CRÓMLECH DE OIANLEKU: cultura megalítica en España

26 julio, 2017 at 20:29

cromlech-de-oianleku-7

La cultura megalítica, es decir, las civilizaciones cuyos restos conservados consisten en “grandes piedras” (dolmen) dispuestas de manera estudiada son una forma magnífica para poder ver cómo vivían nuestros antepasados de la Prehistoria hace más de 6.000 años.

Desde el Neolítico y hasta la Edad del Bronce, periodos de la Edad de Piedra, la cultura megalítica se desarrolló en todo el mundo, aunque el término localiza la etapa entre el Mediterráneo y la zona Atlántica de Europa.

Lo primero que suele aparecerse en la mente del viajero al ver estos enormes monumentos prehistóricos es, ¿pero cómo pudieron construirse sin los avances técnicos modernos? La cuestión en sí misma ya otorga cierto acercamiento a una cultura tan alejada de la nuestra, porque nos ofrece una nueva dimensión de los seres humanos: pensaban, planeaban, estructuraban, se comunicaban, todo ello para conseguir erigir estos monumentos.

Ahora bien, ¿por qué razón se construían, con el esfuerzo y la dedicación que debía conllevar? Tampoco está claro que fueran grupos estables en un territorio, por lo que todavía da más misterio a la cuestión.

Algunos estudiosos coinciden en la función sepulcral del monumento, una costumbre que revela la conciencia religiosa del grupo y la creencia en el más allá, además del recuerdo sentimental de la persona que los deja, no muy diferente de las formas actuales. Por otro lado, otros investigadores apuntan a una función de tipo amenazante, en la que estas construcciones pondrían de manifiesto la pertenencia del territorio a un determinado grupo, reforzando la identidad (otro factor inesperado) frente a los demás.

Sea como sea, en España han quedado muchos de estos testimonios de arquitectura prehistórica y muchos de ellos se encuentran en un estado de conservación muy buena.

Hoy vamos a hablar del Crómlech de Oianleku, situado el parque natural de Peñas de Aia, en la localidad guipuzcoana de Oiartzun.

cromlech-de-oianleku-3

Un crómlech o círculo megalítico es un monumento megalítico formado por piedras o dólmenes introducidos en el suelo y que adoptan una forma circular similar a un muro o elíptica, cercando un terreno. El termino crómlech deriva del Bretón “Crom” círculo y “lech” lugar.

Los crómlech eran utilizados como monumentos funerarios. En su interior se depositaban las cenizas y restos óseos de los difuntos. Debido a las condiciones del terreno se han conservado poco de estos restos. De todos los crómlech excavados solo se han hallado restos en cinco, siendo el de Oianleku uno de estos.

cromlech-de-oianleku-4

Se trata de uno de los crómlech mejor conservados del País Vasco, y tiene la particularidad de estar formado por dos círculos. El primero de 9,5m de diámetro y con 29 testigos, el segundo de 6,8m de diámetro y con 18 testigos.

El monumento funerario del Crómlech de Oianleku data de la edad de hierro y fue descubierto en 1909 por P. Soraluce y excavado en 1967.

cromlech-de-oianleku-6

Foto de ivillarmartinez (flickr)

La forma de llegar es fácil. Se encuentra cerca de un merendero y a pocos minutos de un aparcamiento por lo que su acceso es apto para cualquier persona. Para encontrar el aparcamiento deberemos coger la carretera que sube de Oiartzun a Artikutza, y coger un desvío a la izquierda un poco antes de llegar al alto de Bianditz.


DOLMEN DE JENTILARRI: cultura megalítica en España

12 noviembre, 2016 at 20:34

dolmen-de-jentilarri

La cultura megalítica, es decir, las civilizaciones cuyos restos conservados consisten en “grandes piedras” (dolmen) dispuestas de manera estudiada son una forma magnífica para poder ver cómo vivían nuestros antepasados de la Prehistoria hace más de 6.000 años.

