EL RASTRO: mercadillos de España con historia

11 enero, 2018 at 18:21

el-rastro

El Rastro es un mercado al aire libre que se celebra en el centro histórico de Madrid, en el popular barrio de La Latina. Es un mercado y sitio emblemático que no puede dejar de ver en Madrid.

El mercado se sitúa exactamente en torno a la Ribera de Curtidores, una cuesta pronunciada a lo largo de la cual se extienden cientos de puestos con los objetos más variopintos como ropa de segunda mano, interruptores, cachivaches, percheros, cuadros y muebles viejos, singles del sello Belter, cromos, libros, revistas o hasta un casco de prusiano.

el-rastro-objetos-4

Todos los domingos y festivos de 9 a 15 horas, llueva o luzca el sol, el Rastro se llena de puestos y curiosos que buscan…

Ya desde mediados del siglo XVIII, entonces como mercadillo clandestino y de trapicheo, el Rastro continúa siendo el mejor escaparate de Madrid para buscar objetos usados. Todo un referente de la ciudad con más de 400 años de historia.

el-rastro-3

El Pueblo de Madrid considera el Rastro como el mercado emblemático de su ciudad y quiere conservarlo en su estado tradicional, es decir en la zona de la capital que siempre le correspondió, en su aspecto natural y espontáneo, en su desorden encantador, en sus días de domingos y festivos. El Rastro es Patrimonio Cultural del Pueblo de Madrid.

A pesar de las aglomeraciones que se forman en algunas zonas, resulta agradable pasar una soleada mañana de domingo recorriendo los puestos del rastro para terminar tomando unas tapas en los bares de la zona. Cuando el personal (vendedores y curiosos) comienza a dispersarse en torno a las 14.30, el cuerpo pide un aperitivo tardío en los bares de la zona o acercarse a picar algo al Mercado de San Fernando.

el-rastro-tapas

Te recomendamos tener cuidado con los objetos de valor mientras transitas por las calles repletas de gente, ya que es muy común que la zona esté llena de carteristas a la caza de turistas distraídos.

Origen e Historia

el-rastro-historia

La zona que ocupa el Rastro era el antiguo lugar donde se encontraban las curtidurías (establecimiento donde se curten y trabajan las pieles), muy próximas al matadero. La denominación del mercadillo proviene del hecho de que durante el traslado de las reses hasta las curtidurías se dejaba un rastro de sangre que fue el que dio origen al nombre del famoso mercadillo.

La zona del Rastro actual, que no se conocía con este nombre hasta el final del siglo XV y principios del XVI, ya tenía la gran actividad comercial de los “ropavejeros”, vendedores de ropa vieja y usada, afincados desde el siglo XIV en la Calle de los Estudios y en torno a una manzana triangular de casas al pie de esta calle. Esta manzana ocupaba la parte alta de la actual Plaza de Cascorro y fue conocida más tarde por el nombre del “tapón del Rastro” que será derruido a principios del siglo XX.

el-rastro-historia-4

A finales del siglo XV empezaron a instalarse en esta zona los mataderos y las tenerías con los curtidores de pieles. Ropavejeros, mataderos y tenerías fueron el principio de la gran actividad comercial del Rastro.

Zonas especializadas

Algunas de las calles aledañas a la Ribera de Curtidores se dedican a la venta de algunos productos especializados. Estas son algunas de las más interesantes:

Calle Fray Ceferino González: conocida como la calle de los pájaros, antiguamente se dedicaba a la venta ambulante de animales. Hoy sólo quedan algunas tiendas especializadas.

Calle de San Cayetano: también conocida como la calle de los pintores, acoge diferentes locales en los que se pueden comprar algunos cuadros además de los materiales para pintar.

el-rastro-cuadros

Calle de Rodas, Plaza del General Vara del Rey y Plaza de Campillo del Mundo Nuevo: zonas especializadas en la compra-venta de revistas, cromos y juegos de cartas.

Calle del Carnero y Calle de Carlos Arniches: Calles especializadas en la venta de libros antiguos.

0 / 5 (0 votos)