros de playa virgen y arenas blancas.

parque-natural-de-doñana-dunas-3.jpeg

Otro punto de interés del espacio se encuentra en el sistema de dunas fósiles del Asperillo que discurre paralelo a la costa. Ya en la playa, se puede contemplar el impresionante Acantilado del Asperillo, declarado Monumento Natural por su singularidad y belleza.

parque-natural-de-doñana-acantilados-asperillo-2

Al Norte y al Sur del espacio natural se encuentra otra de las piezas que compone el inigualable puzzle que representa Doñana; se trata de las aguas someras de la Marisma Gallega, el Lucio del Cangrejo y las Marismas de Bonanza. En ellas se alimentan y crían innumerables aves. El visitante puede deleitarse observando la horizontalidad que ofrece este paisaje, la avifauna que lo habita y el espectacular vuelo de los flamencos.

Sin duda Doñana es el espacio natural con mayor biodiversidad de Europa, siendo el grupo de las aves el más importante y numeroso. Más de 300 especies de aves habitan este territorio, de las que casi 130 se reproducen habitualmente aquí. La mayoría de estas aves son acuáticas y por tanto su medio preferido son las extensas marismas que posee el Parque.

parque-natural-de-doñana-marisma

A principios de otoño y durante el invierno se puede disfrutar de la presencia de miles de aves acuáticas como ánsares y anátidas procedentes del norte de Europa. En primavera y verano llegan desde África cigüeñas, garzas y golondrinas, entre otras especies, en busca de alimento y de un clima más suave.

También podemos encontrar hasta 37 especies de mamíferos, entre las que destaca el lince ibérico, 21 especies de reptiles, 11 especies de anfibios y 20 especies de peces de agua dulce. No podemos olvidarnos tampoco de los miles de invertebrados (insectos, anélidos, arácnidos…) muchos de ellos aun sin catalogar.

parque-natural-de-doñana-el-lince-2

Historia

Dentro del Espacio Natural Doñana, la zona más importante y protegida es el Parque Nacional. Ya en tiempos inmemoriales estas tierras fueron conocidas por su riqueza natural. Cazadero de la realeza y nobleza, no es hasta la década de los 60 cuando tras una serie de expediciones científicas se considera seriamente su protección.

El Parque Nacional se crea en 1969, y posteriormente se amplía en 1978. Declarado Patrimonio de la Humanidad entre otros numerosos reconocimientos, hoy en día se le considera una joya natural insustituible. Más de 100.000 hectareas protegidas hacen que Doñana sea un lugar clave para la supervivencia de numerosas especies.

Textos históricos confirman la presencia de pobladores en Doñana de Tartessos, fenicios, romanos y árabes. Ya en el siglo XIII hay crónicas que mencionan estas tierras como lugar preferido de caza para la realeza.

El término “Doñana” hace alusión a una de sus más ilustres moradoras: Doña Ana de Mendoza, hija de la princesa de Éboli, y casada con el VII duque de Medina Sidonia, se retiró a vivir a estas tierras en el siglo XVI.

parque-natural-de-doñana-mapa-de-doñana-sigloXVII

Estas tierras han sido pobladas y modificadas por el hombre a lo largo de su historia. Usos tradicionales como la apicultura, la recolección de piñas o la agricultura aún se practican. Aunque se están perdiendo algunas profesiones como el carboneo, es posible encontrar algunos boliches activos en el parque. De su tradición ganadera se conserva la Saca de las Yeguas, que se celebra todos los años en junio en el municipio de Almonte. También aquí tiene lugar la Romería del Rocío, una de las más afamadas.

parque-natural-de-doñana-saca-yeguas-almonte-3

Te recomendamos visitar Doñana en barco. El buque ‘Real Fernando’ recuerda en su aspecto y su nombre al primer barco de vapor que recorrió la desembocadura del río Guadalquivir trasladando mercancías y pasajeros. En la actualidad realiza un itinerario que parte desde Sanlúcar y realiza un recorrido por el parque de Doñana.

parque-natural-de-doñana-buque-Real-Fernando

Foto de Leve


EL MACIZO DE ANAGA: acantilados de España

11 febrero, 2016 at 19:07

macizo-de-anaga-6

El macizo de Anaga es una formación montañosa y región histórica del nordeste de la isla canaria de Tenerife, España. Es el lugar que cuenta con mayor cantidad de endemismos de Europa y por eso en 1994 fue declarado como parque rural de Anaga, que el 9 de junio de 2015 sería considerado como reserva de la biosfera por la UNESCO.