Desde el Neolítico y hasta la Edad del Bronce, periodos de la Edad de Piedra, la cultura megalítica se desarrolló en todo el mundo, aunque el término localiza la etapa entre el Mediterráneo y la zona Atlántica de Europa.

Lo primero que suele aparecerse en la mente del viajero al ver estos enormes monumentos prehistóricos es, ¿pero cómo pudieron construirse sin los avances técnicos modernos? La cuestión en sí misma ya otorga cierto acercamiento a una cultura tan alejada de la nuestra, porque nos ofrece una nueva dimensión de los seres humanos: pensaban, planeaban, estructuraban, se comunicaban, todo ello para conseguir erigir estos monumentos.

Ahora bien, ¿por qué razón se construían, con el esfuerzo y la dedicación que debía conllevar? Tampoco está claro que fueran grupos estables en un territorio, por lo que todavía da más misterio a la cuestión.

Algunos estudiosos coinciden en la función sepulcral del monumento, una costumbre que revela la conciencia religiosa del grupo y la creencia en el más allá, además del recuerdo sentimental de la persona que los deja, no muy diferente de las formas actuales. Por otro lado, otros investigadores apuntan a una función de tipo amenazante, en la que estas construcciones pondrían de manifiesto la pertenencia del territorio a un determinado grupo, reforzando la identidad (otro factor inesperado) frente a los demás.

Sea como sea, en España han quedado muchos de estos testimonios de arquitectura prehistórica y muchos de ellos se encuentran en un estado de conservación muy buena.

El dolmen de Jentilarri, ubicado en la zona de Uidui del Parque Natural de Aralar que pertenece a Guipúzcoa, es un sepulcro de galería con túmulo de 15 m de diámetro y 1 m de altura. Presenta una cámara de 6,50 m de largo.

dolmen-de-jentilarri-entorno-3

Fue descubierto en 1879 y excavado en 1917, aportando abundante material entre los que destacan puntas foliáceas y 11 fragmentos de cerámica y restos humanos de al menos 27 individuos. Recientemente ha sido reconstruido por parte de algunos vecinos.

El dolmen de Jentilarri, el mejor conservado en la zona, forma parte de los dólmenes de Aralar, una importante estación megalítica situada en el Parque Natural de Aralar, en un entorno lleno de robles, hayas y grandes zonas de pastizales que comparten Guipúzcoa y Navarra.

dolmen-de-jentilarri-2

Fue en esta sierra donde descubrieron precisamente el primer dolmen de Guipúzcoa, en 1879, y donde se realizaron posteriormente las primeras prospecciones megalíticas. El eminente paleontólogo y etnógrafo Don Joxe Miguel Barandiaran fue el encargado de investigar los numerosos yacimientos arqueológicos de Aralar, además de numerosas leyendas y mitos que tienen su origen en esta sierra.

dolmen-de-jentilarri-barandiaran-2

Actualmente, se encuentran catalogados 80 megalitos en la estación de la sierra de Aralar. De ellos, 30 están enclavados en territorio guipuzcoano, mientras que los otros 50 conjuntos se hallan dentro de la Comunidad Foral. Dólmenes, menhires, túmulos y círculos de piedras completan la zona de Gipuzkoa declarada como Bien Cultural Calificado, con la categoría de Conjunto Monumental.

La gran mayoría de estos elementos patrimoniales se encuentran en la zona occidental de Aralar, en tierras pertenecientes a los municipios guipuzcoanos de Zaldibia, Amezketa, Abaltzisketa, Lazkao y Ataun.

cromlech-del-collado-de-azpegi

Ascendiendo desde Amezketa o desde Zaldibia hacia Auza Gaztelu, en el collado de Ausokoi, se encuentra el dolmen homónimo, y, en sus alrededores, se alza el menhir de Atauru Gañe. Desde este lugar hacia la zona de Uidui nos encontramos con una serie de dólmenes, entre los cuales, además del de Jentilarri, destacan los de Aranzadi, Arraztagaña, Argarbi, Uidui, Zearragoena y Uelogoena. Cerca de estos dólmenes se encuentra el menhir de Supitaitz, y accediendo a la zona de Alotza, se localiza el hermoso menhir de Saltarri, tumbado en el centro de sus prados. Saliendo de esta zona, se halla el menhir de Irazustako Lepoa.