Anaga es una de las zonas más antiguas de la isla, cuyas rocas en algunos casos tienen entre siete y nueve millones de años de edad. Se trata de una abrupta cordillera de cumbres recortadas de las que descienden profundos valles y barrancos que van hasta el mar, formando numerosas playas, muchas veces sólo accesibles a pie o por barco.

macizo-de-anaga-10

Foto de gomeranoticias.com

Los diferentes periodos geológicos que se sucedieron en la isla registraron en ese lugar varios importantes ciclos de actividad volcánica, que produjeron un imponente mosaico de formaciones geológicas y geomorfológicas.

La Reserva de la Biosfera del Macizo de Anaga, en Tenerife, se extiende por una superficie de 48.727,6 hectáreas terrestres y marinas.

macizo-de-anaga-8

El macizo de Anaga alberga especies animales muy diversas, reptiles en particular, pero también aves y peces, así como unas 1.900 clases de invertebrados, resaltó la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

La Unesco precisó que su población permanente asciende a alrededor de 22.000 personas, que se dedican principalmente a la agricultura, la ganadería (el cuidado de cabras, en especial), la pesca y la conservación y repoblación de zonas forestales.

Aquí verá lugares de interés paisajístico y natural, como los Roques de Anaga: unas interesantes formaciones rocosas en el mar que la erosión ha ido moldeando. Están considerados como los monumentos naturales de la isla.

macizo-de-anaga-roques-de-anaga

Foto de isladetenerifevivela.com

Una espectacular excursión le llevará hasta el Barranco de las Huertas, una enorme zona de importancia botánica a lo largo del Macizo de Anaga, donde tendrá la posibilidad de disfrutar de unas maravillosas vistas de la escarpada costa norte.

macizo-de-anaga-barranco-de-las-huertas

El Monte de Aguirre es también una zona de acceso controlado, al tratarse de un antiguo bosque de laurisilva de condiciones singulares.

macizo-de-anaga-laurisilva

A pesar de toda esta gran belleza, el mágico Macizo de Anaga permanece aún casi sin explorar y sus pequeños pueblos están fuera de las principales rutas, con lo que se le revela un “Tenerife Oculto” en todo su esplendor. En algunas de estas villas aún hay gente viviendo en cuevas: ¡visítelas, pase un rato y descúbralo!

macizo-de-anaga-casa-cueva


GUJULI: las cascadas más espectaculares de España

26 enero, 2016 at 19:05

cascada-de-gujuli-4

La cascada de Gujuli (o Goiuri) es todo un espectáculo cerca de la localidad de Gujuli, en el municipio de Urcabustaiz en la provincia de Álava (España).

Este impresionante salto de agua de 105 metros de altura lo forma el río Oiardo, afluente del Altube, que en el transcurso de los siglos ha excavado un impresionante cañón en la roca caliza. La cascada pertenece al Parque Natural de Gorbeia y, desde los alrededores de la cascada, se ve la cima del monte Gorbeia.

parque-natural-de-gorbeia

El caudal de la cascada es prácticamente nulo durante el verano, siendo las mejores épocas para disfrutar de ella la primavera y el otoño.