dolmen-de-jentilarri-menhir-de-saltarri

La leyenda de los Gentiles

Los Jentilak, Gentiles, Maures o Maule, son una raza de gigantes posiblemente antecesores del pueblo vasco, habitantes de las montañas que trabajaron ampliamente la piedra y construyeron gran cantidad de Dólmenes y Cromlech (tanto es así, que en muchos lugares a estas rocas funerarias les llaman Jentilarri (piedra de Gentil, en Euskera).

dolmen-de-jentilarri-jentilak-2

Criaturas colosales de fuerza sobrehumana, también dieron origen a varias montañas jugando a tirarse peñascos entre ellos.

Entre los Gentiles más famosos encontraríamos a Tartalo el cíclope, o el temible Olentzero quién se cuenta debió ser el último de estos Gigantes en tierras vascas avisando de la llegada del cristianismo.

Hay versiones en las que tanto el Basajaun cómo el JaunGorri son también parte de estos Gentiles o Maures.

Estos seres mitológicos tienen similitudes con los Mouro de la mitología Gallega y Asturiana. En la mitología aragonesa también existen genios parecidos a los jentiles, los Omes granizos: antiguos pobladores pirenaicos, dioses y gigantes relacionados con las propias montañas.


MONTEFRÍO: miradores con las vistas más espectaculares de España

9 octubre, 2016 at 19:47

montefrio-3

Montefrío es un pueblo andaluz situado en la parte septentrional de la comarca de Loja, en la provincia de Granada. Limita al norte con términos municipales pertenecientes a Córdoba y a Jaén.

Asentado entre dos tajos enfrentados y dos barrancos con sus respectivos arroyuelos, se encuentra a 830 metros sobre el nivel del mar y a 50 Km  aproximadamente de Granada capital.

Montefrío fue declarado Conjunto Histórico Artístico en 1982.

Montefrío ha sido recientemente catalogada por National Geographic como uno de los diez pueblos con mejores vistas del mundo. El conocido como Mirador de las Peñas, situado en el interior del pueblo y desde el cual se puede contemplar una increíble panorámica del municipio y de las famosas peñas que lo rodean, se llamará “Mirador National Geographic”, en honor a la famosa revista de viajes.

montefrio-6

Foto de www.vuelaviajes.com

Adentrarse en sus blancas, estrechas y empinadas calles es remontarse a un pueblo del interior de Andalucía donde el legado de la cultura árabe permanece vivo; de hecho, Montefrío fue un bastión defensivo durante la reconquista de Al-Andalus.

montefrio-pueblo

Lo primero que impresiona en la visita a la villa es su casco antiguo, junto a su diversidad paisajística de las Peñas de los Gitanos integrado por centenares de dólmenes del Neolítico.

Historia

La historia de Montefrío ha estado marcada por el paso de varias civilizaciones que, desde tiempos remotos, se han asentado en las tierras de lo que hoy es el término municipal de Montefrío.

montefrio-mapa-antiguo

La historia de los asentamientos en estas tierras viene de la prehistoria, pero la ciudad como tal no aparece hasta que llegaron los árabes.

La conquista de Montefrío por parte de los cristianos se intentó en varias ocasiones desde que Alfonso XI conquistara Alcalá la Real en 1342. Sin embargo, no fue hasta 1483 cuando se inició la campaña definitiva del asalto a Montefrío y al resto del reino de Granada.

montefrio-castillo-de-la-villa-2

Fue residencia del rey nazarí Ismail III y cayó en manos cristianas en el año 1488, en el cerco de los Reyes Católicos a Granada.