La cascada de Gujuli se encuentra a escasos 30 km de Vitoria-Gasteiz, en la carretera que une Orduña con Murguía, antes de llegar al pueblo de Goiuri-Ondona, y está bien señalizado el desvío. Dispone de parking para dejar los vehículos y debemos continuar a pie. El camino a la cascada está pensado para no ofrecer dificultades para nadie, ya que el terreno es llano y accesible, en un trayecto de unos 10-15 minutos entre prados verdes hasta un mirador que se ha habilitado para disfrutar del tremendo paisaje de la zona. Una valla de madera a una distancia prudencial del borde del desfiladero asegura las instantáneas sin pisar terreno que pueda ceder bajo nuestros pies. El área también dispone de una plataforma metálica desde la que se contempla mejor el barranco y se pueden sacar fotos con una perspectiva diferente, y existen bancos de camping para disfrutar de las vistas mientras comemos tranquilamente.

cascada-de-gujuli-mirador-3

Hay otra perspectiva de la cascada de Gujuli más impresionante, justo al nivel del salto que efectúa el Oiardo, pero es más peligrosa y de peor acceso. Debemos continuar hasta Goiuri-Ondona y girar a mano derecha para luego aparcar nuestro coche y continuar a pie cruzando las vías del tren con cuidado, puesto que cada 15-20 minutos pasa uno. Saltando una valla con mucho cuidado y siempre alejados del borde (el barro es muy resbaladizo), podremos disfrutar de una perspectiva de vértigo de la cascada. Pongo especial énfasis en la seguridad porque vimos una placa en recuerdo de alguien que, seguramente por un mal paso, se despeñó.

cascada-de-gujuli-3

La Leyenda

Es la cascada de Gujuli, y aquí se oye llorar a un pastor. Es Urjauzi.

Pasó hace miles y miles de años después de que el zagal le robara a Baigorri, la lamia del lugar, su espejo mágico. Urjauzi utilizó durante un tiempo la magia del espejo con avaricia, y cuando la lamia le volvió a encontrar, meses o años después, dormitando bajo un haya con el objeto robado, le castigó convirtiéndole en cascada. Su sollozo se escucha aún en los días de lluvia y viento.

Todo es calma en el camino a la cascada. Sólo se oye a lo lejos el sonido del agua. ¿O tal vez sea el llorón de Urjauzi?

El Molino de la Cascada de Gujuli

cascada-de-gujuli-molino-3

En el entorno de la cascada de Gujuli encontramos un antiguo molino ubicado a la vera del Oiardo que aquí es poco más que un riachuelo.

Merece la pena visitarlo. Y además la puerta está abierta para los visitantes. Respetemos el lugar para que siempre siga abierta.

cascada-de-gujuli-molino-interior

En su interior se conserva la maquinaria del molino tal y como era originalmente, pero renovada.

Es un lugar ideal para visitar con niños. Les encantará observar cómo se molía el trigo y el maíz, y salir por la puerta trasera hasta el arroyo.

Un poco más adelante, encontramos  la Iglesia de Santiago, situada en el barrio de Abajo. De estilo románico rural, aun conserva escrito con caracteres antiguos el nombre de “Jacobi”, y en la trasera puede verse un pequeño cementerio oculto por la hierba.

cascada-de-gujuli-Iglesia-de-Santiago-2

Si tapamos con la mano el ventanal nos parecerá que, más que ante una iglesia, nos encontramos ante un caserío.

VIDEO CASCADA DE GUJURI


LUARCA: pueblos marineros con encanto

14 diciembre, 2015 at 19:10
Luarca-2

Foto de fsensations.com

Luarca (en asturiano y oficialmente Ḷḷuarca), es la capital del concejo de Valdés, conocida, por su encanto, como la Villa Blanca de la Costa Verde. Tiene un gran puerto pesquero, uno de los más destacados del occidente de Asturias.

Las primeras noticias sobre poblamiento humano del actual territorio del concejo de Luarca datan del Paleolítico Inferior y Medio, concretamente del período cultural achelense, en cuyo transcurso se estableció por algún tiempo en el cabo Busto uno de los más antiguos pueblos que se asentaron en el norte peninsular.

Escondido en la costa verde de Asturias, Luarca es un tranquilo pueblo de casas blancas que conserva todo el encanto y atractivo de su tradición marinera. El pueblo de Luarca está considerado como uno de los más bonitos de España.

Luarca-vista-aerea

Construido alrededor de una cala en forma de “S” entre acantilados escarpados, el casco antiguo de Luarca, su paseo marítimo y el puerto conforman un conjunto que merece la pena visitar.

La fama de Luarca ha traspasado muchas fronteras para convertirse en una de las villas con más nombre de toda Asturias. En parte ha sido por tener como hijo más ilustre a Severo Ochoa, premio Nobel de Medicina, pero su fama va más allá de individualidades, se la ha ganado también a base de otros muchos méritos.

En esta villa se diferencian de manera clara dos zonas. El casco antiguo acoge los barrios más vetustos y de mayor solera, todos de origen medieval, como el de La Pescadería, La Carril y El Camboral, que rodean puerto e iglesia a modo de gran anfiteatro. Hacia el interior, y a ambos márgenes del río, encontramos la Luarca más contemporánea estéticamente hablando. Surgida en el siglo XIX, es actualmente el lugar que concentra la mayor parte del comercio. De un lado a otro por la villa podemos llegar a cruzar hasta siete puentes sobre el río. Comunican diariamente las dos vertientes de un casco urbano que, sin más pistas, podría resultar un enredo pero que en el fondo es sencillo, con una gran simetría en sus formas.Luarca-casco-antiguo

Luarca es el sitio idóneo para iniciarse en el marisco y la sidra, pues proliferan los chigres -antiguas tabernas asturianas- con marcado acento marinero y asturiano. En la zona del puerto pesquero encontraremos además unos cuantos motivos para sentarnos a una mesa más elaborada, con restaurantes de gran saber culinario y olor a mar en todos sus rincones.

Luarca-sidra

Foto de Cesar Sampedro

El viajero podrá presenciar en directo el regreso de los barcos de pesca. La captura del día se subastará en la lonja hacia las tres de la tarde, y allí se puede comprobar in situ que la profunda vocación marinera existe realmente y no es sólo apariencia. Aún se respira el talante gremial y societario de esta actividad que llegó a contar con la conocida Mesa de Mareantes y Navegantes, donde los marineros, de forma democrática, en días de mal tiempo, tomaban la decisión de hacerse o no a la mar.

El mar como pesca y sustento pero también como horizonte y como escenario de batallas. Las convulsiones guerreras, iniciadas con las invasiones normandas del siglo IX, han dejado rastros como las fortificaciones de la Atalaya, un mirador excepcional.

Luarca-mirador-del-chano

Incluso el mar como medio de análisis y de interés ecológico. El aula del Mar de esta localidad sirve de sede a un buen número de estudios y desempeños y en su apartado expositivo cuenta con grandes atractivos. Si siente curiosidad aquí podrá observar, sin prisas y con todo detalle, uno de esos raros ejemplares de calamar gigante que han sido hallados en la costa asturiana desde 1999. Encontrar un animal de estas características, entero y en perfecto estado de conservación, es algo muy poco habitual.

Abundan los motivos para visitar Luarca y su concejo, entre otros sus pueblos, desde territorios vaqueiros en la parroquia de Trevias hasta antiguos puertos balleneros como el de Cadavedo.Luarca-cadavedo

Si usted se decanta por la cultura encontrará en Luarca el punto de partida ideal. La cultura neolítica es abundante en las inmediaciones, con presencia de castros. También hallamos arqueología romana y medieval. Del patrimonio artístico destacaremos los palacios de los marqueses de Gamoneda y de Ferrera, la torre y casona de Villademoros, además de las villas de indianos: Argentina, Excelsior, Tarsila, Hilda, Rosita…

Luarca-castros

De su historia ha aprendido Luarca a ser vital y bulliciosa. No se pueden pasar por alto eventos tan fervorosos y multitudinarios como las fiestas de San Timoteo (del 22 de agosto) o la Semana Santa luarquina, pasando por las fiestas paganas, con un célebre menú de Antroxu (carnaval) esta vez deudor de su gastronomía campesina: embutidos, picadillo, pote, frixuelos y arroz con leche.