Castillo de la Villa

Lo más destacable tras la Reconquista, fue la construcción de varios edificios como la Iglesia de La Villa, que fue mandado a construir sobre los restos del antiguo castillo árabe por los Reyes Católicos. Sus obras terminaron en 1507, aunque fue ampliada durante el siglo XVI por el arquitecto Diego de Siloé y la iglesia cobró elementos del gótico, del mudéjar y el renacimiento.

montefrio-castillo-de-la-villa

Merece la pena visitar el Centro de Interpretación de la Última Frontera, más conocido como “El Centinela” por su posición de vigilancia, ya que está dentro de la Iglesia de la villa. Fue mandado a construir por los Reyes católicos sobre el solar de la alcazaba y hoy día es un museo de analisis e interpretación histórica.

Iglesia de la Encarnación

La otra joya arquitectónica de Montefrío, que también acapara la mirada de los turistas y los propios lugareños, es la afamada iglesia de la Encarnación. El inicio fue el 11 de noviembre de 1786 y se dio por terminada el 12 de agosto de 1802, inaugurándose el 2 de noviembre del mismo año.

montefrio-iglesia-de-la-encarnacion

Foto de Francisco G.M.

De sorprendente acústica interior, es el lugar de peregrinación de miles de fieles durante todo el año.

Edificada durante el reinado de Carlos III, su bóveda redonda recuerda las construcciones romanas típicas de los panteones y los templos. Se dice que es una copia del Panteón de Agripa-Adriano de Roma.

Las Peñas de los Gitanos

La zona arqueológica denominada “Las Peñas de Los Gitanos”, paraje situado a 5 Km de Montefrío, encontramos la huella de varias civilizaciones. Este espacio conforma uno de los yacimientos más completos e importantes de Andalucía.

montefrio-penas-de-los-gitanos-3

Aparte de cuevas y abrigos naturales (utilizadas por los primeros pobladores como habitación), cuenta con diferentes poblados: altomedieval-visigodo, íbero-romano y andalusí. Entre sus cinco necrópolis suman un centenar de enterramientos megalíticos.


DOLMEN “LA CHABOLA DE LA HECHICERA”: cultura megalítica en España

4 abril, 2016 at 16:40

dolmen-de-la-hechicera-4

La cultura megalítica, es decir, las civilizaciones cuyos restos conservados consisten en “grandes piedras” (dolmen) dispuestas de manera estudiada son una forma magnífica para poder ver cómo vivían nuestros antepasados de la Prehistoria hace más de 6.000 años.

Desde el Neolítico y hasta la Edad del Bronce, periodos de la Edad de Piedra, la cultura megalítica se desarrolló en todo el mundo, aunque el término localiza la etapa entre el Mediterráneo y la zona Atlántica de Europa.

Lo primero que suele aparecerse en la mente del viajero al ver estos enormes monumentos prehistóricos es, ¿pero cómo pudieron construirse sin los avances técnicos modernos? La cuestión en sí misma ya otorga cierto acercamiento a una cultura tan alejada de la nuestra, porque nos ofrece una nueva dimensión de los seres humanos: pensaban, planeaban, estructuraban, se comunicaban, todo ello para conseguir erigir estos monumentos.

Ahora bien, ¿por qué razón se construían, con el esfuerzo y la dedicación que debía conllevar? Tampoco está claro que fueran grupos estables en un territorio, por lo que todavía da más misterio a la cuestión. Varias teorías se han propuesto para intentar responder a esta y otras preguntas de los hombres de la Prehistoria.

Algunos estudiosos coinciden en la función sepulcral del monumento, una costumbre que revela la conciencia religiosa del grupo y la creencia en el más allá, además del recuerdo sentimental de la persona que los deja, no muy diferente de las formas actuales. Por otro lado, otros investigadores apuntan a una función de tipo amenazante, en la que estas construcciones pondrían de manifiesto la pertenencia del territorio a un determinado grupo, reforzando la identidad (otro factor inesperado) frente a los demás.

Sea como sea, en España han quedado muchos de estos testimonios de arquitectura prehistórica y muchos de ellos se encuentran en un estado de conservación muy buena.

El Dolmen de la Chabola de La Hechicera (en euskera: Sorginaren Txabola) es uno de los dólmenes más importantes del País Vasco (Euskadi), probablemente sea el más grande y el que mejor conservado está de toda la zona.

Se localiza en el lugar llamado “Lanagunilla”, entre los ríos San Ginés en el Barranco de Biurco y el Quintanilla, a 620 m sobre el nivel del mar (Elvillar, provincia de Álava).

dolmen-de-la-hechicera-vista-aerea

Fue descubierto en 1935 por Álvaro de Gortázar en un estado bastante bueno de conservación. En las excavaciones se encontraron numerosos objetos, además de restos humanos: hachas, trozos de cerámica y aros. La mayor parte de estos materiales se conservan en el Bibat, Museo de Arqueología de Álava (Vitoria-Gasteiz).

Fue erigido hace unos 5.000 años por gentes neolíticas que practicaban ya la agricultura y la ganadería, y utilizado hasta hace 3.000 en una etapa correspondiente ya a la Edad del Bronce.

El dolmen La Chabola o Choza de la Hechicera es un lugar de enterramiento colectivo. Su nombre rememora una leyenda que lo relaciona con la casa de una bruja a la que en las mañanas de San Juan se oía cantar y pregonar quincalla.

dolmen-de-la-hechicera-bruja

El dolmen, del tipo sepulcro de corredor, está formado por tres partes bien diferenciadas: el túmulo, la cámara y, como su nombre indica, el corredor.

La cámara está formada por 9 losas que describen una figura poligonal. La galería está compuesta por 5 losas más las de cierre. La losa de cubierta estaba partida en tres pero después de restaurarla fue colocada en la que se supone fue su posición original.

dolmen-de-la-hechicera-5

Foto de objetivogipuzkoa.diariovasco.com

Con el paso de los siglos el monumento perdió su función funeraria y su túmulo fue desmontado, en parte, siendo utilizado como una cantera de extracción de piedra. Además, se fueron cultivando los alrededores e incluso parte del túmulo, salvo el entorno más cercano a la cámara donde las piedras molestaban al arado, por lo que también fue desarmado en una parte sustancial. Es así como llegó a formar la imagen que nos ha llegado a nuestros días.

La víspera de las fiestas, en torno a la virgen de Agosto, se celebra un akelarre en las inmediaciones del dolmen; una representación con un macho cabrío, brujas…

dolmen-de-la-hechicera-akelarre-2


DOLMEN DE DOMBATE: cultura megalítica en España

26 octubre, 2015 at 18:15
dolmen-de-dombate

Foto de turismo.gal

La cultura megalítica, es decir, las civilizaciones cuyos restos conservados consisten en “grandes piedras” (dolmen) dispuestas de manera estudiada son una forma magnífica para poder ver cómo vivían nuestros antepasados de la Prehistoria hace más de 6.000 años.

Desde el Neolítico y hasta la Edad del Bronce, periodos de la Edad de Piedra, la cultura megalítica se desarrolló en todo el mundo, aunque el término localiza la etapa entre el Mediterráneo y la zona Atlántica de Europa.

Lo primero que suele aparecerse en la mente del viajero al ver estos enormes monumentos prehistóricos es, ¿pero cómo pudieron construirse sin los avances técnicos modernos? La cuestión en sí misma ya otorga cierto acercamiento a una cultura tan alejada de la nuestra, porque nos ofrece una nueva dimensión de los seres humanos: pensaban, planeaban, estructuraban, se comunicaban, todo ello para conseguir erigir estos monumentos.

Ahora bien, ¿por qué razón se construían, con el esfuerzo y la dedicación que debía conllevar? Tampoco está claro que fueran grupos estables en un territorio, por lo que todavía da más misterio a la cuestión. Varias teorías se han propuesto para intentar responder a esta y otras preguntas de los hombres de la Prehistoria.

Algunos estudiosos coinciden en la función sepulcral del monumento, una costumbre que revela la conciencia religiosa del grupo y la creencia en el más allá, además del recuerdo sentimental de la persona que los deja, no muy diferente de las formas actuales. Por otro lado, otros investigadores apuntan a una función de tipo amenazante, en la que estas construcciones pondrían de manifiesto la pertenencia del territorio a un determinado grupo, reforzando la identidad (otro factor inesperado) frente a los demás.

Sea como sea, en España han quedado muchos de estos testimonios de arquitectura prehistórica y muchos de ellos se encuentran en un estado de conservación muy buena.

El municipio de Cabaña de Bergantiños en la Costa de la Muerte (La Coruña), acoge en su término municipal uno de los megalitos más importantes de Europa que corresponde al periodo del Neolítico: el Dolmen de Dombate.

El dolmen de Dombate está clasificado como túmulo, es decir, un enterramiento sobre el que se levantan piedras y tierra a modo de montículo. Los túmulos, además de ser fosas colectivas eran el lugar representativo de la comunidad que vivía en un determinado territorio, una especie de punto de referencia.

dolmen-de-dombate-7

Datado entre el 3000 y el 2500 a.c, su belleza y buen estado de conservación lo ha llevado a ser considerado la Catedral del Megalitismo Gallego, habiendo sido fuente de inspiración de grandes poetas como Eduardo Pondal. En las excavaciones realizadas por el profesor Bello en los últimos años, se ha descubierto que bajo este dolmen se encontraba otro aún más antiguo.

Cerca de ese emplazamiento, se hallan otros monumentos conocidos como arte parietal o rupestre, como por ejemplo Pedra Cuberta y Casa dos Mouros. Según el experto José María Bello Diéguez, la concentración de dólmenes de este tipo en la Costa de la Muerte pudo ser debido a que estaban relacionados con la riqueza cultural de la zona, como en la Edad Media lo estaban las catedrales.

Este túmulo se estableció en la primera mitad del IV milenio a. C., y la cámara a finales de ese mismo milenio. Fue usado en diferentes épocas, entre el 3800 a. C. y el 2700 a. C., momento en el que se lo dejó de usar.

El Dolmen de Dombate está formado por siete grandes losas verticales y una que las cubre formando una cámara poligonal de 4×2’5 metros. El corredor de 4 metros está orientado al este. Los grabados rupestres policromados que existían en la cara interior de las losas apenas son perceptibles en la actualidad, distinguiéndose varias formas geométricas con rectas paralelas y oblicuas pintadas en negro y rojo, colores obtenidos a partir de carbón vegetal y óxido de hierro respectivamente.

dolmen-de-dombate-pinturas-2

La entrada se encontraba tapiada por una losa vertical. Al igual que el resto de las mámoas registradas en Galicia, se hallaba violado.

La parte exterior del túmulo se encuentra delimitado por una estructura de piedras de pequeño tamaño, encajadas entre sí, cubriendo una estructura geométrica denominada corona circular, no la normal corona ya que parece que no cubre la totalidad del túmulo.

dolmen-de-dombate-3

En cuanto a los restos encontrados han aparecidos diversos materiales como hojas de sílex, flechas y hachas pulidas, collares y elementos cerámicos que formaban el ajuar de los jefes de aquellas tribus para facilitar el viaje al más allá. La divinidad estaría representada por una serie de ídolos con forma humana dispuestos en el corredor.

El dolmen fue protegido con un atractivo edificio de madera y cristal que ayuda a una mejor visualización del monumento, así como un centro de interpretación para una mejor comprensión del megalitismo en A Costa da Morte.

dolmen-de-dombate-centro-interpretacion

VIDEO DOLMEN DE DOMBATE